SERÁ INVESTIGADO TAMBIÉN POR ALZAMIENTO DE BIENES

Busca y captura contra Benzaquen, primer condenado a cárcel por Falciani

La juez ordena arrestar al empresario, que no acude al juzgado para recibir su condena a siete años y 21 millones de multa. Fuentes de su entorno lo sitúan en Israel, país del que tiene pasaporte

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Jacob Benzaquen Belilty, primer condenado en firme a penas de cárcel por aparecer en la lista Falciani, ya es oficialmente un prófugo de la justicia. El lunes no acudió a la cita que tenía en el juzgado para recibir el auto de ingreso en prisión y la juez encargada del caso dictó ese mismo día orden de busca y captura, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El aparato judicial estaba sobre aviso porque El Confidencial ya adelantó que Benzaquen había cerrado la mayoría de sus empresas, dedicadas al comercio internacional, además de su casa en Madrid. Fuentes de su entorno lo sitúan en Israel. Benzaquen, nacido en Melilla en 1956, tiene pasaporte israelí por ser judío, y está condenado en España a siete años de cárcel y multas que suman 21,63 millones por delito fiscal. El juzgado pide también investigarle por un posible alzamiento de bienes, ya que ha dejado en concurso la mayoría de sus firmas. Su hermano Alberto tiene una acusación similar en otro juzgado de Madrid.

La lucha de la Agencia Tributaria contra los miembros de la lista Falciani se ha llevado el primer revés, y no ha sido en las salas de vistas sino en la calle. Tras ganar las causas en los tribunales y lograr que la justicia española diera validez a la lista Falciani, nadie contaba con la fuga del primer condenado, Jacob Benzaquen Belilty, un empresario respetado y conocido en la comunidad judía.

La jueza embarga sus cuentas y pide al decano investigarlo por un posible alzamiento de bienes

Durante los más de cuatro años que duró el procedimiento -desde que la Fiscalía se querelló contra él en junio de 2011 hasta que la condena a siete años de cárcel se convirtió en firme el pasado 21 de diciembre-, siempre había acudido a todos los requerimientos judiciales. Nadie pidió retirarle el pasaporte porque ninguna de las partes advirtió que hubiera riesgo de fuga. Tenía familia, empresas y bienes en España. El arraigo parecía suficiente.

Sin embargo, a finales del pasado mes de noviembre Benzaquen cerró su piso, en un elegante edificio al norte de Madrid, y se esfumó, según fuentes de su entorno. Lo hizo días antes de que llegara la sentencia firme de la Audiencia Provincial de Madrid, que ratificó la condena a siete años de cárcel y 21 millones de multa por no haber declarado a Hacienda los casi 11 millones que llegó a tener en el HSBC en Ginebra. Hacienda le denunció porque su nombre figuraba en los datos que el informático Hervé Falciani se llevó del HSBC y entregó a las autoridades francesas. Y cuando en 2010 pidió a Benzaquen que regularizara su situación, este se negó.

Tenía 11 millones en el HSBC en Ginebra y solo 41 euros en bancos españoles. La renta le salía a devolver

Después de la condena, su abogado, Joaquín Burkhalter, del despacho Cuatrecasas, siguió presentando recursos, por lo que oficialmente Benzaquen estaba al corriente de lo que ocurría y la causa seguía su curso. Pidió la suspensión del ingreso en prisión hasta que resolviera el Tribunal Constitucional y culpaba de la condena a la defensa que había realizado la abogada que llevó a Benzaquen en primera instancia, antes de cambiar de letrado. Está dispuesto a llegar al tribunal de la UE con el argumento de que la lista Falciani es una lista procedente de un robo, y nadie puede ser condenado a partir de pruebas obtenidas ilícitamente. La Audiencia Nacional primero y después otros tribunales han aceptado el uso de la lista al considerar que en España los empleados de banca tienen la obligación de denunciar los posiles delitos y que la información llegó a España por los cauces oficiales desde el Estado francés.

El juzgado de ejecuciones en el que recayó el caso, el encargado de hacer cumplir la sentencia, denegó la suspensión del ingreso en prisión y a principios de mes le citó para el lunes 1 de marzo. Ese día debía acudir al juzgado y recibir el auto que le daba 10 días para ingresar en prisión de forma voluntaria. No lo hizo y a última hora de la mañana la juez dictó orden de busca y captura, para lo que pide a la Dirección General de la Seguridad del Estado y a la de la Guardia Civil "la detención e ingreso en prisión" de Benzaquen. La orden llega con una celeridad inusitada y fuentes conocedoras del caso explican que se debe en parte a que la fiscal de delitos económicos de Madrid Lorena Álvarez Taboada ha puesto celo en el caso.

La juez ordena el embargo de todas sus cuentas corrientes y de sus inmuebles. Además, pide que se le deduzca testimonio -se le investigue- por un posible delito de alzamiento de bienes, que consiste en ocultar el patrimonio para que no cobren los acreedores. Como reveló este diario, Benzaquen había ido dejando en concurso la mayoría de sus empresas y ni los administradores concursales conseguían localizarlo. Bengar Inversiones y Jasla 007 suman unos ocho millones de deudas con la banca, Micro Internacional fue liquidada cuando debía unos 700.000 euros a la SGAE del canon digital y Kimpisi está en concurso de acreedores con más de dos millones de deudas. El empresario se dedicaba al comercio internacional de joyas, relojes, minerales, derivados del petróleo y otras mercancías. Además, durante los años de la burbuja inmobiliaria hizo dinero con la construcción.

Su hermano y socio tiene una acusación de fraude fiscal similar en otro juzgado de Madrid

Según la lista Falciani, Benzaquen abrió cuenta en el HSBC en Ginebra en 1995. Una década después, cambió la titularidad a una sociedad en Panamá llamada Omega Asesores, aunque él seguía apareciendo como apoderado A de la cuenta y su esposa era el B. En 2005, entró en vigor una directiva europea que obligaba a la banca suiza a dar datos de sus clientes y muchos interpusieron una sociedad en paraísos fiscales como Panamá. Benzaquen, cuya familia posee la marca suiza de relojes Omega, viajaba a menudo a Ginebra por trabajo. En noviembre de 2006, llegó a tener ahí 10,91 millones de dólares.

Hervé Falciani. (Reuters)
Hervé Falciani. (Reuters)

Pese al dinero que manejaba en Suiza, en España apenas declaraba ingresos. Era socio de 12 firmas pero la renta le salía a devolver y solo tenía 41,6 euros en dos bancos en España: 6,83 euros en una cuenta en La Caixa y 34,77 en Bankinter. Durante la instrucción fue incapaz de justificar su nivel de vida. Fue condenado por tres delitos fiscales, por el IRPF de 2005 y 2006 y el impuesto de patrimonio de ese año.

De momento, la juez no ha dado traslado a la Interpol, aunque fuentes próximas a Benzaquen lo sitúan en Israel, donde tiene familia y hasta un nieto. Pero llegado el caso, no será fácil conseguir una eventual extradición al tener pasaporte israelí. Es muy difícil que un país extradite a uno de sus nacionales. España, por ejemplo, denegó la extradición a EEUU del bróker Martín-Artajo. El abogado de Benzaquen, Joaquín Burkhalter, tiene entre sus especialidades "procedimientos de extradición, relativos a la Orden Europea de Detención y Entrega y de asistencia judicial", según su web. Cuatrecasas no quiso ayer hacer comentarios sobre el caso.

Su hermano Abraham también aparecía en la lista Falciani y tiene una acusación similar en otro juzgado de Madrid, pero la instrucción va mucho más lenta. Abraham y Jacob son socios y comparten el edificio de sus empresas. Abraham figuraba en la lista Falciani con 11,6 millones, según los datos a los que tuvo acceso El Confidencial en colaboración con el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ). Los Benzaquen Belilty proceden de una estirpe de judíos que se afincaron en Melilla huyendo de Marruecos a principios del siglo XX y que llevan décadas dedicados a los negocios.

Lista Falciani

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios