caso ausbanc

La última bala de Pineda: recurrió contra el presidente del BBVA el día de su detención

El Supremo tiene sobre la mesa una denuncia del presidente de Ausbanc contra el máximo responsable del BBVA por vulneración de derecho al honor

Foto: Luis Pineda, presidente de Ausbanc. (EFE)
Luis Pineda, presidente de Ausbanc. (EFE)

El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, guarda una bala en la recámara. El mismo día de su detención, que tuvo lugar el pasado 15 de abril, el responsable de la asociación de usuarios de banca investigado por la Audiencia Nacional lanzó a la desesperada su último cartucho contra quien había sido su principal enemigo durante los últimos años. El perdigón llevaba forma -cómo no- de recurso judicial y en la diana estaba -como en otras ocasiones- el presidente del BBVA, Francisco González.

Horas antes de que dos agentes le agarraran por el codo en la estación de Atocha -donde llegaba en AVE procedente de la feria de Sevilla-, Pineda dio orden a sus abogados de interponer un recurso de casación contra González por vulneración de derecho al honor. Sus letrados le habían recomendado no hacerlo, pero el presidente de Ausbanc se obcecó. El recurso se encuentra ahora en el Tribunal Supremo, que debe decidir si lo admite o no a trámite en los próximos días.

La denuncia fue interpuesta inicialmente por Pineda en el Juzgado de primera instancia número 53 de Madrid. El responsable de Ausbanc -que reclamaba al máximo responsable de la entidad financiera 100.000 euros- relató en su escrito que, durante la junta general de accionistas del BBVA celebrada el 15 de marzo de 2013, González le cortó y no le permitió intervenir. En lugar de eso, continuó, dio la palabra a otra persona que se dedicó a faltar a Pineda, siempre según describe el denunciante, que entendía que el presidente de la entidad financiera evitó intencionadamente interrumpir al orador que estaba atacando al ahora investigado por realizar sobornos.

El presidente de BBVA, Francisco González. (EFE)
El presidente de BBVA, Francisco González. (EFE)

"Una vez que Pineda hizo uso de su turno, una persona desconocida tomó la palabra y le insultó y difamó gravemente con expresiones como sinvergüenza, terrorista, atracador, estafador y otras" mientras "el presidente de la junta general no llamó al orden al sujeto ni le retiró la palabra, incumpliendo sus obligaciones estatutarias y reglamentarias", denunció el presidente de Ausbanc.

Durante el juicio, la acusación preveía llevar a la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete como testigo de lo que ocurrió en la junta general de accionistas, a la que también acudió la letrada. Sin embargo, esta no quiso prestar su testimonio, que parecía ser clave, en el último momento. La sentencia del Juzgado de primera instancia absolvió a González de la acusación de vulnerar el derecho al honor de Pineda "por falta de pruebas", ya que no se pudo aportar tampoco grabación de la junta general. A pesar de todo, el juzgado no impuso las costas al denunciante, lo que dio alas a Pineda para recurrir la resolución.

Pineda apeló a la Audiencia Provincial de Madrid, pero el tribunal optó por seguir la misma línea que la instancia inferior y rechazó su recurso. "No cabe duda de que la junta general de accionistas de BBVA con miles de asistentes es un lugar notoriamente público", argumenta la sentencia de la Sección 11 del alto tribunal madrileño, que admite también que "las palabras insultantes se manifestaron no de modo solapado o encubierto (...), sino al contrario por alguien que hizo uso de la palabra (...) durante siete u ocho minutos, según un testigo". La declaración de este último, sin embargo, es puesta en duda por la sala. "El testimonio resulta escasamente creíble en atención a las relaciones que [el testigo] mantiene con Ausbanc", arguye la resolución.

La última bala de Pineda: recurrió contra el presidente del BBVA el día de su detención

La Audiencia Provincial también califica de "poco verosímil" el hecho de que no haya podido ser identificado el accionista que profirió la retahíla de insultos contra Pineda. Su nombre, argumenta, "hubo de mencionarse por los altavoces, como es la normal forma de proceder". En cualquier caso, la Sección 11 subraya que era responsabilidad del demandante "acreditar el hecho de la insultante intervención", cosa que no logró "al no haber aportado prueba alguna de ello más allá de la declaración testifical" mencionada.

Esta vez, la Audiencia Provincial sí le impuso las costas al denunciante, castigo que tampoco pareció desanimar al presidente de Ausbanc, que optó por interponer su mencionada queja ante el Tribunal Supremo. La Sala Primera de esta última corte judicial es la que deberá decidir en los próximos días si se pronuncia o no contra González por vulnerar el derecho al honor de Pineda en la citada junta de accionistas.

Pineda fue detenido junto al resto de la cúpula de Ausbanc y al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, que fueron enviados a prisión por el juez Santiago Pedraz por extorsionar supuestamente, entre otras entidades financieras, al Sabadell y a CaixaBank a cambio de retirar la acusación contra la infanta Cristina de Borbón en el marco del caso Nóos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios