Es noticia
Menú
Duro Felguera: la banca rechaza rescatarla y pierde a su director financiero
  1. Empresas
TRAS QUEMAR LOS 120 M DE SEPI

Duro Felguera: la banca rechaza rescatarla y pierde a su director financiero

Los acreedores han denegado la nueva línea de financiación solicitada por la compañía asturiana, que en menos de un año ha quemado los 120 millones concedidos por el Estado

Foto: Oficinas de Duro Felguera en Gijón. (EFE/J.L. Cerejido)
Oficinas de Duro Felguera en Gijón. (EFE/J.L. Cerejido)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Duro Felguera se enfrenta a un otoño complejo después de quemar en menos de un año los 120 millones de euros que le concedió el Ejecutivo de Pedro Sánchez a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). La empresa de ingeniería asturiana ya tiene la respuesta oficial a su última petición de financiación a la banca acreedora, que se niega a concederle el nuevo préstamo que fue solicitado a finales de junio. Además, la compañía, en cuyo consejo hay varios exministros socialistas —como Valeriano Gómez y Jordi Sevilla—, acaba de perder a su director financiero.

Según indican fuentes próximas a las negociaciones entre Duro Felguera y los acreedores, Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Banco Cooperativo y Liberbank han comunicado formalmente a Jaime Argüelles, el consejero delegado de la ingeniería, que rechazan otorgarle los 36 millones adicionales que la compañía necesita para mantenerse operativa de aquí a finales de año. La banca, que ya le ha condonado más de 150 millones de deuda en las sucesivas reestructuraciones llevadas a cabo desde 2017, le ha sugerido que reclame una nueva ayuda al Estado, que tiene a dos representantes en el consejo de administración.

Foto: Sede de Duro Felguera. (EFE)

Cómo adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 23 de junio, Argüelles envió una carta a las entidades financieras en que explicó que, debido a “circunstancias de fuerza mayor ajenas a la compañía”, como la “prolongación del efecto del covid, la subida de la inflación, la guerra de Ucrania y el conflicto de España con Argelia”, su solvencia se había deteriorado “mes a mes”. En otras palabras, que, de no recibir fondos nuevos, no podría cumplir sus obligaciones con los acreedores ni con el plan estratégico pactado con la SEPI para recibir los 120 millones del rescate público.

"Bajo estas circunstancias y realizando las mejores estimaciones, la compañía dispondría de caja operativa hasta finales del presente año 2022, y ello sin contar con el impacto de los costes del proceso de reestructuración operativa de la entidad", reconoce el consejero delegado en la carta enviada a los acreedores. Un documento en el que admite que apenas dispone de 44 millones de liquidez, sin contar el potencial pago de 10 millones por el litigio en el proyecto Hamon/Credendo, que estaba incluido en el plan de viabilidad.

Foto: Sede de Duro Felguera. (EFE)

Argüelles les solicitó 36 millones de euros, cuyo riesgo estaría respaldado al 70% por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Es decir, el Estado. Además, el primer ejecutivo de Duro Felguera les requirió una carencia de un año de los intereses de la nueva línea de financiación y, sobre todo, el aplazamiento hasta octubre de 2023 de la amortización de cinco millones del préstamo participativo que vence a la vuelta del verano. Pero Santander, el principal acreedor, ya le ha respondido que no está dispuesto a abrir de nuevo el grifo, por lo que le invita a acudir a la ventanilla de la SEPI.

Relevo de un ex de Isolux

Esta tensión de liquidez ha coincidido con la renuncia de Rafael Bermejo como director financiero. Bermejo, que asumió estas funciones a mediados de 2020 tras pasar casi 20 años en Sacyr, ha dejado la compañía por motivos personales, según indican fuentes próximas al grupo con sede en Gijón. Un puesto que ha sido una silla eléctrica en Duro Felguera, que entre 2019 y 2020 tuvo a cuatro ejecutivos distintos en esa tarea tan relevante. Le sustituye Jordi Olesti, que ha desarrollado gran parte de su carrera en Isolux Corsán, la primera de las grandes ingenierías españolas que quebró.

Foto: Oficinas de Isolux Corsán en Madrid. (EFE)

Su papel —se incorpora a mediados de octubre— va a ser ahora más relevante si cabe, porque la compañía reconoce que los contratos firmados con sus clientes “no contemplan cláusulas de revisión de precios" para paliar las actuales contingencias derivadas de la inflación, "lo que conlleva en la actualidad a negociaciones con cada uno de ellos para tratar de reequilibrar los impactos negativos sobrevenidos por estas circunstancias adversas”. Un escenario que la guerra de Ucrania no ha hecho más que agravar por el aumento de los costes de producción, lo que ha generado que muchos proyectos se hayan suspendido o se hayan retrasado “sin fecha cierta de inicio”.

Duro Felguera, que ganó 22 millones de euros en 2021 gracias al cobro de litigios, aún no ha hecho públicos los resultados del primer trimestre y del primer semestre del año en curso.

Duro Felguera se enfrenta a un otoño complejo después de quemar en menos de un año los 120 millones de euros que le concedió el Ejecutivo de Pedro Sánchez a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). La empresa de ingeniería asturiana ya tiene la respuesta oficial a su última petición de financiación a la banca acreedora, que se niega a concederle el nuevo préstamo que fue solicitado a finales de junio. Además, la compañía, en cuyo consejo hay varios exministros socialistas —como Valeriano Gómez y Jordi Sevilla—, acaba de perder a su director financiero.

Duro Felguera SEPI ICO Noticias del Banco Santander
El redactor recomienda