rudi, valcárcel, sanz, herrera, sánchez camacho...

Rajoy también jubila a la vieja guardia del Partido Popular en todas las regiones

Entre jubilaciones voluntarias o forzosas y peleas locales, el Partido Popular cambiará casi toda su plantilla de presidentes regionales antes del próximo 1 de abril y solo quedarán marianistas

Foto: El presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, y la popular Alicia Sánchez Camacho. (EFE)
El presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, y la popular Alicia Sánchez Camacho. (EFE)

Entre jubilaciones voluntarias o forzosas y peleas locales o inducidas, el Partido Popular va a cambiar casi toda su plantilla de presidentes regionales antes del próximo 1 de abril. En los 15 congresos de ámbito autonómico convocados, más las asambleas de Ceuta y Melilla, habrá renovación segura en 12. Solo tienen asegurada la continuidad María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha y Juan Antonio Monago en Extremadura.

Después de reafirmarse al frente de la dirección del partido en el XVIII congreso nacional, Mariano Rajoy verá a los 62 años de edad y después de 12 al frente del PP la jubilación de toda la vieja guardia regional de su formación, los de su primera época, e incluso de algunos que vinieron después. Ramón Luis Valcárcel, Pedro Sanz, Juan Vicente Herrera, Luisa Fernanda Rudi o Alicia Sánchez Camacho dejarán ahora sus cargos orgánicos como ya hicieron desde las elecciones autonómicas de 2015 Alberto Fabra, José Ramón Bauzá y Esperanza Aguirre.

El expresidente valenciano, Alberto Fabra, con el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado. (EFE)
El expresidente valenciano, Alberto Fabra, con el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado. (EFE)

La renovación casi completa de las estructuras regionales del PP contrastará con el continuismo en la dirección nacional. El comité ejecutivo del PP elegido en la última gran asamblea no puede ser más marianista. Todos sus miembros deben la promoción interna al jefe y el único que queda en puesto de responsabilidad de la etapa anterior es Javier Arenas, vicesecretario del área autonómica y local.

Hay que descender a la lista de meros vocales para encontrar veteranos de la época anterior, la de José María Aznar, como Celia Villalobos y Cristóbal Montoro, y en el cupo de dirigentes de elección directa del presidente están los íntimos de Rajoy, el exministro del Interior Jorge Fernández y el secretario general del Grupo Popular en la Eurocámara, Luis de Grandes. También son los únicos que tiene algunos años más que el presidente.

Tras 12 años al frente del PP, Rajoy 'jubila' a toda la vieja guardia regional de su formación, los de su primera época e incluso algunos posteriores

El PP regional del marianismo que saldrá de los congresos de ámbito autonómico de los dos últimos fines de semana de marzo y el primero de abril conllevará muchos cambios de barones y 'lideresas'. Seguirá encabezado por Alberto Núñez Feijóo, el único que no tiene congreso pendiente porque lo celebró antes de las elecciones autonómicas gallegas del otoño pasado, pero habrá caras nuevas en casi todas las principales organizaciones regionales.

Al margen de Cospedal, que sigue de secretaria general y además de Monago en Extremadura, Cristina Cifuentes en Madrid, Isabel Bonig en la Comunidad Valenciana, Juan Manuel Moreno en Andalucía, Alfonso Alonso en el País Vasco y Xavier Albiol en Cataluña serán el núcleo de esa nueva generación de dirigentes regionales de más peso en el PP a falta del proceso de sucesión de Juan Vicente Herrera en Castilla y León.

El caso del presidente de la Junta, 16 años al frente de la misma y casi los mismos al frente del PP regional, es la gran incógnita de los congresos de marzo y abril. Herrera ni siquiera ha confirmado la renuncia a la presidencia del partido en la comunidad con el consiguiente aumento de la expectación entre los cuadros de los populares pendientes de si promueve una candidatura continuista como sería la del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco o el de León, Antonio Silván.

María Dolores de Cospedal con el líder del PP extremeño, José Antonio Monago. (EFE)
María Dolores de Cospedal con el líder del PP extremeño, José Antonio Monago. (EFE)

También está la opción de la renovación total, generacional y de 'aparato', que plantean algunos clanes provinciales con la 'operación Casado': el aterrizaje del vicesecretario de Comunicación y diputado por Ávila Pablo Casado para dar un impulso al partido en la región y recuperar en 2019 la mayoría absoluta perdida por Herrera en los pasados comicios.

Los avatares judiciales de Pedro Antonio Sánchez en Murcia han llevado la incertidumbre a uno de los congresos previstos como de sucesión 'fácil' hasta el mes pasado. El relevo de uno de los barones más antiguos del PP, Ramón Luis Valcárcel, por Sánchez depende ahora de los jueces que investigan el caso Auditorio. Si tiene que dimitir de la presidencia autonómica difícilmente se podrá presentar a continuación al congreso del partido.

En La Rioja la principal aspirante para cambiar a otro veterano como es Pedro Sanz es la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra. Y en Aragón Luisa Fernanda Rudi, expresidenta del Congreso y del Gobierno autonómico, también dejará la presidencia del PP regional en un congreso en el que el principal candidato a sucederla es Luis María Beamonte.

Mucho más complicados, abiertos y sin vencedores claros se presentan las asambleas de Canarias, Baleares, Asturias y Cantabria. Pero al final de todo el proceso, el próximo 1 de abril, no quedará al frente de las presidencias regionales del PP ni un solo dirigente del partido previo a la etapa marianista ni que vaya a llegar al cargo sin el aval de Mariano Rajoy.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios