LA LUCHA DEL 39º CONGRESO FEDERAL

Las tres candidaturas preparan el debate con Ferraz en un clima de tensión creciente

El comité organizador se reúne este lunes con los tres equipos para fijar la fecha del duelo televisado y discutir sobre la campaña. Los sanchistas acusan a la gestora de usar "prácticas mafiosas"

Foto: Pedro Sánchez, este 7 de mayo, durante su mitin en el Auditorio Parque Fofó de Murcia. (EFE)
Pedro Sánchez, este 7 de mayo, durante su mitin en el Auditorio Parque Fofó de Murcia. (EFE)

Aunque parezca mentira, la campaña oficial de las primarias del PSOE aún no ha comenzado. Lo hará este martes, 9 de mayo, una vez que la comisión federal de ética y garantías proclame el escrutinio definitivo de los avales de Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López. El partido entrará así en la recta final de su proceso interno más traumático y decisivo, marcada, antes de la votación del domingo 21, por un hito clave: el debate entre los tres candidatos, previsto para comienzos de la próxima semana, el 15 o el 16. Y todo ello en medio de un ambiente de tensión al alza, tanto por la proximidad de las urnas como por la pugna más ajustada de lo pronosticado entre la presidenta andaluza y el ex secretario general.

Algunas dudas comienzan a despejarse este mismo lunes. El comité organizador del 39º Congreso Federal —encabezado por el portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez; su mano derecha, Laura Seara, y la adjunta de Organización, Ascen Godoy— se reúne a partir de las 12:00 en Ferraz con los representantes de los tres equipos para organizar tanto la campaña, del 9 al 20 de mayo, como el desarrollo de la jornada de primarias. También está sobre la mesa el aprovisionamiento de medios para los tres aspirantes, tanto económicos como físicos.

El debate se celebrará previsiblemente el lunes 15 o el martes 16 de mayo en la sede federal. López sigue defendiendo que haya más de uno

Salvo sorpresa, Díaz, Sánchez y López se enfrentarán en un solo debate, celebrado en la sede federal y televisado. El exlendakari quiere al menos otro duelo más con sus contrincantes, consciente de que ahí puede explotar su perfil de hombre de consenso, aunque ha salido debilitado del asalto de los avales, al serle validadas 10.866 firmas (8,81%), frente a las 53.117 (el 43,05%) del exlíder y las 59.390 (48,14%) de la baronesa andaluza. Pero ni Díaz ni Sánchez tienen intención de acceder a su ruego. Ella, porque subraya que esta es una competición interna en la que no conviene herir más a las siglas. Y él, porque cree que hay que primar los encuentros con la militancia y su agenda ya está muy apretada para las dos semanas que restan.

La cúpula provisional propondrá a los tres equipos la celebración de un solo debate en Ferraz en el ecuador de la campaña, y siguiendo el formato que se empleó en 2014, si acaso con algunas correcciones. Pero fuentes próximas a Jiménez insistían en que los detalles del enfrentamiento televisado lo deben consensuar las candidaturas y la gestora, por tanto, solo puede ser árbitro.

¿Quién moderará?

Así las cosas, se espera que se fije el debate para el 15 o el 16 de mayo. Organizarlo para el próximo lunes supondría calcar la programación de campaña de las primarias de hace tres años, en las que los duelistas fueron el propio Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias. Pero coincide con San Isidro, festivo en Madrid capital y en otros puntos de España, y esa es la razón por la que se baraja desplazar la cita al martes 16, fecha que defenderán los representantes del exlendakari, Óscar López y Rodolfo Ares. En principio, no parece que haya muchas pegas para que salga adelante esta última propuesta.

La gestora plantea reproducir el formato que se empleó en 2014, pero insiste en que lo deben pactar los equipos de Díaz, Sánchez y López

En 2014, quien moderó el debate fue la entonces presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Carmen del Riego. Esta fue sustituida en noviembre de 2015 por Victoria Prego. La gestora pondrá su nombre encima de la mesa, en razón de su cargo institucional. Otras alternativas serían la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, o el jefe de la Academia de la Televisión (ATV), Manuel Campo Vidal. Hace tres años, el encuentro se dividió en dos partes: una primera, en la que los candidatos discutían sobre la base de las preguntas de Del Riego, y otra segunda en la que los militantes de cada candidatura —había 33 invitados por cada equipo— lanzaban las cuestiones a los aspirantes. La cúpula sí considera que este segundo bloque podría reformularse, dado que las preguntas de los afiliados eran demasiado amables y pactadas.

Las tres candidaturas preparan el debate con Ferraz en un clima de tensión creciente

A priori, ninguno de los equipos pone pegas a reproducir el formato de 2014. Los representantes de Sánchez, los andaluces Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Paco Salazar, acuden a Ferraz con la disposición de "escuchar" la propuesta del comité organizador, sin peticiones prefijadas. Misma respuesta que daban este domingo desde la candidatura de López y Díaz, que estará representada por los secretarios de Organización de Andalucía y Aragón, Juan Cornejo y Pilar Alegría. "No tiene por qué haber ningún problema en pactar las condiciones", señalan fuentes del entorno de la presidenta.

Ferraz también cederá una oficina-despacho para cada aspirante en la misma sede y un espacio en la web del PSOE. Los aspirantes podrán enviar, a través de la cúpula interina, comunicaciones por 'mail' a los afiliados y un envío de propaganda electoral. Jiménez preguntará a los tres equipos si quieren continuar con su sistema de 'crowdfunding' canalizado a través de una cuenta de ingresos y otra de gastos abierta por el partido o si prefieren que el PSOE les proporcione una cantidad de dinero que se distribuiría a partes iguales entre los tres candidatos.

Las tres candidaturas preparan el debate con Ferraz en un clima de tensión creciente

El episodio de Murcia

Las dos semanas que restan serán decisivas para acabar de inclinar la balanza. La cercanía entre Díaz y Sánchez que han demostrado los avales —solo separados por 6.273 firmas— ha tensionado a los dos equipos al máximo. El ex secretario general advertía a sus huestes este domingo en Murcia de que no pueden dormirse en los laureles, que su mejor aval es la "ilusión", pero que "el trabajo no está hecho, que hay que movilizarse", "hablar con los compañeros que no han avalado o han avalado a otros", y recalcarles que este es el "momento decisivo".

El alcalde de Calasparra carga contra Díaz por poner el PSOE "de rodillas" ante Rajoy. "Se debió a una estrategia de la Faraona para derrocar" a Sánchez

En el flanco susanista las alarmas se han disparado al ver la proximidad de Sánchez. Y eso ha hecho que se "activen" barones y dirigentes para intentar ampliar la ventaja en aquellos territorios donde la presidenta ganó, acortar las diferencias donde perdió y aumentar su representación en votos donde fue humillada en la primera fase, en las zonas hostiles. La propia aspirante intensificará su campaña para afianzar su ventaja. Pero no le será fácil. Los sanchistas subrayan que la traducción de votos en avales no funcionará en su caso porque una parte de las firmas fueron conseguidas "bajo presión" y porque parte de los electores de López, a los que Sánchez apela constantemente en sus últimos mítines, caerán de su lado. Una impresión a la que los partidarios de la baronesa responden arguyendo que aquellos patxistas que emigren se repartirán entre ella misma y su principal rival.

Este domingo, la tensión entre los dos aspirantes creció a cuenta de uno de los teloneros del ex secretario general: José Vélez, alcalde de Calasparra. El regidor cargó durísimamente contra la gestora y contra Díaz. A la primera la acusó de protagonizar un "espectáculo bochornoso". La cúpula provisional presidida por el asturiano Javier Fernández "va a pasar a la historia por sus prácticas mafiosas para beneficiar a una candidatura concreta". A los oficialistas les endosó la voluntad de querer "someter" al PSOE al "absolutismo", de haber puesto al partido "de rodillas ante Mariano Rajoy, porque era mucha la ansiedad que tenían por quitar a Pedro de la secretaría general".

Las tres candidaturas preparan el debate con Ferraz en un clima de tensión creciente

"A Susana le importó un pimiento el interés general. Prevaleció su ambición personal y su afán por el poder. Todo lo que pasó se debió a la estrategia política de la Faraona para derrocar al legítimo secretario general. Estrategia propia de otros tiempos de los que no me quiero acordar". "Pero lo que más me indigna —siguió— es que ahora, con una cara increíble, diga que quiere ser la secretaria general para que no gobierne el Partido Popular, cuando toda España sabe que Mariano Rajoy sigue gobernando gracias a Pablo Iglesias y a ella". Vélez la retrató como la líder del "golpe de Estado" que acabó con el madrileño y la que el 21 de mayo no podrá "sumar" "el aval que le ha dado el PP".

Las palabras de Vélez, que no obstante no ocupa ningún cargo dentro de la candidatura de Sánchez, encolerizaron a los susanistas, que ya se sentían muy molestos, según confesaban, por la intervención, la víspera, en Elche, de José Luis Ábalos, coordinador de la campaña, secretario provincial valenciano y diputado en el Congreso. El parlamentario acusó a los barones de plegarse a "las órdenes de Rajoy" para defenestrar a Sánchez del poder. Cargos del equipo de Díaz, como Pilar Alegría y Eduardo Madina —dos de las columnas de su candidatura—, o algunos de sus 'embajadores', como los diputados Nacho Sánchez Amor y Ángeles Álvarez y la europarlamentaria y ex número dos del PSOE Elena Valenciano, dispararon en Twitter contra Vélez, pidiendo a Sánchez que lo desautorizase. Otros le reclamaban su dimisión.

El peligro de salirse de la curva

Para los sanchistas, la airada reacción de los susanistas era una prueba de su "nerviosismo", de su temor cierto a perder las primarias. "Se han vuelto muy sensibles, parece que tienen mandíbula de cristal. Eso es que saben que van a perder. En sus mítines, como solo habla ella, no hay posibilidad de que la gente se caliente. Nosotros hacemos mítines más corales, y a la gente la sangre le sale. En todo caso, no vimos que pidieran la dimisión de Miguel Ángel Heredia cuando trascendió lo que había dicho en un contexto más sosegado y meditado", respondía uno de los miembros del equipo de Sánchez. Recordatorio que también trasladó a través de las redes sociales la diputada Adriana Lastra, coordinadora de campaña, con Ábalos, del madrileño.

Los sanchistas atribuyen la ira de los susanistas a su "nerviosismo" y recuerdan que no pidieron la dimisión de Heredia cuando se le pillaron audios

Ambos se retrotraían a otro episodio: el audio que se pilló a Heredia, secretario provincial de Málaga y número dos del Grupo Socialista en el Congreso, en una reunión con jóvenes socialistas en noviembre. Entonces el diputado justificó el derribo del madrileño por una supuesta conversación con el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, en la que les previno de un pacto de Sánchez con Podemos y los independentistas catalanes, charla que fue radicalmente desmentida por el sindicalista. A Heredia se le escuchaban también descalificaciones gruesas contra compañeros de bancada, como Margarita Robles (a la que llamó "hijaputa") y Zaida Cantera.

Los sanchistas reclamaron su dimisión, pero no se produjo. Para los defensores de Díaz, las palabras de Vélez eran más graves, por cuanto no pidió perdón por ellas —Heredia sí—, se trataba de un acto público (y no privado) y acusaba a la dirección de "prácticas mafiosas". "Susana no compartía tribuna con Miguel Ángel y dijo que no compartía su intervención, y Pedro sí compartió tribuna con Pepe Vélez", indicaba un integrante del equipo de la presidenta. Los susanistas recalcaban que habían reaccionado con irritación para "defender el buen nombre de muchos socialistas", y no por miedo a perder.

Las tres candidaturas preparan el debate con Ferraz en un clima de tensión creciente

Este episodio puede ser una anécdota más en un camino muy pedregoso. Pero, como señala un cualificado cargo de la candidatura de López, "queda mucha campaña, esto está muy ajustado y cualquier fallo te puede hacer salirte en una curva". Lo que hay por delante es una auténtica montaña rusa para el PSOE y para sus tres púgiles.

Sánchez: "No quiero ni dimisiones en bloque ni arrasar en avales"

Otra jornada intensa de mítines de los candidatos. Pedro Sánchez estuvo en Murcia; Susana Díaz, en Zaragoza y Huesca, y Patxi López, en Cantabria. 

El exlíder se invistió de nuevo como el candidato que desplegará "el PSOE de la militancia". "No quiero ni dimisiones en bloque [las que le presentaron en septiembre para forzar su caída], ni arrasar en avales [como quería Díaz hacer con él]. No hay atajo para ser secretario general, serán los afiliados los que decidan con su voto".

De nuevo prometió que los acuerdos poselectorales deberán ser refrendados por las bases. Y también apeló a los que avalaron a Patxi López, a los que sintieron la abstención como "un error", para que se unan a su proyecto. 

Sánchez fue precedido por el alcalde y secretario general de Calasparra, José Vélez. Ya hace unas semanas estuvo inmerso en una polémica (que este domingo recordó) porque Ferraz le tumbó medio centenar de nuevas afiliaciones porque se habían registrado con la misma tarjeta de crédito. Vélez defiende que se usó un mismo plástico para el pago inicial de cuota de 15 euros, pero luego cada ficha llevaba su propio número de cuenta bancaria. 

El exlendakari, desde Santander, recalcó que "digan lo que digan" él seguirá adelante, en la carrera, porque su lista es el voto "útil", el único que puede "salvar" al PSOE. Díaz, mientras, pidió un proceso de primarias "en positivo", "hablando bien de todos los compañeros" para unir al PSOE y hacer que vuelva a ser alternativa de gobierno, informa EFE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios