Es noticia
Menú
Galán reúne al consejo de Iberdrola tras la polémica de los "tontos" y el caso Villarejo
  1. Empresas
PARA CONVOCAR LA JUNTA

Galán reúne al consejo de Iberdrola tras la polémica de los "tontos" y el caso Villarejo

El presidente de la eléctrica convoca al órgano de gobierno para aprobar el orden del día de la junta general, la primera a la que llegará como imputado por los pagos al comisario

Foto: El consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE/Cabalar)
El consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE/Cabalar)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Iberdrola celebra esta semana el consejo de administración que aprobará el orden del día de la próxima junta general de accionistas, que se celebrará, si no hay cambio de fechas, el próximo 17 de junio. Pero los principales asuntos a tratar serán la polémica surgida después de que su presidente, Ignacio Sánchez Galán, llamara “tontos” a sus propios clientes y la decisión del juez del pasado viernes de mantenerle como imputado por los pagos al comisario José Manuel Villarejo. Dos patatas calientes sobre las que tendrán que pronunciarse sus principales accionistas, como BlackRock, el mayor inversor del Ibex 35.

Según fuentes cercanas a la compañía eléctrica, los consejeros de Iberdrola se reunirán este martes para analizar con carácter general la situación actual del sector energético, pendiente de la decisión del Gobierno de 'topar' el precio del gas, medida que afectará a todas las eléctricas. Pero el objetivo principal de la reunión es aprobar la convocatoria de la junta general de accionistas, que de nuevo se celebrará en la segunda quincena de junio, cerca del final del plazo legal (el día 30 de dicho mes), en contra de lo que era habitual en Iberdrola hasta el pasado año.

La razón de retrasar la junta hasta finales de junio responde a la estrategia del grupo para tratar de conseguir que la Audiencia Nacional cierre la investigación sobre el caso Villarejo, especialmente tras las declaraciones de Galán en sede judicial a finales de enero y las posteriores acusaciones vertidas y la documentación aportada por José Antonio del Olmo, el ‘controller’ considerado el testigo clave que denunció las presuntas irregularidades. Sin embargo, el juez desestimó la semana pasada la última solicitud del presidente de que le liberen de cualquier responsabilidad, por lo que, de no haber un giro radical de los acontecimientos, llegará imputado a la junta.

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE/Kiko Delgado)

Será la primera vez que el ingeniero salmantino se presente ante sus accionistas con este calificativo, por lo que tendrá que rendir cuentas a los grandes inversores. El presidente y Julián Martínez-Simancas, su hombre de confianza y secretario general del consejo, ya han transmitido a los fondos más relevantes que la imputación quedará en nada y que la responsabilidad caerá en todo caso en el anterior jefe de Seguridad, Antonio Asenjo, que estuvo cerca de dos décadas a su lado, y en el propio Del Olmo, por firmar determinadas facturas.

Según fuentes próximas al evento, Galán ha decidido que la junta, con la excusa del covid-19, sea virtual para los pequeños accionistas, pero con un reservado para un grupo selecto de representantes de los fondos que están en el capital de la eléctrica y que sí podrán asistir de forma presencial al acto. De esta forma, el primer ejecutivo quiere tener un trato preferente con los inversores, cuyo voto, dado el número de títulos en su poder, es vital para aprobar su gestión o preguntar por las implicaciones de su imputación para continuar como máximo gestor.

El silencio del PP

Aunque la fórmula es la misma que han usado otras empresas del Ibex 35, como Telefónica, la reciente polémica social por llamar “tontos” a los consumidores que suscriben una de las dos posibles tarifas eléctricas ha terminado de convencer a los gestores de Iberdrola de cerrar el evento al público general para minimizar el riesgo de protestas. Porque la principal empresa de la bolsa española tiene unos tres millones y medio de clientes a los que Galán llamó “tontos” por acogerse al precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC), la opción que hasta el encarecimiento extraordinario del mercado era la más recomendada.

Foto: El presidente de Iberdrola, junto a Nadia Calviño. (EFE/Fernando Alvarado)

La reacción en redes sociales fue furibunda y la mayoría de los partidos políticos criticaron estas declaraciones, con la excepción del PP, con varios exministros en consejos de Iberdrola, que guardó silencio. Ante esta coyuntura, el presidente de Iberdrola pidió “sinceras disculpas en el caso de que alguien se hubiera sentido ofendido el viernes por la noche, 36 horas después de que prendiese el incendio.

Hasta la fecha, el consejo de administración ha respaldado de forma unánime a Galán en su imputación por el caso Villarejo y los accionistas han votado siempre a favor de su gestión, dada la revalorización de la cotización desde que se hizo cargo de la presidencia. El consejo de hoy y la próxima junta del 17 de junio serán otra prueba de fuego para el primer ejecutivo de la eléctrica, enfrentado con el Gobierno de Pedro Sánchez y, ahora, con sus propios clientes e inversores particulares.

Iberdrola no ha respondido a la llamada de este medio para conocer su versión sobre esta información.

Iberdrola celebra esta semana el consejo de administración que aprobará el orden del día de la próxima junta general de accionistas, que se celebrará, si no hay cambio de fechas, el próximo 17 de junio. Pero los principales asuntos a tratar serán la polémica surgida después de que su presidente, Ignacio Sánchez Galán, llamara “tontos” a sus propios clientes y la decisión del juez del pasado viernes de mantenerle como imputado por los pagos al comisario José Manuel Villarejo. Dos patatas calientes sobre las que tendrán que pronunciarse sus principales accionistas, como BlackRock, el mayor inversor del Ibex 35.

Ignacio Sánchez Galán Noticias de Iberdrola BlackRock Junta General de Accionistas
El redactor recomienda