recepción del 38º aniversario de la carta magna

Fernández propondrá al comité del PSOE que el congreso se celebre "antes del verano"

El presidente de la gestora rehúsa precisar si el cónclave tendrá lugar en mayo o a primeros de junio. Los socialistas buscarán el consenso antes de presentar la propuesta de subcomisión constitucional

Foto: Javier Fernández y Antonio Hernando saludan a los presidentes de Congreso y Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, este 6 de diciembre. (EFE)
Javier Fernández y Antonio Hernando saludan a los presidentes de Congreso y Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, este 6 de diciembre. (EFE)

"Antes del verano". Será entonces cuando se celebre el 39º Congreso del PSOE. Al menos, será esa la fecha que proponga el presidente de la gestora, Javier Fernández, a sus compañeros de partido en el comité federal. Es un poco antes de lo previsto inicialmente.

El líder de la cúpula provisional quiso hacer ese anticipo oficial, que puede sonar a poco pero que tiene más enjundia de la cuenta, durante la recepción en el Congreso por el Día de la Constitución, en conversación informal con los periodistas. Minutos antes, fuentes muy próximas a él ya adelantaban que este martes iba a hacer el anuncio, en parte para quitarse presión interna de encima y para empezar a consolidar el itinerario. Fernández, en efecto, soltó la fecha en cuanto los informadores le preguntaron

El presidente asturiano es consciente de la presión interna y de que debe empezar a consolidar un calendario. El comité de enero afinará más la fecha

"Yo propondré al comité federal que el congreso sea antes del verano". Rechazó afinar más, precisar si el cónclave se celebrará en mayo o junio —los dos meses que se barajan—, aunque sí reconoció que es posible que la próxima reunión del máximo órgano, que tendrá lugar a mediados de enero, concrete algo más el calendario. La previsión con la que se trabaja ahora mismo, según fuentes próximas a la gestora, es que las primarias entre militantes para elegir al secretario general se encajen en mayo, y dos o tres semanas después llegue el 39º Congreso, en el que los delegados ratifiquen al líder escogido por las bases y se apruebe la ponencia política. Es decir, todo el proceso interno de los socialistas quedaría para después de la Semana Santa, que en 2017 cae a mediados de abril. De hecho, el comité de enero no procederá a la convocatoria formal del cónclave: se hará en otra siguiente cita del máximo órgano de poder, ya que los estatutos requieren que el congreso se convoque con 60 días de antelación. 

Fernández propondrá al comité del PSOE que el congreso se celebre "antes del verano"

Cinco años sin cónclave

El anuncio de Fernández, que en todo momento señaló que era su propuesta (aunque obviamente está hablada con los barones), tiene una lectura en clave interna. Hasta ahora, la dirección provisional no había querido adelantar ninguna fecha, aunque oficiosamente, justo tras la caída de Pedro Sánchez, se deslizaba, desde Ferraz y desde las federaciones alineadas con la nueva cúpula, que el congreso podría celebrarse en julio del próximo año, apurando por tanto el semestre. Ahora ese mes ya queda descartado. El cónclave será en primavera. Entre mayo y junio, como ya se venía dando por hecho en las últimas semanas, cuando se venía testando que el 'efecto Sánchez' parecía deshincharse. Con este aperitivo oficial, Fernández ya da alguna certidumbre sobre el calendario y lanza un mensaje a los críticos, que exigen la convocatoria inmediata de primarias y congreso. De hecho, esta es una de las exigencias explícitas de Sánchez. La hizo al dejar su escaño en el Congreso, el pasado 29 de octubre, y también en su reaparición en Xirivella (Valencia) hace 10 días.

"Estamos mal, pero mejor que hace un mes y medio", concede el presidente asturiano, preguntado por la prensa por la situación del partido

Y es que al calor de esa demanda los sanchistas han ido montando plataformas por todo el país. La gestora ha minimizado esos focos de oposición interna, pero sabe que esa inquietud existe entre las bases, aunque el furor interno se haya amortiguado en parte. El presidente asturiano recordaba que lo que piden esas plataformas es que haya congreso, "y congreso va a haber". "Llevamos cinco años sin hacerlo", advertía, porque el último ordinario fue el de Sevilla, en febrero de 2012, el que ganó Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Carme Chacón. El cónclave federal número 39 será también ordinario —el de julio de 2014 fue extraordinario, pues solo se removió a dirección—, por lo que habrá un documento político sometido a discusión y aprobación.

Lo que aún no está claro es si a ese congreso le precederá una conferencia política o si directamente la ponencia marco, en la que ya está trabajando un grupo reclutado por Ferraz, se pasará a debate en las agrupaciones locales y de ahí a los órganos provinciales y regionales para después rematar la deliberación en el propio congreso. Esta última opción, la de prescindir de una gran conferencia política, semejante a la que organizó Rubalcaba en 2013, es la que está cobrando más fuerza en las últimas semanas. "No vamos a inventar la socialdemocracia", avisó el líder asturiano, constatando que tampoco hay excesivo espacio para la innovación. No hubo ocasión de preguntar su opinión a los dos únicos presidentes socialistas que se acercaron este martes al Congreso, el extremeño Guillermo Fernández Vara y el manchego Emiliano García-Page. Ambos se marcharon enseguida y rehuyeron los corrillos con los periodistas. 

Mariano Rajoy, junto a los presidentes del TC y del Poder Judicial, Francisco Pérez de los Cobos y Carlos Lesmes, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, saluda a los presidentes de Galicia y Asturias, Alberto Núñez Feijóo y Javier Fernández, este martes en el Congreso. (EFE)
Mariano Rajoy, junto a los presidentes del TC y del Poder Judicial, Francisco Pérez de los Cobos y Carlos Lesmes, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, saluda a los presidentes de Galicia y Asturias, Alberto Núñez Feijóo y Javier Fernández, este martes en el Congreso. (EFE)


No hay acuerdo de legislatura con el PP

"Estamos mal, pero mejor que hace un mes y medio", concedía Fernández en su conversación informal con los periodistas, agolpados en torno a él en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso y preguntado por la situación del partido y a la luz de las encuestas. O sea, que cree que el PSOE ha recuperado cierto oxígeno después de la traumática defenestración de Sánchez. El ex secretario general, por cierto, estará en su tierra, en Asturias, el próximo sábado, 10 de diciembre. "Yo el viernes estaré en Madrid en el homenaje a Pablo Iglesias", respondía Fernández cuando le preguntaban por el acto del exlíder socialista. Se refería a que él estará en el cementerio civil de La Almudena en la conmemoración que PSOE y UGT hacen cada año con motivo de la muerte de su fundador. 

El dirigente asturiano señala que el PSOE está ocupando la "centralidad" política y niega que Podemos esté achicando su espacio de oposición

El jefe de la gestora fue preguntado por la labor de oposición del partido. Fernández defendió que el PSOE está ocupando la "centralidad" política, de forma que es capaz de pactar con el Gobierno y con Ciudadanos para arañar medidas sociales como la subida del 8% del salario mínimo o la relajación del déficit de las comunidades al tiempo que puede acordar con Podemos el fin de la 'ley mordaza'. El dirigente asturiano negó que la formación morada esté achicando el espacio de los socialistas en la oposición. "En todo caso, estarán achicándonos en la calle, que es donde ellos están haciendo oposición, porque no la hacen en el Congreso". 

No hay acuerdo de legislatura con el PP, recalcó, a cambio de la abstención a Rajoy. Creer eso es dar pábulo a una "teoría conspirativa", despreció. Sí admitió que tuvo que llamar por teléfono a los líderes de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, para informarles de los avances amarrados con el Ejecutivo porque no lo hizo en la reunión que mantuvo con ambos en Ferraz celebrada unos días antes. Fernández volvió a negar que el pacto sobre el objetivo de déficit y la deuda y el paquete de medidas económicas implique un apoyo del PSOE a los Presupuestos de 2017. "Eso es un imposible medieval". 

Fernández propondrá al comité del PSOE que el congreso se celebre "antes del verano"

El otro foco informativo se situaba en la reforma constitucional. Fernández, como no podía ser de otra manera, la defendió a su llegada al Congreso en declaraciones a los periodistas. El presidente de la gestora que la mejor forma de "fortalecer" la Carta Magna es "reformarla", y no cambiarla "radicalmente", como quiere Podemos, ni "mineralizarla y sacralizarla", como prefiere el PP. Los socialistas están convencidos de que hay que modificar el texto de 1978, pero con "amplísimo consenso", como sucedió entonces. Acuerdo que es necesario incluso para abrir la comisión de estudio en la Cámara Baja que propone el PSOE. "Lo que buscaremos es el consenso para que efectivamente se forme esa subcomisión en el seno de la Comisión Constitucional y se busquen los consensos con los hacer estas reformas". El dirigente reconoció que no había hablado con Mariano Rajoy de la revisión del texto de 1978.

Fernández subraya que la mejor forma de "fortalecer" la Carta Magna es reformarla. Desliga, como Vara, la apertura de los trabajos al cónclave socialista

Cuando se le preguntó si España debe sacar en claro alguna enseñanza de Italia, tras el rechazo de la reforma constitucional que se ha llevado por delante a Matteo Renzi, Fernández señaló que quizá el primer ministro tenía que haber aprendido la lección a raíz de lo que ocurrió en el Reino Unido con el referéndum sobre el Brexit, porque se ha demostrado que los "plebiscitos tienen estos riesgos". "Esperemos que esta tendencia por lo disyuntivo [la búsqueda de soluciones de sí o no] se vaya amortiguando", porque es "evidente" que en Europa y fuera de ella "están volviendo fantasmas viejos vestidos de populismos nuevos". 

Después, en el corrillo con los periodistas, Fernández coincidió con lo que había manifestado el extremeño Vara en declaraciones a los medios: que pueden comenzar ya los trabajos de estudio de la reforma constitucional sin que haya que esperar al congreso del PSOE, porque son dos procesos que no tienen nada que ver, y además la posición del partido en esta materia está bastante clara. La revisión del texto de 1978, decía el presidente de la Junta, "no se va a aprobar a lo largo del año que viene, porque llevará su tiempo", así que "nadie dude de que el PSOE estará en plena forma para el momento en que eso ocurra". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios