llegó a un acuerdo secreto con europistas

La estafa de la nevada de Burgos: Ausbanc traicionó a sus propios socios por 400.000€

La UDEF descubre que Luis Pineda selló un acuerdo extrajudicial con la concesionaria de la autopista de AP-1 que perjudicó a los conductores que se quedaron bloqueados por la gran nevada de 2004

Foto: Una máquina quitanieves despeja una carretera. (EFE)
Una máquina quitanieves despeja una carretera. (EFE)

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, aprovechó hasta una nevada para engrosar su patrimonio a costa de los consumidores a los que supuestamente representaba. Documentos encontrados por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional en los ordenadores de la falsa asociación de usuarios de banca acreditan que Pineda alcanzó un acuerdo extrajudicial con la concesionaria de la autopista AP-1 (Burgos-Armiñón), Europistas SA, para rebajar la indemnización que debían recibir los automovilistas que se quedaron bloqueados por un temporal los días 27 y 28 de febrero de 2004. A cambio, Europistas pagó a Ausbanc un total de 406.000 euros ocultados en convenios publicitarios.

La maniobra de Pineda, detallada en un informe de la UDEF al que ha tenido acceso El Confidencial, comenzó con la presentación de una querella contra Europistas por haber actuado de forma negligente en la gestión de la nevada. El 31 de julio de 2006, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Burgos dio la razón a Ausbanc, al dictaminar que la concesionaria no había puesto los medios necesarios para reducir los efectos de la climatología adversa y había ocultado a los conductores que llegaban a los peajes que la vía estaba cortada. La sentencia solo concedió 150 euros a los afectados, pero permitía a Ausbanc presentar un recurso para elevar la cuantía de la ayuda.

Sin embargo, Pineda buscó una alternativa. Solo unas semanas después de conocerse el dictamen, dirigentes de Ausbanc contactaron con Europistas para tratar de alcanzar un acuerdo que zanjara definitivamente el litigio. Europistas accedió a negociar una solución y, finalmente, en septiembre de 2006, se firmó el pacto. Ausbanc cobraría 406.000 euros, de los que solo una pequeña parte iría destinada a los damnificados por los efectos de la nevada. El resto se camufló como un acuerdo publicitario para realizar inserciones en las revistas de la falsa asociación de usuarios de banca.

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda. (EFE)
El presidente de Ausbanc, Luis Pineda. (EFE)

A cambio del pago, Ausbanc se comprometió a “no ejercitar contra Europistas nuevas acciones derivadas de los mimos hechos [retenciones en la autopista AP-1 de los días 27 y 28 de febrero] ni de cualesquiera otros hechos anteriores a la firma de este convenio”. También renunció a mejorar el importe de la compensación para los ciudadanos que pasaron la noche en la carretera. En la mayoría de los casos, los perjuicios habían superado holgadamente los 150 euros, pero el acuerdo nunca trascendió. Ausbanc lo mantuvo en el más estricto secreto.

El pacto suponía una traición a los perjudicados que habían confiado a Ausbanc sus reclamaciones ante Europistas, pero Pineda solo buscaba otro pelotazo. Según consta en el informe definitivo que ha remitido la UDEF a la Audiencia Nacional sobre la trama de extorsiones de Ausbanc y Manos Limpias, en las conversaciones con Europistas “se contempla la habitual estrategia de Ausbanc en relación a sus demandas colectivas, consistente en negociar con las entidades demandadas algún tipo de acuerdo respecto al procedimiento judicial a cambio de grandes sumas de dinero abonadas a través de convenios publicitarios con los medios de Ausbanc”.

La UDEF destaca que, antes del procedimiento judicial por la nevada, Europistas nunca había realizado ninguna transferencia a favor del conglomerado empresarial de Pineda. Solo después de la sentencia comenzó a fluir el dinero. El 15 de noviembre de 2006, la firma abonó 116.000 euros. Posteriormente, realizó tres pagos de 58.000 euros los días 12 de febrero y 4 de julio de 2007 y 2 de julio de 2008. Y, finalmente, realizó otros cuatro pagos por importe idéntico de 29.000 euros los días 30 de abril y 30 de julio de 2009 y 27 de febrero y 15 de septiembre de 2010.

Los consumidores que habían confiado en Ausbanc descubrieron el engaño. El informe de la UDEF menciona un fax remitido a la organización de Pineda por una afectada. “Señor D. Luis, a su organización le he abonado mientras ha durado esta causa la cantidad de 377 euros (…) He conseguido una indemnización de 150 euros (...) habiendo perdido un día de mis vacaciones, he tenido que pagar una noche de hotel reservado y un nuevo billete a Punta Cana”, comentaba la afiliada a Ausbanc. “Me pregunto: ¿cuántos incautos como una servidora habremos caído en sus redes? 500, 800, 1.000, 1.200… Supongamos que hemos sido 1.000 (…). Pues bien, 377 por 1.000 son 377.000 euros”, concluía la perjudicada. “Pues bien, mi querido D. Luis [Pineda], me siento un cliente 'abusado' por la banda de Ausbanc”. El fax, por supuesto, nunca fue contestado por el presunto cabecilla de la trama, pero la Policía Nacional ha constatado que entró en su bandeja de correo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios