PRIMER COMITÉ FEDERAL DEL CURSO POLÍTICO

Sánchez: "Hay que poner fin a Mas y a Rajoy"

El secretario general reparte sus críticas entre el presidente del Gobierno y el jefe de la Generalitat, y minimiza las referencias a los emergentes. Las listas del PSOE a las generales, el 17 de octubre

Foto: Pedro Sánchez charla con César Luena y Ximo Puig al comienzo del Comité Federal del PSOE de este 5 de septiembre. (EFE)
Pedro Sánchez charla con César Luena y Ximo Puig al comienzo del Comité Federal del PSOE de este 5 de septiembre. (EFE)

El PSOE, igual que el PSC, ha cosido la campaña de las elecciones catalanas del 27 de septiembre y las generales de diciembre. En ambas difunde el mensaje de que hace falta abrir puertas y ventanas y dar paso al cambio "seguro". Algo que sólo se consigue echando del Gobierno tanto a Mariano Rajoy como Artur Mas

Pedro Sánchez los colocó sobre el mismo eje, trazando una conexión entre ambos: "Ha llegado la hora de recuperar el seny de la política catalana y española. Hay que poner fin a Mas como president de la Generalitat en septiembre y en diciembre llegará la hora de poner fin a Rajoy. Llegó la hora de construir una Cataluña mejor en una España diferente". Coletilla esta última que es precisamente el lema de campaña del PSC.  

Reflexiones que formaron parte de la intervención del secretario general en la apertura del Comité Federal, el primero celebrado a la vuelta de las vacaciones de verano y convocado en medio de la dramática crisis migratoria, de la que también se ocupó. El máximo órgano de dirección, que arrancó con un minuto de silencio en memoria del recientemente fallecido Txiki Benegas, estaba llamado a refrendar la línea estratégica de su jefe de filas en un ambiente de calma interna y también el calendario de elaboración de las listas para las generales de diciembre, que concluye el 17 de octubre

"Ni España es Rajoy ni Cataluña es Mas"

Sánchez dirigió toda su artillería, como se preveía, contra Rajoy, y también contra Mas, dada la proximidad de los comicios del 27-S. En cambio, las referencias a Podemos y Ciudadanos fueron prácticamente imperceptibles, más allá de un bofetón de pasada —"Los que hablan de poder tanto no pueden siquiera hablar claro o decir quiénes son y dónde se sitúan, ni cuáles son sus verdaderos propósitos, no pueden hablar de lo quieren en el futuro ni de lo quisieron en el pasado, y al decir esto también hablo del PP"—. A ambos los unió tanto por su voluntad de "instrumentalizar" Cataluña como por su gestión de gobierno como por los escándalos de corrupción. 

Los que hablan de poder tanto no pueden siquiera hablar claro o decir quiénes son y dónde se sitúan, ni cuáles son sus propósitos

"Al falso grito de España nos roba, resulta que quienes roban son los que tienen nombre y apellidos sin fronteras y su patria son los paraísos fiscales de Andorra y Suiza. Algunos tiene el señor Rajoy y otros el señor Mas", criticó. La "derecha anticatalanista" cree que "España es suya", mientras que la "derecha catalanista" cree que la que es suya es Cataluña, equiparó. Pero "ni España es Rajoy ni Cataluña es Mas. Ni Cataluña es el problema de España ni España es el problema de Cataluña. El problema son sus actuales gobernantes", que buscan "instrumentalizar Cataluña para sus fines partidistas". 

El PSOE, "obligado a ganar"

El secretario general expuso que, sin embargo, son "más" los que quieren vivir "juntos" y "actualizando las normas de convivencia", que es la "esencia de la España federal". Piedra angular de la propuesta socialista, acordada en Granada en 2013, y que garantiza, recordó, la "igualdad" entre los españoles y reconoce las singularidades de Cataluña. El líder socialista admitió que ese cambio de la Carta Magna es una "ambición" que exigirá "coraje, tenacidad", que tendrá "avances y retrocesos", pero aseguró que el partido se ha embarcado en ella porque una España federal es capaz de articular mejor "una España orgullosa de su diversidad". Y en ese punto de encuentro se situaría, subrayó, el candidato del PSC, Miquel Iceta, a quien aprovechó para mostrar su respaldo, el de su ejecutiva y el de todo el partido

Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page, Miquel Iceta y Juan Cornejo, en el Consejo de Política Federal previo al Comité de este sábado. (EFE)
Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page, Miquel Iceta y Juan Cornejo, en el Consejo de Política Federal previo al Comité de este sábado. (EFE)

La cuestión catalana ocupó la parte final del discurso de Sánchez, que se prolongó cerca de 40 minutos [aquí en PDF]. Pero el grueso de su intervención lo acaparó Rajoy, y casi siempre Rajoy, a quien lo vio amortizado y liquidado. Basta una definición que él mismo empleó ante sus compañeros del Comité Federal: "Mariano Rajoy es un fraude". Es la frase que quizá mejor resume su estrategia de combate contra el presidente del Gobierno a poco más de tres meses de las elecciones generales. Un "fraude", considera el secretario general, porque llega a los comicios "sin una gota del depósito de confianza dado", "exhausto, sin fuerzas y sin ideas". "Después de cuatro años de mayoría absoluta, el PP no ha arreglado ni uno solo de los problemas estructurales de nuestro país, pero tampoco ha sabido paliar ninguna de sus consecuencias", añadió, para rematar: "Rajoy es el hombre más inadecuado en el momento más inoportuno para ocupar la Presidencia del Gobierno de España".

El jefe del Ejecutivo es autor, para el PSOE, de cuatro "fracturas": una "España rota" en lo social, una quiebra del pacto entre generaciones, una "fractura territorial" y, finalmente, un deterioro "político", habiendo provocado la "mayor crisis de legitimidad institucional y política", cuyo último broche ha sido la reforma exprés de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, programada para "apropiarse" del Alto Tribunal. "Y él y su Gobierno ya no puede hacer más daño porque no le queda más tiempo", señaló. Como ya advirtió en el debate de los Presupuestos de 2016, Rajoy pone "en serio riesgo la recuperación económica y el que esta sea justa y en beneficio de todos los españoles", como tiene "un serio problema de diseño de país, de proyecto de futuro e, incluso, de liderazgo político". Así que la continuidad de Rajoy en la Moncloa es un "riesgo" para la recuperación del país y el PSOE, "obligado a ganar". 

Sánchez presenta al PSOE como el partido “de la experiencia y la esperanza“, que cuenta con un proyecto definido y está listo para volver al poder

Sánchez, como en otras ocasiones, ofreció el PSOE como el "cambio seguro". Como el partido que está preparado para volver a la Moncloa, los "llamados a liderar el cambio", a ser la "alternativa al PP". Porque los socialistas ya lo hicieron en el pasado y porque son capaces de "renovarse", dijo, "sin dejar de ser fieles" a sus principios. Aquí puso también un punto de distancia con los emergentes: "Nosotros nunca nos presentamos a unas elecciones para ser oposición, nos presentamos para ganar y transformar la realidad. Nosotros no nos presentamos para ser el departamento de quejas, para trasladar los problemas, sino para hacernos cargo de ellos y resolverlos". Sánchez pretende así dar cuerpo al PSOE como partido que se juega las generales contra el PP, no contra Podemos y Ciudadanos, a quienes sitúa por debajo, como hacen las encuestas. 

De hecho, el PSOE comparece como el partido "de la experiencia y de la esperanza", que tiene como "único enemigo la resignación", y por eso quiere incidir a la sociedad que ese "no es un camino de salida". Además, defendió que Ferraz sí tiene un proyecto definido, que piensa no en los siguientes comicios, "sino en las próximas generaciones". De ahí que se marque como prioridad la educación o la reforma fiscal, la recuperación de la cultura de lo público, la profundización en la transparencia y la participación ciudadana, la internacionalización económica, la aprobación de un nuevo estatuto de los trabajadores o el combate sin cuartel contra la violencia de género. 

Toda esa retahíla de propuestas se pueden resumir en una idea fuerza, según sintetizó en la réplica el propio Sánchez ante sus compañeros, ya a puerta cerrada: el proyecto del PSOE "es la igualdad". El diputado madrileño, relataron fuentes oficiales, insistió en que el partido puede obtener la victoria en las generales de diciembre (y quedar incluso como primera fuerza, aunque no es lo que dicen las encuestas aún) si logra "aunar el cambio confluyendo en el PSOE", si convence de que es la "única alternativa" capaz de tumbar al PP. El presidente asturiano, Javier Fernández, lo formuló así: el PSOE ha de comparecer como "el único partido reformista", frente al "inmovilismo" de Rajoy, el "independentismo" de Mas y el "rupturismo" de Pablo Iglesias, líder de Podemos. 

Abel Caballero, candidato a la FEMP

Abel Caballero, con los portavoces socialistas de Congreso y Senado, Antonio Hernando y Óscar López. (EFE)
Abel Caballero, con los portavoces socialistas de Congreso y Senado, Antonio Hernando y Óscar López. (EFE)

La cita de este sábado tenía como objetivo también fijar el calendario de elaboración de listas. El timing [aquí en PDF] acabó de cerrarse en la reunión de la ejecutiva previa, convocada a las nueve de la mañana, una hora y media antes. En ella, se marcó en rojo el 17 de octubre. Ese sábado, se celebrará una nueva cumbre del Comité Federal, y será entonces cuando se aprueben definitivamente las candidaturas. Es decir, que el PSOE deberá ventilar todo el proceso en poco más de un mes, tal y como se preveía y adelantó El Confidencial. Las agrupaciones locales propondrán nombres del 21 al 24 de septiembre, los comités provinciales confeccionarán las planchas (24-26 del mismo mes), estas se elevarán a las ejecutivas regionales, que emitirán un informe (28-30 de septiembre), que a su vez se pasará a la Comisión Federal de Listas (1-16 de octubre), el último encaje antes de la sanción final del Comité Federal del día 17. 

La ejecutiva también aprobó, a propuesta de la secretaria de Política Municipal, Adriana Lastra, la candidatura de Abel Caballero, alcalde de Vigo —que conquistó una holgada mayoría absoluta en los comicios del 24-M—, a la Presidencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). La asamblea se celebrará el 19 de septiembre y en ella tienen mayoría los ayuntamientos socialistas, aunque requerirán del apoyo de otras fuerzas para arrebatar el timón de la FEMP a Íñigo de la Serna, regidor de Santander, del PP.

Caballero ya adelantó cuál será su prioridad: coordinar a los municipios de toda España para ayudar en la acogida de refugiados llegados a Europa. El primer edil vigués criticó la actitud "muy lenta" del Gobierno ante el drama humanitario que sacude el Viejo Continente. "Tiene que ser Rajoy el que asuma la acción", para que después los municipios, pilotados por la asociación de consistorios, puedan "llevar adelante su cuota". Toda la posición del PSOE, no obstante, está contenida en el documento aprobado por el Consejo de Política Federal, que se reunió justo antes del Comité, y en el que se reclama al Gobierno central que "lidere" la respuesta conjunta de España a la catástrofe humanitaria y al mayor éxodo jamás visto desde la II Guerra Mundial.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios