Sánchez respalda a Rajoy frente a Cataluña y pacta con él coordinar los siguientes pasos
  1. España
REUNIÓN EN EL PALACIO DE LA MONCLOA

Sánchez respalda a Rajoy frente a Cataluña y pacta con él coordinar los siguientes pasos

El líder socialista expresa su voluntad de "caminar junto" al Gobierno para afrontar el reto soberanista. Prefiere no anticipar escenarios, aunque defiende que se responda de modo "proporcional"

Foto: Mariano Rajoy recibe a Pedro Sánchez en el palacio de La Moncloa, este 10 de noviembre. (EFE)
Mariano Rajoy recibe a Pedro Sánchez en el palacio de La Moncloa, este 10 de noviembre. (EFE)

Ni una palabra más alta que otra. Ni acusaciones gruesas. Ni embestidas por lo que antes se calificaba como "inmovilismo" del Gobierno a la hora de afrontar el desafío soberanista en Cataluña. Pedro Sánchez acudió este martes a La Moncloa a otra cosa, a mostrar su completo respaldo a la acción del Ejecutivo de Mariano Rajoy frente a los independentistas. El PSOE estará ahí, "caminando junto al Gobierno". De hecho, seguirá la comunicación abierta y coordinarán la estrategia a seguir, dentro de los cauces de la "proporcionalidad". Más aún, el líder socialista se reunirá con el presidente tantas veces como "haga falta".

Las posiciones ya estaban claras de partida, y eso explica que la reunión que los dos, Sánchez y Rajoy, mantuvieron este martes en La Moncloa fuera sorprendentemente corta, de menos de una hora. Ya habían hablado hace justo 15 días, cuando Junts Pel Sí y la CUP presentaron su propuesta de "desconexión" con España y de inicio del camino hacia la "república catalana", y habían almorzado en la residencia gubernamental 24 horas después, aunque entonces solo quedó como testimonio una foto distribuida a posteriori. Esta vez la entrevista se conocía de antemano. Se cerró este lunes, cuando el Parlament aprobó la resolución. Rajoy le recibió en la escalinata de La Moncloa. Y al término, Sánchez pudo explicar su versión del encuentro ante los periodistas en la sala de prensa destinada a dar cuenta de los acuerdos del Consejo de Ministros.

“La voluntad de ambas partes es de caminar juntos en este desafío de mucha envergadura“, indica Sánchez

Lo que importaba, pues, era reflejar esa unidad de las dos principales fuerzas políticas, orillando -no olvidando- sus diferencias sobre cómo dar una respuesta política a Cataluña, más allá de activar toda la maquinaria del Estado para frenar la desobediencia al ordenamiento jurídico. Lo dijo el propio Sánchez: convino con el presidente en la necesidad de actuar desde "la unidad, la legalidad y la política" ante el desafío secesionista. Y en eso se empleó, en remarcar las "coincidencias" con Rajoy: el "respeto a la Constitución y las leyes", la defensa de la "legalidad democrática" y el "no a la fractura" que plantea el secesionismo.

No "adelantar" acontecimientos

Ahora bien, "con la misma contundencia y determinación" con que se va a defender la ley y la Carta Magna, una vez que se celebren las generales, es necesario encontrar una solución "política" a Cataluña, recordó. Y eso fue lo que le pidió a Rajoy. "Mi voluntad es firme de que, a partir del 21 de diciembre, resolvamos desde la política esta crisis política". Pero Sánchez en ningún momento quiso aclarar si vio al presidente más proclive a abrir ese camino de la reforma constitucional en la próxima legislatura. Alegó que no era su función "interpretar" o "trasladar" la posición del Gobierno. Pero nadie del Ejecutivo salió a contar su versión de la cita de los dos líderes. Fuentes gubernamentales insistían en que no era necesario, puesto que el acuerdo sobre los pasos a dar existe entre PP y PSOE y lo sustancial ya está dicho, amén de que la comunicación entre Rajoy y Sánchez sobre este asunto es continua.

El secretario general del PSOE, en la misma línea que este lunes, respaldó el recurso ante el Tribunal Constitucional que el Ejecutivo presentará este miércoles, previo informe del Consejo de Estado, que ya ha dictaminado que existen "fundamentos jurídicos suficientes" como para impugnar la declaración soberanista. Se espera que en esta misma semana se pronuncie el Tribunal de Garantías, y en el sentido de paralizarla.

Pero Junts Pel Sí y la CUP incluyen, en su texto, su voluntad de desobedecer los requerimientos que se les hagan desde Madrid. Y ahí es donde el Gobierno podría tener que echar mano del artículo 155 de la Constitución, que prevé desde la atribución parcial de competencias de las comunidades al Estado a la suspensión teórica de la autonomía. Sánchez no quería "adelantar" acontecimientos. Pero sí pidió al presidente mantener "abiertos los canales de comunicación" y que la estrategia de "respuesta adicional" sea "coordinada y se rija por el principio de proporcionalidad".

"Respuesta conjunta"

"La voluntad de ambas partes es de caminar juntos en este desafío de mucha envergadura", indicó Sánchez, que remarcó que no deseaba restarle "ni un ápice de trascendencia" a lo que ocurrió este lunes en el Parlament, cuando una mayoría de diputados (72 frente a 63), que no representan más del 50% de la sociedad catalana, aprobó una resolución que intenta "quebrantar el orden constitucional". Así pues, dada esa importancia, "la voluntad del PSOE es caminar junto al Gobierno de España" para lanzar una "respuesta conjunta por parte del Estado y de las fuerzas políticas a nivel estatal".

“Mi voluntad es firme de que a partir del 21 de diciembre, resolvamos desde la política esta crisis política“, subraya el secretario general

Tanto es así que el líder socialista no descartó que hubiera más encuentros como este en lo que queda de precampaña y campaña hasta el 20-D. O sea, en los 40 días próximos. Se producirán "todas las reuniones que hagan falta". Incluso sugirió que el hecho de que él estuviera allí, a pocas semanas de la cita con las urnas, ya era todo un símbolo y un síntoma. "A escasos días de las generales, es poco habitual que el líder de la oposición se reúna con el presidente del Gobierno", respondió cuando se le preguntó directamente si había acordado con Rajoy aparcar la agenda catalana de los temas de campaña.

Patxi López, secretario de Acción Política y Ciudadanía del PSOE, afirmaba este martes en Ferraz que aplicar el 155 sería como "echar gasolina al fuego". Sánchez no quiso emplear esa expresión. "Lo que esperamos es que se reconduzca la situación y los representantes del Parlament y del Govern cumplan con la sentencia" del TC, porque no hay otra salida. No cabe otro "debate" que acatar su dictamen, indicó, como tiene que hacerlo "cualquier español de a pie".

El "error histórico" del secesionismo

Sánchez rehusó criticar explícitamente a Rajoy. Lo hizo por respetar el lugar donde comparecía, La Moncloa, también para subrayar sus "coincidencias" con el Ejecutivo y para incidir en la imagen de fortaleza de las dos principales fuerzas. De hecho, recordó que el PSOE podía haber presentado su propio recurso, pero no lo ha hecho precisamente para reforzar ese "mensaje de unidad de todos frente al desafío secesionista".

No obstante, sí deslizó que cada partido ha defendido su solución a la crisis abierta en Cataluña y él reivindica la del PSOE, que es la del diálogo y la de la reforma de la Constitución. Si hay otras salidas que planteen otras formaciones, su partido está dispuesto a estudiarlas, indicó. Por cierto que Sánchez no tiene inconveniente en hablar con otras fuerzas que están dentro o fuera del Congreso -Ciudadanos y Podemos-, como ya hizo hace 10 días.

El líder socialista reiteró que los secesionistas aspiran a culminar una "triple fractura" -entre catalanes, entre Cataluña y España, y con el resto de Europa- y cometen el "error histórico" de no entender qué ocurrió en los comicios del 27-S, de no saber interpretar que Cataluña "solo puede avanzar unida" y que el "final de la senda" solo puede ser la "frustración" y la "división" de la sociedad catalana. También, como hiciera este lunes, Sánchez lanzó un "mensaje de confianza" al conjunto de españoles y catalanes, en el sentido de que solo desde la "legalidad y la política" se resolverá la tensión creada por los independentistas.

Este miércoles, como ya adelantó El Confidencial, Sánchez se reunirá con sus presidentes autonómicos y con Miquel Iceta, primer secretario del PSC, para forjar una posición común y trasladar "el mensaje de unidad también dentro del PSOE" frente al desafío secesionista.

Cataluña Mariano Rajoy Pedro Sánchez Moncloa Consejo de Estado Parlamento de Cataluña
El redactor recomienda