cumple su amenaza

Orcel demanda al Santander por incumplir el contrato y pide hasta 100 millones

El financiero italiano ya ha formalizado su demanda contra el Santander tras la cancelación de su fichaje como consejero delegado de la entidad bancaria que preside Ana Botín

Foto: Ana Botín, presidenta del Banco Santander (c), junto a Andrea Orcel (i) y José Antonio Álvarez, actual CEO. (Santander)
Ana Botín, presidenta del Banco Santander (c), junto a Andrea Orcel (i) y José Antonio Álvarez, actual CEO. (Santander)

Andrea Orcel cumple su amenaza. El banquero italiano ha abierto la batalla legal contra Banco Santander. El ex alto ejecutivo de UBS ha formalizado su demanda contra la entidad presidida por Ana Botín tras la cancelación de su fichaje como consejero delegado.

El banquero transalpino exige en su demanda el cumplimiento de contrato por parte del Santander, o en su lugar daños y perjuicios por una cantidad de algo más de 100 millones de euros, incluyendo el sueldo que dejó de cobrar en UBS y el que podría haber percibido en el Santander, según fuentes conocedoras. La entidad financiera se ha puesto en manos de Uría Menéndez, bufete de cabecera del banco, para diseñar la defensa del que ya es uno de los pleitos más importantes de la historia del grupo cántabro, mientras que a Orcel le representa el despacho De Carlos Remón.

La no contratación de Orcel fue anunciada por el propio Santander el pasado 15 de enero para sorpresa de todo el sector financiero. La entidad bancaria, que había anunciado su fichaje meses atrás, explicó que para contratarle tendría que pagarle una indemnización de más de 50 millones de euros, "un coste inaceptable", según dijo entonces. El banco creía que UBS, compañía a la que hasta entonces pertenecía Orcel, sería la que se haría cargo de esa cláusula, algo que la entidad suiza rechaza.

En su demanda, Orcel reclama inicialmente que se cumpla el contrato pactado con la entidad en septiembre del año pasado, con una carta en la que se detallaban las condiciones económicas y las condiciones del acuerdo. Podría darse el caso —improbable— de que el tribunal ordenara que fuera finalmente contratado por Santander. La opción más probable es que quedara en suspenso y se fijara una indemnización por daños y perjuicios, en caso de que el tribunal estime las peticiones de Orcel.

Oferta rechazada

Tras dar marcha atrás con el fichaje, Santander explicó que "el coste para compensarle por su retribución diferida a lo largo de siete años, y otros beneficios que le correspondían por su puesto anterior, sería una suma significativamente mayor que la prevista inicialmente por el consejo en el momento del anuncio de su nombramiento". Para tratar de encarrilar la situación, el banco que preside Botín le ofreció un puesto de asesor con un jugoso salario, oferta que fue rechazada por el italiano.

El pasado enero, el diario británico 'Financial Times' ya reveló que Orcel estaba estudiando acciones legales contra el Santander. El banquero aseguraba tener una carta en la que el banco español le garantizaba el abono de una prima de contratación de 50 millones, cantidad que compensaría el bonus que el italiano dejaba de ganar tras abandonar la compañía suiza. Según adelantó el propio Orcel en la entrevista con el FT: "No soy de los que dejan pasar las cosas si creo que no es lo correcto".

Tras el fichaje frustrado de Orcel, Santander optó por revalidar a José Antonio Álvarez como consejero delegado. La entidad tuvo que retrasar la presentación de su plan estratégico.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios