Accidente de avión en Francia: Dos españoles, en el pueblo que acoge a las familias de las víctimas
  1. España
"alucinados, flipados, incrédulos"

Accidente de avión en Francia: Dos españoles, en el pueblo que acoge a las familias de las víctimas

Dewi Rhys Jones y Beatriz Cuevas son pareja, y ambos viven en la localidad francesa situada a siete kilómetros del lugar en el que se estrelló la aeronave de Germanwings

placeholder Foto: Beatriz Cuevas y Dewi Rhys Jones viven en Seyne-les-Alpes (DRJ)
Beatriz Cuevas y Dewi Rhys Jones viven en Seyne-les-Alpes (DRJ)

Dewi Rhys Jones vive desde hace seis años en Seyne-les-Alpes, el pequeño pueblo situado a siete kilómetros del lugar donde cayó el avión de Germanwings accidentado. De padre británico, este joven español de 30 años español ha podido contar de primera mano lo sucedido tras la tragedia –seguida en directo por 'El Confidencial'–porque en la localidad donde tiene su residencia actual se ha instalado un pabellón polivalente en el que las familias son atendidas por las autoridades y psicólogos.

La noticia del desastre le pilló en el trabajo. “Le mandaron un mensaje de alerta a un compañero, y fue él quien nos lo dijo”, cuenta Dewi a ‘El Confidencial’. Momentos antes, este alicantino recuerda haber oído el ruido del motor de un avión sobrevolando la zona–“como tantos otros que pasan”–, pero reconoce no haber escuchado nada que indicara que la aeronave había impactado contra la montaña. “No oí nada raro: ni explosión, ni ruido, ni nada”, dice.

Después de conocer la información que apunta a que el copiloto Andreas Lubitzse negó a abrir la cabina y estrelló el avión de forma voluntaria, Dewi confirma que los habitantes de Seyne-les-Alpes se encuentran conmocionados. “No sé qué palabra usar para definirlo. Alucinados, flipados,incrédulos…”, afirma añadiendo que “cuesta creérselo” y es difícil asimilar los nuevos datos.

Fisioterapeuta de profesión, Dewi confirma haber recibido “muchísimas llamadas, mensajes y WhatsApp” de su familia y amigos después de que se hiciera pública la noticia. “Estaban muy asustados y me preguntaban que qué había pasado, pero yo les decía que ellos tenían más información que yo, que estaba trabajando”, cuenta este alicantino. A su novia Beatriz, también española, el accidente le pilló asimismo en el trabajo: “Ella también se enteró por los mensajes que comenzó a recibir”.

En Seyne-les-Alpes, a pesar de su cercanía con el lugar donde se estrelló el avión, “de momento no han organizado ningún acto en homenaje de las víctimas”, aunque en el pabellón que se ha habilitado para las familias algunas personas han encendido velas y han llevado ramos de flores [aquí puede ver una galería de imágenes]. “Es un pueblo muy pequeño, el impacto de lo ocurrido ha sido muy grande”, reconoce Dewi.

Tragedia del avión de Germanwings Germanwings Airbus A320
El redactor recomienda