Es noticia
Menú
Bosch, Antolín, Nunsys... Las 25 víctimas de la espantada de Ford en el Perte del automóvil
  1. Empresas
LA LISTA COMPLETA DE LA ALIANZA

Bosch, Antolín, Nunsys... Las 25 víctimas de la espantada de Ford en el Perte del automóvil

La multinacional avisó en el último momento de su renuncia al Perte del automóvil. El Confidencial accede al listado completo de la alianza: Gestamp, Plastic Omnium, Power, Kautex…

Foto: Stuart Rowley, presidente de Ford Europa. (Reuters/Phil Noble)
Stuart Rowley, presidente de Ford Europa. (Reuters/Phil Noble)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La decisión de Ford Motor Company de renunciar en el último momento a las ayudas europeas del Perte del coche eléctrico ha dejado fuera de los fondos Next Generation a un buen puñado de empresas que decidieron embarcarse en el consorcio junto con la multinacional americana. Un total de 37 razones sociales distintas formaban parte del que fue bautizado como 'Proyecto tractor estratégico para la fabricación del vehículo del futuro, eléctrico y conectado, en Ford España y todas las empresas integrantes de su cadena industrial'. El consorcio llegó a tener preconcedidos 106 millones de euros (37,8 millones en préstamos y 68,5 millones en ayuda directa) de los 267,7 millones que consideraba financiables para su plan de transformación de la cadena de valor. Justo un día antes de finalizar el periodo de alegaciones, con las que podría haber intentado elevar la suma de ayudas, Ford comunicó su renuncia al Perte al no ser capaz de comprometerse en los plazos de ejecución que marca el mecanismo comunitario. Muchos de sus socios se enteraron en el último minuto, algunos de ellos aseguran que prácticamente "por la prensa".

La espantada del fabricante americano ha tenido como víctimas colaterales a sus socios en el consorcio. El Confidencial ha tenido acceso al listado completo, hasta ahora inédito, de los participantes en el proyecto. Algunos, como Industrias Alegre o Gestamp, eran conocidos, pero la relación incluye a muchos otros grupos empresariales, hasta 25, sumando filiales y exceptuando a la propia Ford o entidades como el Instituto Tecnológico de la Energía. También figuraban operadoras de telecomunicaciones como Vodafone, que finalmente se cayeron del proyecto.

Foto: Entrada al complejo fabril de la factoría de Ford en Almussafes. (EFE/Manuel Bruque))

Entre las empresas que se han quedado fuera de las ayudas hay importantes representantes de la industria auxiliar del automóvil, como el Grupo Antolín o la alemana Bosch, que pretendía captar fondos para sus fábricas de Madrid y de Aranjuez. Pero el consorcio (ver lista completa al final del artículo) también incorporaba 'startups' valencianas emergentes de soluciones tecnológicas como Fivecomm o Witrac. En el grupo 'tech' estaba Nunsys, la empresa que prepara su salida al mercado alternativo MBE Growth tras comprar a Juan Roig la compañía Sothis. La enseña americana especializada en maquinaria industrial y componentes Kautex Textron, con sede en Barcelona, formaba parte del consorcio, al igual que Plastic Omnium o Power Electronics España, que sigue sin despejar el futuro de su plan para montar en Valencia una fábrica de acumuladores de energía. También entró Nethits, especializada en servicios tecnológicos y que proyecta un 'data center' en la Marina de Valencia.

La renuncia y la forma en que Ford ha llevado todo este proceso no han sentado bien en muchas de las compañías a las que se implicó en el proyecto. Hay un malestar evidente en algunas de ellas porque tendrán que buscar ahora formas alternativas de empujar sus proyectos de transformación. El director de Fabricación de la planta de Almussafes, Dionisio Campos, ha mantenido encuentros con algunas de las empresas para pedir calma y comunicar que la multinacional mantiene vivos sus planes de electrificación de la factoría valenciana. No obstante, sigue habiendo incertidumbre sobre la visión en el medio plazo. Algunas firmas no entienden cómo el área de Asuntos Gubernamentales de Ford, que dirige Fernando Acebrón, que fichó por la marca de óvalo procedente de Anfac, dio luz verde a la preparación de una propuesta para un proceso competitivo de ayudas públicas cuyos plazos no han encajado en la estrategia de la central de Deaborn, junto a Detroit, en Estados Unidos.

Foto: La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. (EFE/Javier Lizón)

Es cierto que tanto desde el Ministerio de Industria como desde la Generalitat hubo mucha insistencia en tratar de implicar a la enseña automovilística en los planes estratégicos como palanca para asegurar la inversión en Almussafes en la competición con la alemana Saarlouis. El pasado 22 de junio, Ford anunció su preferencia por la planta valenciana para su nueva plataforma eléctrica en Europa (tiene ya en desarrollo una en Colonia), pero todavía no ha despejado su cronograma de inversiones ni los modelos que pretende fabricar en Valencia. Lo que se sabe es que el plan de transformación se hará esperar más allá de 2026, año límite para la ejecución de proyectos del mecanismo Next Generation de la Unión Europea, base de la financiación del Perte.

La multinacional ha trasladado tranquilidad a las autoridades españolas. La ministra Maroto señaló el pasado 13 de septiembre, en el marco de la Noche de la Economía Valenciana, que organiza la Cámara de Comercio de Valencia, que "la voluntad de Ford de electrificar Almussafes es firme", y garantizó el apoyo gubernamental a la compañía americana. La decisión de Ford ha venido a demostrar que para un fabricante global la opción de recibir unas decenas de millones de ayudas públicas no es determinante si no encaja en sus planes de negocio e inversión inmediatos. A Volkswagen, que tenía en marcha toda su estrategia de electrificación, le ha venido como anillo al dedo.

Foto: El presidente de Pamesa, Fernando Roig. (EFE/Doménech Castelló)

Pero esto no quita que haya empresas que se subieron al carro del Perte con la intención de acceder a los fondos europeos para sus proyectos de inversión y transformación ligados a la cadena de valor de Ford, que puede servirles para mejorar su oferta a otros clientes. El Ministerio de Industria ha tratado de buscar el encaje legal para recuperar algunos de estos proyectos en la convocatoria pendiente de resolver, pero esto no ha sido posible, al tratarse de iniciativas que iban vinculadas a un plan tractor específico, como marcaban las bases.

Segunda ventana de NGEU

La Generalitat valenciana está trabajando en la posibilidad de recuperar algunas de las iniciativas para la segunda fase de distribución de los fondos Next Generation. La ministra de Economía, Nadia Calviño, remitió una carta el pasado mes de julio a los presidentes autonómicos y de las ciudades autónomas invitándoles a aportar propuestas a una adenda al plan de recuperación habilitado durante la pandemia, que prevé presentar este último trimestre. El plazo para recoger ideas, dirigidas a identificar las prioridades sectoriales y proyectos estratégicos para reforzar con créditos disponibles de los fondos europeos, terminaba el pasado 15 de septiembre. La intención del Ejecutivo autonómico que preside el socialista Ximo Puig era aprovechar esta segunda ventana para rescatar proyectos que se han caído del Parte al que renunció Ford. Por ahora, no se ha hecho público el contenido de las propuestas remitidas a Calviño.

Este es el listado completo de grupos empresariales que acompañaban a Ford en el consorcio al Perte para la electrificación de la industria del automóvil: Fivecomm Communications for Future Industry Verticals, Autis Ingenieros, Autotech Engineering, Eines Systems, Gestamp, Grupo Antolín, In Mold Labeling Logistics, Industrias Alegre, Itera Soliciones de Ingeniería, Kautex Textron Ibérica, Nespra Digital Solutions, Nethits Telecom Group, Nuevas Técnicas de Automatización Industrial, Nunsys, Órbita Ingeniería, Plastic Omnium, Power Electronics, Robert Bosch, Robotnik Automation, Sothis, Tecnology Solutions Experts, Televés, Tyris AI, Valencia Módulos de Puerta, Witrac Comunicaciones Inteligentes.

La decisión de Ford Motor Company de renunciar en el último momento a las ayudas europeas del Perte del coche eléctrico ha dejado fuera de los fondos Next Generation a un buen puñado de empresas que decidieron embarcarse en el consorcio junto con la multinacional americana. Un total de 37 razones sociales distintas formaban parte del que fue bautizado como 'Proyecto tractor estratégico para la fabricación del vehículo del futuro, eléctrico y conectado, en Ford España y todas las empresas integrantes de su cadena industrial'. El consorcio llegó a tener preconcedidos 106 millones de euros (37,8 millones en préstamos y 68,5 millones en ayuda directa) de los 267,7 millones que consideraba financiables para su plan de transformación de la cadena de valor. Justo un día antes de finalizar el periodo de alegaciones, con las que podría haber intentado elevar la suma de ayudas, Ford comunicó su renuncia al Perte al no ser capaz de comprometerse en los plazos de ejecución que marca el mecanismo comunitario. Muchos de sus socios se enteraron en el último minuto, algunos de ellos aseguran que prácticamente "por la prensa".

Noticias de Comunidad Valenciana Industria automóvil
El redactor recomienda