Lista Falciani: La fuga de Benzaquen: el primer condenado por Falciani se esfuma antes de la sentencia. Noticias de Lista Falciani
LUCHA CONTRA EL FRAUDE

La 'fuga' de Benzaquen: el primer condenado por Falciani se esfuma antes de la sentencia

El empresario Jacob Benzaquen, con una sentencia firme de siete años y 21 millones de multa, cierra la mayoría de sus empresas y no pisa su casa. Fuentes de su entorno lo sitúan en Israel

Foto: Jacobo Benzaquen. (Facebook)
Jacobo Benzaquen. (Facebook)

Jacob Benzaquen Belilty se ha esfumado. El primer condenado en firme a penas de cárcel -siete años- por figurar en la lista Falciani ya no pisa su casa de Madrid y ha cerrado la mayoría de las empresas. “El señor Benzaquen está en el extranjero desde finales de noviembre”, respondían hace semanas en su empresa, dedicada al comercio internacional. Benzaquen, nacido en Melilla en 1956, se ha ido a Israel -por ser judío, tiene nacionalidad israelí-, según fuentes de su entorno, aunque su hermano Abraham -también acusado por la lista Falciani- sostiene que está en Barcelona. La Justicia no lo sabe porque aún no ha empezado el trámite para notificar la condena, un procedimiento que promete ser novelesco. Especialmente si está en Israel, que difícilmente extraditará a uno de sus ciudadanos por un delito fiscal.

Cuando en 2009 el informático Hervé Falciani robó los datos bancarios de miles de clientes del HSBC en Ginebra, desató miles de pequeños terremotos en otras tantas familias cuyas réplicas aún duran. De los que más han recibido en España las sacudidas son los hermanos Benzaquen Belilty, procedentes de una estirpe de judíos que se afincaron en Melilla huyendo de Marruecos a principios del siglo XX y que llevan décadas dedicados a los negocios.

Más de un mes después de la condena, la Justicia no ha intentado localizarle para que ingrese en prisión

“Cuando en los setenta la gente venía mucho a Melilla a comprar radiocasetes y relojes, el padre hizo mucho dinero”, explica una persona de Melilla. Abraham y Jacob, como sus hermanos, estudiaron en el colegio La Salle de Melilla. Hace más de 30 años, los Benzaquen se trasladaron a Madrid. Empezaron con el comercio de relojes -la familia compró la marca Dogma, fundada en Suiza en 1897-, pero pronto añadieron piedras preciosas, minerales, derivados del petróleo... Tienen un edificio en el norte de Madrid. Las empresas de Abraham -al que muchos llaman Alberto- están en la primera planta, las de Jacob -o Jacobo, aunque le llaman Jacobi- en la segunda.

"Allí entran todo tipo de mercancías que luego vendían. Electrónica, cedés, ropa, bandejas, cuberterías... Llegaban los contenedores directamente del puerto y al poco salían", explica un extrabajador de la sociedad que pide el anonimato. El edificio, metálico en las plantas bajas y de ventanas por arriba, no llama la atención en el polígono industrial al norte de la ciudad de Madrid en el que se encuentra. 

Además del comercio, Jacob Benzaquen se pasó a la promoción inmobiliaria en los años del 'boom'. "Hicieron mucho dinero con el ladrillo", cuenta una persona próxima a la familia. En 2003 Jacob creó la inmobiliaria Kimpisi, en 2004, Bengar inversiones, dedicada a la promoción inmobiliaria, dos años después abrió las promotoras Kiton Inversiones e Isalesa, y en 2007 las constructoras Jasla 007 y Tincati. Se suman a las firmas Micro Internacional, Micro Sonido, de importación de cedésy aparatos electrónicos, y a Ribor Quartz, dedicada a los relojes, el comercio de metales preciosos y joyería. Jacob aparece en una maraña de sociedades.

Tenía más de 10 millones en el HSBC de Ginebra a través de una sociedad en Panamá que no declaró

Los negocios van bien. La empresa de relojes ingresa un millón de euros en 2005 y 2006, los años que Hacienda le investiga por la lista Falciani, Kimpisi ingresa más de 13 millones y paga ocho, Micro Sonido ingresa nueve millones y gasta solo algo más de dos. Jacob veranea en Marbella y, como reconoció en el juicio, viaja mucho a Suiza por trabajo. Acude a la sinagoga de la calle Balmes en Madrid. "Cuando en alguna fiesta se le veía comiendo jamón, él bromeaba: 'No se lo digas a mi mujer", recuerda una persona que les trató.

El dinero lo mueve fácil. En el HSBC de Ginebra aparecían cuentas vinculadas a él ya sin actividad. Una fue creada en 1995 y cerrada en 2003 y otra estuvo activa en el periodo 1993-2005. Pero había una tercera en la ficha BUP Platino 22 a nombre de la sociedad Omega Asesores de Panamá con nuevos registros. Benzaquen era el apoderado A de la cuenta y su esposa el B. La cuenta fue abierta en 2005, al cerrar las anteriores. Según un informe de Hacienda, Benzaquen abrió la cuenta a través de una empresa de "un paraíso fiscal como Panamá, de la que puede deducirse que es una sociedad interpuesta con objeto de eludir la aplicación de la directiva europea del ahorro, que entró en vigor el 1 de julio de 2005" y que obligaba a tributar por estas cuentas. En noviembre de 2006, llegó a tener ahí 10,91 millones de dólares.

Los más de 10 millones en una cuenta en Suiza contrastan con sus declaraciones de Hacienda en España esos años, propios de un asalariado de clase media. En 2005, Benzaquen declaró 38.768 euros de ingresos y el IRPF le salió a devolver 789,87 euros; en 2006, declaró haber ingresado 47.590 euros, por lo que se le devolvieron 1.954,9 euros, y en 2007, el último ejercicio investigado, tributó por unos ingresos de 44.934 euros y Hacienda le devolvió 2.136 euros. Parecía tener alergia a los bancos españoles. En 2006 solo tenía 6,83 euros en una cuenta en La Caixa y 34,77 en Bankinter.

La Fiscalía también se ha querellado contra su hermano Abraham por tener cuentas ocultas

En el procedimiento, Jacob negó tener cuentas en Suiza y dijo "no tener relación alguna con la entidad Omega Asesores con domicilio social en Panamá". "No se explica cómo las autoridades francesas pueden poseer esos datos", consta en la instrucción. "Preguntado sobre la imposibilidad de mantener un patrimonio elevado como el que le consta sin tener sin embargo dinero en efectivo en cuentas bancarias, señala que no puede dar explicación alguna", rememora la calificación de Hacienda. Poco importaron sus alegaciones. Para Hacienda era un defraudador como el resto de la lista Falciani. Según la Agencia Tributaria, en 2005 y 2006 Benzaquen dejó de pagar 4,298 millones de euros en IRPF y 141.610 euros en impuesto de patrimonio.

Antes de denunciarle, la Agencia Tributaria le envió un requerimiento para que regularizara ese dinero. Podía pagar y habría tabla rasa, que es lo que hizo la mayoría de los integrantes de la lista Falciani. La mujer de Benzaquen recibió la notificación de Hacienda el 28 de junio de 2010, pero aun así el empresario no pagó. Tuvo un año para hacerlo, pero siguió negando que el dinero fuera suyo.

Solo tenía 42 euros en el banco en España y "no dio explicación alguna" de cómo mantenía su tren de vida

El 10 de junio de 2011, cuando el caso estaba a punto de prescribir, la Fiscalía se querelló contra él. En junio pasado, un juzgado de lo penal de Madrid le condenó a siete años de cárcel por tres delitos fiscales y le impuso multas que suman 21,63 millones de euros. El pasado 9 de diciembre, la sección sexta de la Audiencia Provincial de Madrid ratificó la sentencia, como adelantó El Confidencial. Era la primera condena firme que implicaba ingreso en prisión. Las anteriores eran de menos de dos años y aún no firmes.

Pero por entonces Benzaquen ya no estaba en España, según fuentes de su entorno. A finales de noviembre se fue a Israel, donde tiene familia y hasta un nieto, ya que sus hijos han estudiado allí. Su esposa ha vuelto un par de veces a España en este tiempo, según las mismas fuentes. Benzaquen no ha contestado a los mensajes que El Confidencial le ha hecho llegar para dar su versión. Su hermano Abraham afirmó el jueves que Jacob se encuentra en Barcelona pero no dio forma de localizarlo. El bufete que le defendió, Cuatrecasas, no quiso comentar el caso. En su empresa Brit Watch, donde hace semanas decían que estaba en el extranjero, señalaron el viernes que está en Barcelona. "Hace más de un mes que no viene por aquí, la casa está cerrada. A veces viene su hijo pequeño a recoger el correo", explica el portero del edificio en el que reside, en la exclusiva zona de Mirasierra, al norte de Madrid. Jardines altos, pistas de tenis y coches de alta gama salpican el barrio.

Sede del HSBC Private Bank en Ginebra. (EFE)
Sede del HSBC Private Bank en Ginebra. (EFE)

En los últimos años, coincidiendo con los del proceso judicial, sus empresas han ido entrando en concurso de acreedores. Y acumulan deudas notables. Bengar Inversiones y Jasla 007 suman unos ocho millones de deudas con la banca, Micro Internacional fue liquidada cuando debía unos 700.000 euros a la SGAE del canon digital. Kimpisi está en concurso con más de dos millones de deudas. Su entramado empresarial prácticamente ha echado la persiana.

Uno de los administradores concursales de sus empresas encuentra una explicación cuando lee la noticia que publicó este diario sobre su condena: "Llevo meses intentando contactar con él, pero nada. Ahora lo entiendo". Otro señala que apenas trató con él porque le lleva los asuntos un abogado, que no ha querido hablar para este reportaje. Otro cuenta que liquidó su empresa sin llegar a contactar con Benzaquen. Pensaba que era un pequeño empresario y cuando intentó embargarle para pagar la deuda, el juez lo impidió. Ninguno imaginaba que llegó a tener más de 10 millones en Suiza.

La condena a Benzaquen fue relativamente rápida. Han pasado cuatro años y medio desde que la fiscalía interpuso la querella hasta que ha tenido condena firme. Jacob puede pedir el indulto o recurrir al Tribunal Constitucional alegando que se han vulnerado sus derechos fundamentales. Puede esgrimir que ha sido condenado con la lista Falciani, algo que considera una prueba obtenida ilegalmente, y según la doctrina del fruto del árbol envenenado nadie puede ser condenado a partir de una prueba ilegal. Sin embargo, al denegar la extradición de Falciani, la Audiencia Nacional falló que la lista no era ilegal en España, donde los empleados de banca tienen la obligación de denunciar a los defraudadores. Benzaquen también planea acudir al Tribunal de la UE, según fuentes próximas a su entorno. Pero el Constitucional rara vez suspende el ingreso en prisión con penas tan altas. Así que casi con toda probabilidad tendría que dormir a la sombra incluso si mantiene vivo el proceso.

La familia Benzaquen compró la casa de relojes Dogma, fundada en Suiza en 1897.
La familia Benzaquen compró la casa de relojes Dogma, fundada en Suiza en 1897.

Pero mientras eso ocurre, se ha puesto a buen recaudo. Como todo judío que lo pida, Benzaquen tiene nacionalidad israelí. Y allí se encuentra con su familia, según dos fuentes de su entorno. No hay nada ilegal en que haya salido de España, ya que la Justicia no ha intentado aún notificarle la ejecución de la sentencia.

La Audiencia Provincial ratificó la condena el 9 de diciembre y el 22 de ese mes devolvió la causa al juzgado de lo penal 31 de Madrid, el que le había condenado inicialmente. El pasado 12 de enero, el juzgado de lo penal envió a su vez las diligencias al juzgado de ejecutorias, el encargado de que se cumpla la sentencia. Cuando se repartan, ese juzgado debe de ser el que lo busque y decida sobre el ingreso en prisión. En un mes y medio, la Justicia no ha comenzado los trámites para localizar a un empresario con una multa de 21 millones con el Estado y una condena de siete años de cárcel.

Los administradores de sus empresas no dan con él y su exclusivo piso de Madrid lleva meses vacío

Para alguien poco acostumbrado al sistema judicial español puede parecer mucho, pero fuentes jurídicas explican que no solo es normal, sino que incluso es rápido. La prueba de que el caso ha ido a buen ritmo es que el de su hermano sigue atascado en el juzgado de instrucción 1 de Madrid, que aún ni ha acabado la investigación. "Mi caso va muy bien", se limitó a contestar Abraham en una breve conversación por teléfono. Su hermano y socio figuraba en la lista Falciani con 11,6 millones, según los datos a los que tuvo acceso El Confidencial en colaboración con el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ).

Al escuchar que Benzaquen está en Israel, fuentes del caso se temen lo peor. Dan por hecho que llegado el caso ese país no extraditaría a Benzaquen a España por un delito fiscal. "Lo más que se podría hacer es ponerlo en busca y captura para que no salga de allí", explica una fuente conocedora del caso. Durante los años de la investigación, a nadie se le ocurrió pedir que le retiraran el pasaporte. Era un empresario con arraigo, familia y bienes en España y nunca faltó a las vistas. Quizá en unas semanas alguien lamente esa decisión. O quizá Benzaquen vuelva y pague los 21 millones de multa, ingrese en prisión y afronte una eventual responsabilidad por las deudas de más de 10 millones que acumulan sus empresas. Quizá.

Lista Falciani

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios