Es noticia
Menú
La misión casi imposible de comprar hielos: "He ido dos días al súper y no había ninguna bolsa"
  1. Empresas
Limitan el número a los consumidores

La misión casi imposible de comprar hielos: "He ido dos días al súper y no había ninguna bolsa"

El repunte de los precios de la electricidad y plásticos, unidos a unos almacenes a medio gas, han hecho que los problemas en las cadenas de suministros se hayan agudizado

Foto: Congelador vacío de bolsas de hielos en un Carrefour de Aluche.
Congelador vacío de bolsas de hielos en un Carrefour de Aluche.

Muchos consumidores están viendo cómo conseguir una bolsa de hielos se ha convertido en una misión casi imposible. Muchos súper de Madrid se están encontrando con un desabastecimiento de este producto que recuerda a otras grandes 'crisis' como la falta de papel higiénico o levadura con los primeros confinamientos al estallar la crisis sanitaria provocada por el coronavirus o, más tarde, con la irrupción de Filomena, la huelga del transporte o la guerra en Ucrania, que dejó los estantes de aceite de girasol sin existencias. Un problema, el de los hielos, que ya empiezan a notar aquellos que buscan los ansiados cubitos y que ha provocado un gran malestar en ciertos usuarios, como una vecina del barrio de Carabanchel que señala a El Confidencial que "he ido dos días al súper y no había ninguna bolsa".

En los establecimientos que sí contaban con bolsas de hielo se veía como, con el paso de los minutos, el 'stock' se reducía, puesto que ya había consumidores buscando bolsas de hielo en otros súper. De hecho, bastaba esperar poco tiempo para ver cómo algunas personas se llevaban el poco producto que había por temor a quedarse sin ellos en los próximos días.

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

Este problema, casi generalizado en la mayoría de establecimientos, ha llevado a algunos a limitar el número de bolsas que cada consumidor puede adquirir. Por ejemplo, en un Carrefour Express de dicho barrio madrileño solo se podía adquirir una bolsa por cliente, mientras que en un Ahorramas, que era de los pocos que contaba con el bien preciado, la cifra ascendía hasta las tres.

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

Una medida que, salvo en el caso de Ahorramas, no ha servido para que sus existencias no se acabaran. Bastaba dar un pequeño paseo por el barrio de Carabanchel para ver como muchos arcones de congeladores presentaban un solo hueco vacío para darse cuenta de que solo faltaba una cosa: las bolsas de hielo. En un Aldi, los consumidores señalaban que llevaban varios días que por las tardes no había. En el Carrefour Express se repetía el mismo escenario. Misma situación que se producía en establecimientos más grandes del grupo francés, puesto que el Carrefour situado en plaza Aluche sufría la misma situación.

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

Desde Mercadona, que también ha sufrido esta situación, señalan a El Confidencial que "hemos procedido a limitar la venta de hielo debido al aumento de demanda por las altas temperaturas que está provocando acaparamientos y que hace que tengamos circunstancias objetivas para hacerlo". Por su parte, desde Lidl han destacado que "seguimos vendiendo las bolsas sin ningún tipo de limitación".

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

Pero ¿por qué se ha llegado a esta situación? El repunte de los precios de la energía tiene gran parte de culpa, puesto que ha provocado que muchos fabricantes hayan paralizado su producción y los que sí la mantienen se han encontrado con un problema añadido: la fuerte demanda. Las altas temperaturas que se han vivido en las últimas semanas han provocado que numerosos consumidores hayan realizado compras más altas de lo habitual y los fabricantes no den abasto con una producción que, a día de hoy, es difícil de incrementar, puesto que muchos reconocen que no es posible al operar ya al 100% de su capacidad.

Desde distintas asociaciones del sector que representan a supermercados e hipermercados destacan la 'tormenta perfecta' que se ha producido para dichos desabastecimientos, puesto a que a los costes de la electricidad se ha sumado una demanda inusualmente alta, que ha agudizado los problemas en la cadena de suministros. De hecho, recalcan que la situación es casi generalizada en todas las regiones, no solo en zonas turísticas o grandes ciudades, enfatizando que se está solucionando y reponiendo en cuestión de horas o de un día, aunque algunas cadenas se han visto abocadas a limitar sus ventas.

placeholder Foto: EC.
Foto: EC.

Carlos Ruiz, director operativo de Hielo Copito, ha señalado en declaraciones a Cadena SER que "ya veíamos venir lo que está sucediendo ahora mismo, la falta de abastecimiento actual". La situación de desabastecimiento es prácticamente total en muchas empresas y tiene pocos visos de solucionarse a muy corto plazo, ya que "intentamos aumentar nuestro almacenaje y tenemos garantizado el servicio a nuestros clientes, pero no podemos coger ninguno nuevo". De hecho, da un dato de la magnitud del problema al destacar que "recibimos entre 500 y 600 llamadas al día de dentro de la Comunidad de Madrid para pedir hielo, pero no podemos atenderles, ya que tenemos que asegurar el abastecimiento a nuestros clientes".

Falta hielo en bares y supermercados

El repunte de los precios de la electricidad ha jugado un papel decisivo, puesto que recalca que muchos han esperado a ver si los precios bajaban y se solucionaba algo la situación, pues "se ha triplicado o cuadriplicado el precio del palé de hielo". La misma situación se vive en otra de las empresas del sector, Hielos Everest. Su responsable de Marketing, Jhonatan Poma, ha afirmado a Onda Cero que, por ejemplo, el precio del plástico de las bolsas se ha multiplicado por hasta 4,5 veces y "las fábricas solo producían de noche por los altos precios de la luz". Además, se suma el temor dentro del sector a que se produjera una nueva ola pandémica, lo que hizo que muchos no produjeran durante el segundo trimestre de este año.

Muchos consumidores están viendo cómo conseguir una bolsa de hielos se ha convertido en una misión casi imposible. Muchos súper de Madrid se están encontrando con un desabastecimiento de este producto que recuerda a otras grandes 'crisis' como la falta de papel higiénico o levadura con los primeros confinamientos al estallar la crisis sanitaria provocada por el coronavirus o, más tarde, con la irrupción de Filomena, la huelga del transporte o la guerra en Ucrania, que dejó los estantes de aceite de girasol sin existencias. Un problema, el de los hielos, que ya empiezan a notar aquellos que buscan los ansiados cubitos y que ha provocado un gran malestar en ciertos usuarios, como una vecina del barrio de Carabanchel que señala a El Confidencial que "he ido dos días al súper y no había ninguna bolsa".

Ucrania Supermercados
El redactor recomienda