el mayor caso de corrupción del PP

El número dos de Gürtel recusa a De Prada, el único juez progresista del tribunal

Pablo Crespo se basa en la supuesta amistad del magistrado con el primer instructor del caso, Baltasar Garzón, expulsado de la carrera por las escuchas a los cabecillas de la trama

Foto: El juez José Ricardo de Prada. (EFE)
El juez José Ricardo de Prada. (EFE)

La guerra de recusaciones contra miembros del tribunal del primer juicio del caso Gürtel se recrudece. Tras la salida de los dos miembros de la sala más señalados por su relación con el PP —la presidenta de la sección segunda de la Audiencia Nacional, Concepción Espejel, y el magistrado Enrique López— es el número dos de la mayor trama de corrupción que afecta al PP el que intenta ahora sacar del juicio al único magistrado progresista designado. Pablo Crespo, supuesto lugarteniente de Francisco Correa y exsecretario de Organización del PP de Galicia, ha recusado a José Ricardo de Prada, miembro de la asociación progresista Jueces para la Democracia. Crespo argumenta que De Prada tiene interés en la causa por su amistad con el primer instructor del caso, Baltasar Garzón, condenado por ordenar grabar en prisión las conversaciones de los cabecillas de la organización, entre ellos el propio Crespo, con sus abogados. Esa condena supuso la salida de Garzón de la carrera judicial.

Las causas concretas de recusación que invoca Crespo son "amistad íntima o enemistad manifiesta con cualquiera de las partes" y "tener interés directo o indirecto en el pleito o causa". El escrito, haciendo referencia a diversas noticias aparecidas en la prensa, relata cómo De Prada mantendría "una estrecha amistad" con Garzón, y asegura que durante el proceso abierto contra él, "se posicionó claramente contra el procedimiento (...) que fue iniciado precisamente, en virtud de querella interpuesta, entre otros, por mi representado", es decir, por Pablo Crespo. De Prada, afirma el número dos de Gürtel, ha colaborado con Garzón en la fundación creada por este tras su expulsión de la judicatura, y ha expresado públicamente "su amistad y afecto hacia el magistrado condenado".

En uno de esos actos, según el escrito de Crespo, De Prada se refirió a Garzón como su "compañero". "A pesar de que él, en este momento, se esté dedicando a otras cosas [ya había sido inhabilitado como juez], para mí es mi compañero y seguirá siendo mi compañero, es juez y seguirá siendo juez hasta que él decida dejar de serlo". Después, afirma el escrito, añadió: "Probablemente, uno de los peores momentos de mi trabajo jurisdiccional fue cuando Baltasar Garzón fue suspendido inicialmente y luego inhabilitado durante muchísimos años para el ejercicio de su profesión que, en aquel momento, era su vida". "Yo creo que es necesario mi homenaje personal a Baltasar Garzón", concluyo De Prada, según el escrito de Crespo. Esas palabras fueron pronunciadas por el magistrado del tribunal de Gürtel en mayo de 2014.

El supuesto "interés directo o indirecto en el caso" que tendría el magistrado progresista lo justifica Crespo también por su asistencia a los cursos de verano que dirige Garzón en su municipio natal (Torres, Jaén) con una ponencia sobre la mediación. O su participación en sendos congresos también organizados por el exjuez en Buenos Aires (Argentina) y Cali (Colombia) sobre jurisdicción universal. De Prada, un magistrado de gran prestigio entre sus compañeros, es un especialista en ese campo, y entre los méritos de su currículo se encuentra el haber sido magistrado del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra de Bosnia-Herzegovina, así como la defensa de los derechos fundamentales desde una perspectiva trasnacional y la mediación como método de resolución de conflictos.

"No se le puede haber escapado al señor De Prada que, precisamente, Pablo Crespo es uno de los causantes del peor momento que, según el señor De Prada, pasó durante su trayectoria profesional", la condena y consecutiva expulsión de la carrera de Garzón, "ya que mi representado [es decir, Crespo] fue uno de los querellantes que solicitaron la condena que el Tribunal Supremo impuso a su amigo y colaborador Baltasar Garzón", señala el documento. "Nadie con un mínimo sentido común querría verse enjuiciado por una persona que considera y que siente que eres el causante de una terrible injusticia para con un amigo", añade. "No puede concebirse que en el señor De Prada se reúnan las condiciones de imparcialidad mínimas para adoptar una decisión justa", dice después.

El presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa (i), y su número dos, Pablo Crespo. (EFE)
El presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa (i), y su número dos, Pablo Crespo. (EFE)

El presunto número dos de Francisco Correa esgrime, además, un segundo motivo basado en recortes de prensa. En concreto, una noticia de 'OkDiario' titulada "La hija del juez que juzgará Gürtel colabora con uno de los abogados de la acusación", publicada el pasado 16 de septiembre. La  información señala que la hija de De Prada colaboró en un libro titulado 'Contrapoder, desmontando el régimen', que cuenta entre sus cuatro promotores con el abogado Gonzalo Boye, que ejerce la acusación en varias piezas del caso Gürtel. Además de la hija del magistrado, al volumen también aportaron textos otros 16 autores. Crespo arguye también que la hija de De Prada es "colaboradora asidua" de 'eldiario.es', "en el que el señor Boye ostenta el cargo de secretario del consejo de administración". En realidad, esta politóloga especializada en procesos de paz ha publicado una decena de artículos en los últimos dos años en ese medio.

Ahora, la Audiencia Nacional tendrá que decidir si admite a trámite el escrito de Crespo. Para ello, deberá analizar si se dan los requisitos formales para apartar al magistrado. Entre ellos, si la recusación se ha presentado a tiempo, ya que el artículo 223 de la Ley Orgánica del Poder Judicial obliga a inadmitir las recusaciones que "no se propongan en el plazo de 10 días desde la notificación de la primera resolución por la que se conozca la identidad del juez o magistrado a recusar, si el conocimiento de la concurrencia de la causa de recusación fuese anterior a aquel". Ese mismo artículo establece que también serán rechazadas las que se propongan "pendiente ya un proceso, si la causa de recusación se conociese con anterioridad al momento procesal en que la recusación se proponga".

Los actos, cursos y simposios organizados por Garzón a los que acudió De Prada que señala Crespo en el documento, todos ellos de carácter público, se produjeron entre 2014 y febrero de 2016. El libro editado por Gonzalo Boye y en el que participó la hija del magistrado se publicó en 2015. Que José Ricardo de Prada había sido designado para formar parte del tribunal de la primera pieza (Época I) del caso Gürtel, se conoce desde la pasada primavera.

En caso de que, finalmente, la pretensión de Crespo se admita a trámite, se nombrará un instructor que analice el fondo del asunto. La última palabra sobre la recusación de De Prada la tendrán sus compañeros magistrados de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios