CRISIS EN LA CASA SOCIALISTA

El PSOE se deja unos 50.000 militantes por el camino en los últimos ocho años

En 2008, contaba con 236.572, y con la caída de Sánchez tenía en torno a 181.000. Ferraz destaca que durante el mandato del exlíder se registraron 24.300 bajas, 5.500 de enero a septiembre de 2016

Foto: Un simpatizante del PSOE muestra uno de los carteles electorales de Pedro Sánchez como candidato a La Moncloa, el pasado 1 de octubre. (Reuters)
Un simpatizante del PSOE muestra uno de los carteles electorales de Pedro Sánchez como candidato a La Moncloa, el pasado 1 de octubre. (Reuters)

No han funcionado los diversos planes para retener a las bases socialistas. La sangría de militantes ha sido continua en los últimos años. El PSOE se hace más y más pequeño a medida que pierde también votantes. Valga una cifra: en apenas ocho años, se han marchado unos 50.000 afiliados. De los 236. 572 de 2008 a los en torno a 181.000 que tiene hoy, aproximadamente. 

Los datos de censo de los partidos siempre son uno de los datos mejor guardados y que se ofrecen precisados hasta el último afiliado cuando se acercan procesos electorales internos, como los congresos o las primarias. Aunque ahora la nueva dirección que ocupa Ferraz sí quiere subrayar que en los dos años de mandato de Pedro Sánchez se dieron de baja 24.300 personas (5.500 de enero a septiembre de 2016), un volumen muy importante y con el que quiere desmontar la tesis de que con el anterior secretario general la hemorragia se frenó. Aún no ha proporcionado el número final de militantes que se marcharon tras el traumático comité federal del 1 de octubre, el que le echó de la sede federal, pero fuentes de la formación insisten en que han sido pocas, "en torno a 180", hasta mediados del mes pasado. 

En la última etapa de Zapatero, de 2008 a 2012, se perdieron 19.620 afiliados. Con Rubalcaba al frente, se pasó a 198.123 militantes en 2014, 18.829 menos

No es sencillo hablar de las bases del PSOE porque el censo es dinámico /hay altas y bajas a diario) y porque a veces se habla de conceptos diferentes. Por eso hay que recurrir a los datos oficiales dados por el partido en los últimos años para hacer la comparativa, con ciertas cautelas. El informe de gestión de la última ejecutiva de José Luis Rodríguez Zapatero [aquí en PDF], que se presentó en el congreso de febrero de 2012 celebrado en Sevilla —el que ganó Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Carme Chacón— ya reflejó el declive del PSOE por su base en un ilustrativo gráfico [aquí en PDF, página 64]. Así, recordó que al cierre de 2008, el censo era de 236.572 militantes. En 2009, bajó a 234.602. En 2010, a 222.051. Y a noviembre de 2011, a 217.028. Al cierre de censo para el 38º Congreso de Sevilla, la cifra de militantes cotizantes era de 216.952. Es decir, 19.620 afiliados menos del congreso de 2008, el último de Zapatero, al de 2012. 

José Luis Rodríguez Zapatero con los dos candidatos del congreso de Sevilla, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, el 3 de febrero de 2012. (EFE)
José Luis Rodríguez Zapatero con los dos candidatos del congreso de Sevilla, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, el 3 de febrero de 2012. (EFE)


Primera vez primarias

Ferraz proporcionó de nuevo el dibujo de sus bases en el siguiente cónclave: el de julio de 2014, en el que se enfrentaron en primarias internas Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias [aquí en PDF el escrutinio]. Fue la primera ocasión en la que todos los afiliados pudieron elegir directamente a su secretario general. ¿Quiénes pudieron votar? Los militantes del PSOE, los del PSC, los de Juventudes Socialistas de España (JSE) y los de la Joventut Socialista de Catalunya (JSC). Y aquí cabe hacer dos precisiones: Ferraz no controla las fichas del PSC, porque el partido hermano tiene un funcionamiento autónomo, y en el caso de las organizaciones juveniles pasa lo mismo: ellas manejan sus censos. Con una salvedad: un militante de JSE o JSC puede ingresar en el PSOE o en PSC a partir de los 18 años. O sea, puede tener doble carné una vez que es mayor de edad. Entre los 14 y los 18 años solo puede integrar las filas de las organizaciones juveniles socialistas. Fuentes de JSE y de JSC calculan que "en torno a la mitad" de sus afiliados tienen doble militancia. 

En la consulta del pasado febrero, estaban convocados 189.256 militantes de PSOE, PSC, JSE y JSC. En año y medio se habían ido 8.867

En el congreso extraordinario de 2014 estaban llamados a las urnas el 13 de julio para elegir al líder 198.123 militantes de PSOE, PSC, JSE y JSC [aquí en PDF]. En este proceso, Rubalcaba impulsó que pudieran votar los miembros de JSE y JSC, tuvieran o no carné del partido. La merma, respecto a los datos facilitados en 2012, era muy significativa: 18.829 afiliados menos en poco más de dos años.

César Luena, secretario de Organización con Pedro Sánchez, deposita su voto en Logroño con motivo de la consulta por el pacto con Ciudadanos, el pasado 27 de febrero. (EFE)
César Luena, secretario de Organización con Pedro Sánchez, deposita su voto en Logroño con motivo de la consulta por el pacto con Ciudadanos, el pasado 27 de febrero. (EFE)


Ferraz, ya con Sánchez en el poder, cerró el censo el 30 de enero de 2016. Teóricamente, de cara a la celebración del 39º Congreso, pero este aún sigue pendiente. Pero ese cierre de censo sirvió para la consulta a las bases sobre el pacto con Ciudadanos, que tuvo lugar el 27 de febrero. Entonces, estaban convocados 189.256 afiliados de PSOE, PSC, JSE y JSC [aquí en PDF]. 8.867 menos en un año y medio

El caso de las organizaciones juveniles

Ferraz asegura que, a 30 de septiembre de 2016, la víspera del comité federal que defenestró a Sánchez, figuraban en el censo del partido "unos 176.000 militantes". Aquí incluye a los afiliados que tienen carné del partido de PSOE, PSC, JSE y JSC. Es decir, que deja fuera a los miembros de las dos organizaciones juveniles hermanas que no tienen doble militancia pero que sí podrían votar en un proceso interno, según precisaban ayer miércoles fuentes del partido  a preguntas de El Confidencial.

Ferraz asegura que tiene ahora "unos 176.000 afiliados", pero deja fuera a los militantes de JSE y JSC que no tienen doble carné pero sí derecho al voto

JSE tenía, a 30 de enero de 2016, 9.516 inscritos, como indicaban a este diario desde la cúpula que encabeza el diputado autonómico asturiano Nino Torre. A 30 de septiembre de este mismo año, la cifra era de 9.835 (319 más en nueve meses). JSC contaba, a 30 de enero, con 1.037 integrantes, y con 1.076 (39 más) a 30 de septiembre. Ahora la organización juvenil catalana tiene en sus filas a 1.092 chavales. Ninguna de las dos direcciones sabe con exactitud cuántos de sus miembros militan también en el respectivo partido, porque lo que ambas hacen, cuando se acercan los procesos electorales internos —y ahora no hay abierto ninguno— es facilitar los datos a PSOE y PSC, y son ellos los que cruzan los datos y ven cuántos de esos jóvenes ya están en sus bases de datos para evitar que aparezcan dos veces en el censo de votación. Hay un caso muy reciente de combinación de dos estadillos: las primarias del PSC del pasado 15 de octubre: había 17.935 miembros del PSC y de sus juventudes (eran 20.816 en 2014). [Aquí en PDF el último informe de gestión del PSC].

JSE y JSC calculan, no obstante, que la mitad de los suyos está también dentro del partido, así que los que están fuera pero tienen derecho a voto serían en torno a 5.500 personas. 

El líder de JSE, Nino Torre, conversa con Javier Fernández, el pasado 30 de septiembre en Oviedo. (EFE)
El líder de JSE, Nino Torre, conversa con Javier Fernández, el pasado 30 de septiembre en Oviedo. (EFE)


Esto hace que si se suman los 176.000 militantes que cuenta Ferraz a los aproximadamente 5.500 chavales que no tienen carné de PSOE y PSC, el volumen de las bases socialistas total (y con derecho a sufragio) ascienda a unos 181.500 afiliados en total. Hablamos de cifras aproximadas, porque la dirección provisional no afina más por el momento. 

La dirección asegura que con Sánchez se ha registrado "el mayor número de bajas" de la época reciente, a una media de más de 900 al mes en estos dos años

De lo que sí ofrece datos es del número de bajas registradas de septiembre de 2014 a septiembre de 2016, que comprende prácticamente todo el mandato de Sánchez: 24.300, a una media de más de 900 al mes. Aparte quedarían los fallecimientos. Fuentes del partido hacen el desglose por periodos. Así, entre septiembre y diciembre de 2014, se produjeron 4.200 bajas; en 2015, 14.600, y entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2016, 5.500

Enero, marzo y junio de 2016

De estas últimas 5.500 pérdidas —un militante se queda sin carné de forma voluntaria o por impago de la cuota—, siempre según fuentes oficiales del PSOE, el 24% se registraron en enero, un mes después del batacazo de las generales del 20-D, cuando el partido pasó de 110 a 90 escaños. Otro 20% de esos 5.500 afiliados se marchó en marzo, tras la consulta por el pacto con Ciudadanos. Y otro 23% se fue en junio, coincidiendo con las segundas elecciones, las del 26-J, en la que los socialistas se hundieron más aún: de 90 a 85 parlamentarios. 

En Ferraz destacan que ese volumen de bajas constatado durante el mandato de Sánchez, de 24.300, es "el mayor que se ha producido en la historia reciente del partido", aunque a la vez reconoce que en paralelo hubo altas, cuyo número no adelanta aún. En la dirección añaden que a estas pérdidas hay que sumar las expulsiones, "anómalamente numerosas" en estos dos últimos años: entre septiembre y diciembre de 2014 no hubo ninguna, pero crecieron hasta "310, aproximadamente", en 2015, y "unas 35" de enero hasta la caída del secretario general. La cúpula no precisa las razones por las que la anterior dirección echó a tantos afiliados, rondando los 350, en tan poco tiempo. 

Ferraz dice que con Sánchez de líder se produjeron casi 350 expulsiones. Tras su caída, llegaron a la sede unas 180 peticiones de baja hasta mitad de octubre

La gestora encabezada por Javier Fernández se hizo cargo de las riendas del PSOE desde la madrugada del 2 de octubre, cuando el comité federal aprobó su creación [aquí en PDF]. Los sanchistas alertaban en los primeros días de que la salida de militantes podía ser masiva por el previsible giro del no a Mariano Rajoy a la abstención, que al final se consumó. César Luena, exsecretario de Organización, pidió incluso en público a las bases que no se marcharan porque "el futuro" del PSOE lo decidirán ellas. Ferraz aún tiene que precisar cuántas bajas se han registrado desde el 1 al 31 de octubre. De forma oficiosa, fuentes socialistas trasladan que hasta mediados de mes habían pedido salir del partido "unos 180 afiliados", muchos menos que en los meses críticos de 2016.

 

De cualquier modo, la dirección provisional quiere poner en marcha planes de captación de militantes —medidas que también impulsaron Rubalcaba y Sánchez—, propiciando incluso "la vuelta de los expulsados". Cuando se convoque el 39º Congreso y se cierre el censo se conocerá el número de afiliados del PSOE, PSC, JSE y JSC con derecho a voto y si las bases han crecido o han menguado más aún, siguiendo la tendencia descendente de los últimos años. Aunque para entonces habrá que saber si los socialistas catalanes participan o no en el cónclave. Pero, como también advierten en Ferraz, el "problema" de los socialistas no está tanto en la disminución de su militancia, sino sobre todo en la sangría de electores. Una hemorragia que no se para, a juzgar por el último barómetro del CIS

"Preocupación" por la victoria de Trump

Cortesía, pero también expresión de la inquietud. El PSOE combinó ambas reacciones tras la contundente victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU. El responsable de Política Exterior y Unión Europea de la comisión gestora, el diputado por Cantabria Ricardo Cortés, felicitó desde Nueva York a los americanos por "haber elegido democráticamente a su próximo presidente" y mostró su "respeto" por el resultado, aunque como es obvio el magnate no era su opción.

Desde el Convention Center, lugar elegido por el Partido Demócrata para seguir la noche electoral con su candidata, Hillary Clinton, Cortés aseguró en un comunicado distribuido por Ferraz que el PSOE tiene una "visión completamente distinta a la suya, en términos económicos, sociales y de política internacional". Pero "ahora se abre una enorme incertidumbre que no nos queda más remedio que afrontar”. apuntó. 

El diputado subrayó que no todas las alternativas son iguales, como lo demostró el triunfo en 2000 y 2004 del republicano George W. Bush, del que el mundo sigue "sufriendo las consecuencias". "Estamos todos preocupados por lo que puede pasar con esta victoria de Trump”. No obstante, el dirigente apeló a la "confianza en las instituciones y en los sistemas de control de la democracia estadounidense”.

“La victoria del populismo en la democracia más vieja del planeta, nos recuerda que la política y los políticos debemos encontrar nuevas formas de comunicación y de trabajo interactivo con la ciudadanía”, concluyó

Desde Washington, donde participó en un seminario político, Pedro Sánchez escribió su valoración de las elecciones americanas: "Frente al caos, convicciones y valores. Trabajemos por construir sociedades igualitarias en las que se respete la dignidad de las personas", apuntó en su cuenta de Twitter, desde la que fue resaltando algunas de sus aseveraciones durante el curso organizado por el Centro Interamericano de Gerencia Política de Washington. "La victoria de Trump representa la victoria de la antipolítica", añadió.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios