la mayor trama del partido de rajoy

Gürtel Época I: arranca el juicio a la corrupción masiva en el seno del PP

Siete años después del estallido del escándalo, 37 acusados, entre ellos Correa y Bárcenas, se sientan en el banquillo por los amaños de contratos en Madrid, Castilla y León y Estepona entre 1999 y 2005

Foto: El líder de la trama Gürtel, Francisco Correa.
El líder de la trama Gürtel, Francisco Correa.

“Yo te he dicho a ti el dinero que he dado a Bárcenas 20 veces. Yo a Bárcenas le he llevado, yo he hecho con él un día… vamos a sumar, 1.000 millones de pesetas. Yo, Paco Correa, le he llevado a Génova y a su casa”. Quizá guiado por su fanfarronería o su arrogancia, por su prepotencia, el líder de la trama Gürtel —a la que la policía puso su apellido traducido al alemán— estaba cavando su propia tumba sin saberlo. La conversación en la que Francisco Correa, presunto cabecilla de la organización criminal, pronunció esas palabras se produjo en la cafetería del hotel Fénix de Madrid a mediados de 2007, y su interlocutor era José Luis Peñas, concejal del PP en el Ayuntamiento de Majadahonda (Madrid).

Peñas, que había sido testigo de maniobras corruptas en su municipio y habría participado en algunas de ellas, lo estaba grabando todo. Esa y otras muchísimas afirmaciones sobre manejos ilegales. Había aprovechado su cercanía a la esposa de Correa —jefa de gabinete de su alcalde, Guillermo Ortega— para acercarse íntimamente al jefe de todo. Con la paciencia de una hormiga, había estado registrando en múltiples encuentros sus conversaciones con él con la misma grabadora que, años antes, le había regalado el propio Correa. En total, 18 horas de grabaciones recogidas durante dos años que entregó a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía y a la Fiscalía Anticorrupción.

El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

El 6 de febrero de 2009, el juez Baltasar Garzón ordenó las detenciones de los principales líderes de esa banda que se nutría de adjudicaciones de instituciones gobernadas por el PP gracias a los regalos que repartía entre sus responsables. Siete años y siete meses después, las investigaciones —que han pasado por cinco jueces y tres tribunales (la Audiencia Nacional y los tribunales superiores de Madrid y la Comunidad Valenciana)— han sacado a la luz una telaraña de manejos, con ramificaciones en organismos públicos de toda España que ponen de manifiesto que, en el PP, la corrupción era una manera de hacer política a todos los niveles y en muchos de los territorios que dominó durante años. Madrid, la Comunidad Valenciana, Castilla y León, el Ayuntamiento de Estepona, el de Jerez de la Frontera, AENA… son algunos de los escenarios infectados por estos tratos ilegales que enriquecían a unos y a otros y que llegaron, incluso, a la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en 2006.

Mañana, la Audiencia Nacional afronta el juicio de la primera gran pieza de ese caso —en Valencia ya se celebró la que afectaba a los trajes que la trama había regalado al expresidente valenciano Francisco Camps, que salió absuelto—. Se trata de lo que el juez Pablo Ruz, tercer instructor del caso, denominó Época I, los delitos cometidos por la trama en connivencia con cargos del PP y otros empresarios entre los años 1999 y 2005, que afectan a los municipios de Estepona (Málaga), Majadahonda, a la Comunidad de Castilla y León, a Pozuelo de Alarcón (Madrid) y a la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid.

El considerado como número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo. (EFE)
El considerado como número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo. (EFE)

En el banquillo, encabezados por Correa, se sientan 37 personas entre miembros de la trama y sus familiares, políticos y empresarios. Entre los primeros, destacan el propio líder de la trama, para el que Anticorrupción pide 125 años y un mes de prisión; su lugarteniente, el exsecretario de Organización del PP gallego Pablo Crespo (85 años y medio); el contable de la trama, José Luis Izquierdo (45 años), y su corresponsal en Valencia, Álvaro Pérez ‘el Bigotes’ (cinco años y dos meses). Correa solicitó la pasada semana en la Audiencia que se desbloquearan 2,2 millones de euros de sus cuentas para tratar de hacer frente a las indemnizaciones derivadas de sus delitos y colaborar con la Justicia, según adelantó 'El País'. 'Don Vito', como se hacía llamar entre sus subordinados, busca ahora que se le aplique la atenuante de reparación del daño causado.

Entre los políticos, destaca el exgerente y extesorero del PP Luis Bárcenas (42 años y medio), que llegó a acumular 48 millones de euros en Suiza. También su antecesor en el cargo entre 1982 y 1987, Ángel Sanchís (ocho años), que habría ayudado a Bárcenas a ocultar su fortuna fuera de España. Álvaro Lapuerta, también extesorero de esa formación, ha sido excluido del juicio en las últimas semanas por su demencia sobrevenida, lo que puede provocar que algunos acusados traten de descartar su responsabilidad sobre él. Ya de la Comunidad de Madrid, destacan el exconsejero de Deportes de Esperanza Aguirre Alberto López Viejo (46 años); el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega (50 años); Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo y exmarido de la exministra de Sanidad Ana Mato (15 años y cuatro meses), y Jesús Merino, exdiputado por Segovia (tres años).

El exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y exmarido de la ministra Ana Mato Jesús Sepúlveda. (EFE)
El exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y exmarido de la ministra Ana Mato Jesús Sepúlveda. (EFE)

Pero, además, otros cinco altos cargos del partido deberán declarar como testigos a petición del extesorero, que, al contrario del fiscal, los considera beneficiarios de los regalos y dádivas de la trama y, en algunos casos, partícipes de prácticas corruptas. Se trata de los exsecretarios generales Francisco Álvarez Cascos y Ángel Acebes; del exministro de Trabajo y actual vicesecretario de Asuntos Territoriales, Javier Arenas; de Jaime Mayor Oreja, exministro del Interior, exlíder del PP vasco y eurodiputado; del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, y del exeurodiputado Gerardo Galeote. Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid y actual líder del PP en el ayuntamiento de la capital, también tendrá que pasar por el mismo trago.

Entre los responsables civiles, que en su conjunto, según el fiscal, deberían abonar unos 10 millones de euros por haberse beneficiado de la trama, se encuentra el propio PP, así como la exministra Mato, considerada partícipe a título lucrativo de los regalos que las empresas de Correa habrían entregado a su exposo Jesús Sepúlveda.

En el ámbito de la Comunidad de Madrid, López Viejo tendrá que responder por los más de 900.000 euros que recibió supuestamente en mordidas de las empresas de Correa, tanto en su época de concejal de Limpieza en el Ayuntamiento de Madrid, como al convertirse en viceconsejero de Presidencia y luego consejero de Deportes (cuando adjudicó contratos a la trama por 6,4 millones). En el apartado dedicado a Majadahonda, se enjuician las comisiones que recibieron el exalcalde Guillermo Ortega y el PP por amañar adjudicaciones a favor de la organización. También se escucharán en el juicio las explicaciones de Sepúlveda sobre el dinero y los viajes recibidos de la trama mientras fue senador y alcalde de Pozuelo.

Álvaro Pérez 'el Bigotes'. (EFE)
Álvaro Pérez 'el Bigotes'. (EFE)

El extesorero Luis Bárcenas está involucrado en los delitos presuntamente cometidos en Castilla y León, donde se pagó al exvicepresidente de la Junta y después diputado Jesús Merino a cambio de contratos de carreteras y tratamiento de residuos. Bárcenas habría cobrado como intermediario de esas operaciones. Por último, desfilará ante el tribunal el exgerente de la sociedad municipal de turismo de Estepona, Ricardo Galeote, para explicar los viajes que recibió a cambio de adjudicaciones a la banda corrupta.

Uno de los principales triunfos conseguidos por los presuntos corruptos hasta el momento fue cobrarse la cabeza del primer instructor del caso, Baltasar Garzón. El Tribunal Supremo lo condenó en febrero de 2012 por prevaricación al haber grabado en prisión las conversaciones de dos de los principales acusados, Correa y Crespo, con sus abogados mientras se encontraban en prisión, lo que supuso su expulsión de la judicatura.

El exsecretario general del PP Ángel Acebes. (EFE)
El exsecretario general del PP Ángel Acebes. (EFE)

Las recusaciones a distintos miembros del tribunal también se han sucedido en los últimos meses. Dos de los magistrados destinados a formarlo, Enrique López y Concepción Espejel, fueron apartados por sus compañeros por sus vínculos con el PP. Hoy, la Audiencia Nacional debe decidir si hace lo propio con el único juez progresista de la terna, José Ricardo de Prada, recusado por Pablo Crespo por su apoyo a Garzón. Si finalmente se rechaza la petición del número dos de la trama, como parece previsible, le acompañarán en el juicio los conservadores Ángel Hurtado, que actuará como presidente y ponente de la sentencia, y Julio de Diego. 

A pesar de la gravedad de las acusaciones y de que del sumario se desprende que la corrupción era una práctica casi sistémica en el PP; a pesar de que la reforma de su propia sede central fue puesta en cuestión por la investigación del caso y de que la Policía llegó a registrar Génova 13 por orden del juez, el partido de Mariano Rajoy no lo ha pagado en las urnas. En las últimas tres elecciones generales, su formación ha sido siempre la más votada y en una ocasión, en 2011, llegó a obtener la mayoría absoluta. Tras la crisis sufrida la pasada semana por el PSOE, que ha terminado con la caída de su secretario general, Pedro Sánchez, tampoco parece que el juicio le vaya a impedir formar un nuevo Gobierno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios