Santander pierde el juicio contra Orcel y le tendrá que indemnizar con 68 M
  1. Empresas
Proceso que ha durado dos años

Santander pierde el juicio contra Orcel y le tendrá que indemnizar con 68 M

La entidad, que recurrirá la decisión, ha perdido la demanda que presentó el directivo tras dejar el banco sin efecto su nombramiento como CEO. Queda descartada la vía penal que pedía el italiano.

Foto: Andrea Orcel. (Reuters/Olivia Harris)
Andrea Orcel. (Reuters/Olivia Harris)

Banco Santander ha perdido el juicio contra Andrea Orcel. La entidad presidida por Ana Botín deberá indemnizar al banquero italiano con 68 millones de euros tras perder la demanda que presentó el directivo a mediados de 2019 cuando el banco español, tras anunciar su nombramiento como consejero delegado en septiembre de 2018, lo dejó sin efecto meses más tarde. No obstante, la entidad recurrirá la decisión del Juzgado de Primera Instancia número 46 de Madrid que declara válido el contrato firmado por ambas partes.

El pago de la indemnización de 68 millones que el banco español deberá afrontar se basa, según la sentencia, en los 17 millones por la prima de su fichaje; 40,8 millones por el sueldo de los dos años y la remuneración no cobrada de UBS (35 millones en concepto de asunción de incentivos a largo plazo y 5,8 millones en conceptos de dos anualidades del salario, lo que está recogido en la cláusula 'retribución objetivo anual'); y 10 millones por daños morales y reputacionales. Además, a estas cuantías se suma el interés legal desde la fecha de presentación de la demanda más dos puntos desde la fecha de la sentencia. El ejecutivo italiano trató de llevar su disputa con Banco Santander por la vía penal, pero esta posibilidad fue desestimada por el juez. Andrea Orcel rebajó, pocos antes del juicio, la cantidad inicial solicitada de 112 millones de euros y renunció a ser nombrado 'número dos' de la entidad española.

Foto: Jaime Pérez Renovales, secretario del consejo de Santander. (E. Villarino)

El juez sostiene que el contrato "es válido y perfecto, ya que en él se contiene oferta de una parte, aceptación de contra, con el consiguiente consentimiento de ambas partes a cambio de una retribución y una causa" y menciona como prueba los mensajes de Ana Botín en la red social Twitter, donde manifestó que "Andrea Orcel ha sido nombrado Consejero Delegado del Grupo".

Tras conocer la sentencia, Banco Santander ha mostrado su discrepancia con la sentencia. "Respetamos las decisiones judiciales, pero estamos en total desacuerdo con la sentencia conocida hoy. El consejo de Santander confía en ganar el recurso que presentaremos ante la Audiencia Provincial, como ya ha ocurrido en las dos querellas penales planteadas en los tribunales en relación con este asunto", afirma la entidad en un comunicado.

Santander ha sostenido, a lo largo del proceso, que la carta de oferta que enviaron a Orcel no era un contrato válido al no ser aprobada ni por su consejo ni por su junta de accionistas; y destacó que su fichaje estaba sujeto a la evaluación de idoneidad del Banco Central Europeo (BCE). El último testigo en declarar durante el juicio ha sido el secretario del consejo del banco español, Jaime Pérez Renovales, quien defendió el 20 de octubre que el financiero italiano no llegó a estar nunca contratado por parte de Santander y que este se mostró inflexible en la negociación del 'buy out' (bonus diferido que una entidad paga de un banquero para facilitar su fichaje. Tanto Renovales como el directivo de Recursos Humanos del grupo que declaró, Roberto di Bernardini, señalaron que el italiano pidió a última hora dos millones a los 35 millones del 'buy out' por el dividendo y los intereses que iba a dejar de percibir en acciones del banco suizo.

La justicia ha rechazado el intento de Orcel de derivar el caso por la vía penal

Pero el juez considera que el Banco Santander no ha acreditado que el hecho de que Orcel perdiera todo el bonus de UBS supusiese un cambio de las condiciones en las que se aprobó la carta oferta inicial, tal y como defendía la entidad. Es más, en la sentencia afirma que "puede entenderse que el Banco Santander era consciente de la posibilidad de que UBS no le pagara nada, como resulta del correo remitido por la Sra Botín al Sr Orcel".

Aquí el juez cita textualmente un extracto del correo electrónico en el que la presidenta del banco dice: "Hay una línea que tenía reservada para Axel [Weber, presidente de UBS]: si deciden que no te pagan nada porque somos competidores entonces es bueno saberlo y que no pueden ser asesores estratégicos nuestros -eso es irrefutable y una manera elegante de decir las cosas claras". El juez señala que "de ese correo no se deduce, en modo alguno, que, en esa eventualidad, el B.S. se replantearía seguir adelante".

Daños morales

El magistrado sostiene que los 10 millones por daños morales y reputacionales no se consideran excesivos. "Atendiendo a la evidencia de que el prestigio y formación del Sr. Orcel eran sumamente considerados en el ámbito bancario europeo, a las elevadas expectativas que había albergado de ser incorporado al Banco Santander como consejero delegado, puede entenderse que la decisión en contra por parte del banco, le produjera una considerable frustración, desasosiego, incertidumbre y un cierto descrédito en el ámbito bancario, por lo que claramente se considera que la situación creada por Banco Santander produjo un evidente daño moral".

El directivo italiano, ahora al frente de Unicredit, recibe la sentencia tras una disputa legal que se ha ido alargando más tiempo del previsto, debido a los distintos aplazamientos que ha sufrido el juicio. El último, antes de este verano, estuvo motivado por la imposibilidad de que el presidente de UBS, Axel Weber, y el director global de compensaciones de la entidad suiza pudiesen declarar por videoconferencia.

La polémica de Banco Santander con Andrea Orcel se remonta a finales de octubre de 2018, cuando la entidad española notificó al organismo supervisor de la bolsa española el fichaje del italiano como consejero delegado y, menos de tres meses después, comunicó que no cerraba su contratación.

Andrea Orcel Ana Patricia Botín
El redactor recomienda