Es noticia
Menú
La banca ofrece al Gobierno moratorias hipotecarias si entierra el impuesto
  1. Empresas
NEGOCIACIÓN

La banca ofrece al Gobierno moratorias hipotecarias si entierra el impuesto

Las entidades creen que el Ejecutivo debe aceptar que el nuevo tributo es pan para hoy y hambre para mañana y que conviene más que se diseñen planes para los vulnerables

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander, y Carlos Torres, presidente de BBVA.
Ana Botín, presidenta de Santander, y Carlos Torres, presidente de BBVA.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los grandes bancos no tiran la toalla en su batalla contra el impuesto anunciado por el Gobierno. Desde las entidades, se está transmitiendo al Gobierno y a los partidos la posibilidad de que se diseñen nuevas moratorias hipotecarias que frenen el impacto de la subida del euríbor, siempre y cuando el Ejecutivo ceda y retire la parte de la proposición de ley que afecta a los bancos.

La lógica del sector es que unas moratorias hipotecarias más accesibles (con criterios a negociar con el Gobierno) también tendrían un coste considerable para los bancos, que tendrían que realizar grandes provisiones, ante los impagos temporales que sufrirían. Y el impuesto, en cambio, les va a suponer una factura de entre 3.000 y 4.000 millones en los próximos dos años, que los bancos podrían recuperar en el futuro si lo tumban en los tribunales. Aun así, las entidades prefieren asumir un coste del que se puedan beneficiar directamente sus clientes a iniciar una batalla legal contra el Gobierno con un final incierto, una duración indefinida y sin evitar el golpe fiscal inicial.

Según bancos consultados, la vía de las moratorias tendría el efecto positivo que busca el Gobierno: que los beneficios que van a cosechar por la subida de los tipos de interés sirvan para aliviar la carga de las familias más vulnerables. Y, en cambio, el dinero (las provisiones) podría recuperarse más adelante si cuando pasen los próximos trimestres sus clientes se recuperan, como es el objetivo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE/Sergio Pérez)

Las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, durante los últimos días hacen que no cunda el optimismo en el sector. La semana pasada, dijo que estaba abierta a cambios en la ley siempre, pero siempre, y cuando la recaudación prometida (3.000 millones en dos años) "esté garantizada". Y este miércoles afirmó en el Congreso que está trabajando junto a los bancos en medidas para proteger a las familias que tengan dificultades para pagar la hipoteca.

Coste extra

Respecto a esto, desde los bancos subrayan dos hechos: el primero, que el temido repunte de la morosidad todavía no se ha producido, ni en el mundo de las empresas ni en el de las familias, y segundo, que ya hay instrumentos para ayudar a aquellos clientes con dificultades, como el Código de Buenas Prácticas. Este acuerdo se aplica a familias en riesgo de exclusión y permite reestructurar la deuda e incluso realizar quitas.

Pero las entidades añaden que volver a aplicar las moratorias hipotecarias (que aplicaban periodos de 12 a 24 meses en los cuales los clientes no tienen que pagar la cuota) tendría un coste extra para ellas. Así, el BCE les exigiría que todos los créditos que se beneficiaran de esta medida se pusieran bajo vigilancia ('Stage 2'), lo que conlleva una serie de provisiones.

Foto: Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

Por ello, los bancos creen que lo justo sería que esta medida se planteara si a su vez se les rebaja la factura del impuesto planteado por el Gobierno. La vía de la moratoria beneficiaría a las entidades también fiscalmente, ya que las dotaciones reducen el beneficio antes de impuestos. Al contrario que la prestación contributiva, que se calcula sobre los ingresos y reduce el beneficio final, algo que tiene a las entidades indignadas.

Aunque hay pocas voces en los bancos que crean en un cambio de rumbo del Gobierno respecto al impuesto, creen que podría haber sorpresas dada la unanimidad que hay en su contra del mundo académico, financiero y legal, unida a la opinión que tiene que dar en los próximos meses el BCE, que se opone frontalmente a este tipo de tributos.

El supervisor europeo defiende que el sector financiero debe estar lo mejor capitalizado posible, para que, en momentos de crisis como el actual, las entidades tengan pulmón para financiar la economía. De lo contrario, la crisis puede extenderse mucho más de lo previsto.

Los grandes bancos no tiran la toalla en su batalla contra el impuesto anunciado por el Gobierno. Desde las entidades, se está transmitiendo al Gobierno y a los partidos la posibilidad de que se diseñen nuevas moratorias hipotecarias que frenen el impacto de la subida del euríbor, siempre y cuando el Ejecutivo ceda y retire la parte de la proposición de ley que afecta a los bancos.

Banca Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda