Se estrecha el cerco a los evasores

Otra condena por la lista Falciani: seis años de cárcel para el ingeniero que cobraba el paro

Sixto Delegado deberá pagar 14 millones en sanciones. "La Sala no alberga duda en torno a la autenticidad de los datos". Cascada de reveses en tribunales contra los evasores del HSBC

Foto: Sixto Delgado Coba, en el centro.
Sixto Delgado Coba, en el centro.

Los acusados por la Lista Falciani, aquellos que no pagaron cuando Hacienda les dio la oportunidad, sufren un rosario de malas noticias. La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Sixto Delgado Coba, un ingeniero jubilado que llegó a cobrar el paro, a seis años de cárcel y 14,21 millones de euros de multas por ocultar en el HSBC de Ginebra 5,3 millones de euros. La Audiencia da validez a la lista Falciani, como antes hizo en otra condena firme de cárcel y como recientemente ha señalado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. "La Sala no alberga duda en torno a la autenticidad de los datos", señala la sentencia, contra la que cabe recurso.

El abogado de Sixto Delgado Coba, ingeniero jubilado que trabajó en Repsol hasta el año 2000, basó su defensa en que la lista Falciani había sido obtenido ilegalmente y que por lo tanto no podía ser condenado por ella. Es la doctrina del "fruto del árbol envenenado", según la cual nadie puede ser condenado a partir de una prueba ilegal. Pero la sección 23 de la Audiencia de Madrid, en una sentencia de la que ha sido ponente Celso Rodríguez Padrón, desmonta ese argumento.

La Audiencia Nacional y el TSJ también han dado validez a la lista. Se estrecha el cerco a los evasores

La Audiencia considera que la entrega de datos de Francia a españa "se produjo al amparo de la normativa convencional internacional". Y recuerda la jurispurdencia del Supremo que establece que debe fiarse de países de la UE: "No cabe convertir a los tribunales españoles en custodios de la legalidad de las actuaciones efectuadas en otro país de la UE". Además, aun aceptando que Falciani hubiese robado los datos, "la vulneración del secreto bancario no es ni ha sido configurada como delito en España. Jamás. Tan conocida figura es consustancial a los países denominados en el acervo común paraísos fiscales".

Tenía seis millones en Suiza pero declaró en 2005 15.054 euros, de los que pagó por IRPF 722,28 euros

Sixto Delgado declaró en 2005 unos ingresos de 15.054 euros, por los que pagó por IRPF 722,28 euros. En 2006 declaró que había ingresado 41.197 euros y pagó 3.460 en la declaración de la renta. Supuestamente asesoraba a su hija y sacaba 20.000 euros al año de venta de uva de su finca en Canarias. Años antes había cobrado el paro. Mientras tanto, en el HSBC de Ginebra tenía 5,277 millones de euros a final de 2006. "Sixto Delgado no declaró jamás a la Hacienda ni a las autoridades fiscales españolas ni la relación ni la posesión de estas cuentas, ni sus fondos o activos, ni pagó impuesto alguno por ellos. Tampoco tributó por ellos en Suiza", señala el fallo.

No fue capaz de explicar los ingresos de 103.000 euros en sus cuentas en España en 2005 y de 70.000 el año siguiente. Tampoco dio ninguna explicación sobre por qué podía aparecer su nombre en el HSBC con sociedades interpuestas en paraísos fiscales. "No podemos aceptar como hipótesis dotada de lógica que la Dirección General de Finanzas de la República Francesa tuviese la menor intención de manipular los datos económicos y personales de Don Sixto Delgado, vecino de Alcobendas, (Madrid) y Las Palmas, cuya relación con Francia ni nos consta", afirma la sentencia. "No es que éste fuese capaz de dar una explicación sobre la no titularidad de las cuentas; es que hacer esto le resultaba tan sumamente fácil como solicitar del HSBC un certificado que acreditase que no era su cliente, o que no guardaba relación alguna con fondos depositados en esa entidad".

Hervé Falciani. Efe
Hervé Falciani. Efe

El fallo señala que el HSBC había creado "entramado concebido con la única finalidad de ocultar hasta el límite la verdadera propiedad de los activos económicos depositados, y de este modo, cuando menos sustraerlos a las obligaciones fiscales y tributarias nacionales; es decir: defraudar el pago de tributos".

No es el primer condenado en firme a penas de cárcel por la lista Falciani. Pero sí el primero que puede ingresar en prisión si la condena es ratificada. El primer condenado, el empresario Jacob Benzaquen, está sentenciado a siete años de cárcel y 21 millones de multa, pero está prófugo de la justicia y tiene una orden de búsqueda y captura internacional. Los Coda, padre e hija, fueron condenados a tres años de cárcel pero recurrieron. Otros casos siguen en instrucción o a la espera de sentencia. Por si acaso han comenzado a buscar atenuantes. Carlos Ortega, CEO de Pepe Jeans, consignó 6,5 millones en el juzgado para evitar el ingreso en prisión.

 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios