Sylvia Ramírez: "La felicidad es un derecho, no una obligación, y como tal hay que exigirlo"
  1. Empresas
WOBI 2021

Sylvia Ramírez: "La felicidad es un derecho, no una obligación, y como tal hay que exigirlo"

La experta en felicidad ofrece una 'masterclass' con algunas de las ideas clave para ganar en bienestar mental durante el World Business Forum Madrid 2021

Foto: Sylvia Ramírez durante su intervención en el WOBI 2021. (David Vega)
Sylvia Ramírez durante su intervención en el WOBI 2021. (David Vega)

La mayor parte de nuestras vidas nos la pasamos pensando qué hay que hacer para ser feliz sin encontrar una respuesta clara. De hecho, lo importante en cuestión no es hallar una solución, sino más bien hacerse las preguntas adecuadas. Así lo cree Sylvia Ramírez, profesora de posgrado en Felicidad, Liderazgo, Marca Personal y Psicología del Consumidor, quien participó en el segundo día del World Business Forum Madrid 2021 para inspirar a los asistentes y que su búsqueda de la felicidad, pues como ella misma reconoció "todos la buscamos", fuera mucho más fácil y efectiva.

"La felicidad se reduce a un asunto topográfico: en la vida lo crucial es entender dónde se ha parado, cómo y con quién y, en la medida de lo posible, adecuarse a lo mejor". Así arrancó su conferencia en el WOBI 2021, del que El Confidencial vuelve a ser 'media partner' un año consecutivo más, mientras sonaba 'Don't Worry, Be Happy', toda una declaración de intenciones. "¿Qué hace que haya gente que sea feliz y que otras, sin embargo, por mucho que se empeñen nunca consigan serlo? La manera más eficaz pasa por hacerse mejores preguntas, y no afanarse en encontrar tantas respuestas".

"No hay que caer en el mito de que debemos dar un giro total a nuestra vida para estar satisfechos"

Ramírez es autora de grandes 'best-sellers' sobre la felicidad y el bienestar en el entorno corporativo. No en vano, su mayor éxito, 'Felicidad a prueba de oficinas' fue recomendado por la edición española de la revista 'Forbes'. Su pensamiento gira en torno, como decíamos, de preguntas, pues "crean el marco de nuestra realidad y tienen el poder de ponernos en otro nivel mucho más alto".

Foto: Richard Boyaztis durante su intervención en el World Business Forum Madrid 2021. (David Vega)

La 'coach' recurrió a figuras de la cultura como Will Smith, que curiosamente interpretó aquella célebre película llamada 'En busca de la felicidad' (2006). El actor, siempre que entra a un rodaje, se hace la misma pregunta, según Ramírez: "¿Cómo podría actuar yo en este momento para que fuera más mágico?". Otro de los nombres propios que destacó fue el de Jim Kwik, uno de los entrenadores mentales y experto en memoria de los intérpretes en Hollywood, quien en su profesión siempre recala en cómo podría impactar lo que hace para la gente a largo plazo.

El derecho de ser felices

"La felicidad es un derecho, no una obligación y, como tal, toda persona tiene el derecho de exigirlo", sentenció la experta justo después. "No se puede llegar a una conclusión, ya que es un concepto universal que cada uno interpreta a su manera. Eso sí", avisó, "no es lo mismo ser feliz que estar contento", entendiendo esto último como un estado momentáneo, pero muy fugaz, en el cual hemos podido sentirnos muy satisfechos. Por ello, con el ánimo de despejar dudas e inspirar al público sobre cuál es ese camino orientado a obtener el máximo bienestar vital y profesional, Ramírez se propuso desmontar varios mitos.

"Nuestro nivel de felicidad viene determinado en un 50% por los genes, un 40% de las decisiones que tomamos y un 10% de nuestras circunstancias"

Uno de ellos es la presuposición de que algo nos tiene que hacer muy felices o muy desgraciados. En este sentido, la ponente quiso poner en valor "un estado de ánimo neutro o normal" para hacer frente tanto a lo bueno o a lo malo que pueda venir. El segundo mito es que, en contra de lo que se suele pensar, "no hay que dar un giro total a nuestra vida para estar satisfechos". Ella misma pone el ejemplo de cuando decidió cambiar totalmente de profesión y dedicarse al 'coaching' y a la psicología: "Hace nueve años cambié de vida, renuncié a mi profesión de abogada. Tenía 29 años", aseguró. "No hace falta tomar decisiones muy radicales, tan solo atender a lo pequeño".

Foto: Santiago Álvarez de Mon durante el WOBI 2021 Madrid. (David Vega)

Y de tomar decisiones fue, precisamente, el siguiente tema de su intervención. Ramírez ha colaborado en diversos estudios sobre felicidad que han reflejado algunas conclusiones importantes en cuanto a este tema: "Nuestro nivel de felicidad en la vida viene determinado en un 50% por los genes, un 40% de las decisiones que tomamos y un 10% de nuestras circunstancias". A partir de esta relación estadística, fue girando el resto de su intervención, que también estuvo marcada por el modo en el que nos hablamos a nosotros mismos.

"Los humanos tenemos una compulsión angustiosa por el dolor, nos encanta sufrir a pesar de que sea contraintuitivo"

"Así como uno hereda de sus padres el color de pelo o de piel, también existe una memoria emocional", aseveró Ramírez. "Si tú recuerdas el perfil emocional que tenía tu abuela materna..., posiblemente llegues a la conclusión de que hay una narrativa que se volvió atávica en tu clan familiar. Piensa, si no, en quién eras antes de que tus padres nacieran".

Foto: Daniel Lamarre durante su conferencia.

Por otro lado, también habría que hablar del dolor y cómo gestionamos las emociones negativas. "Los humanos tenemos una compulsión angustiosa por el dolor, nos encanta sufrir a pesar de que sea contraintuitivo", recalcó la experta. "El dolor desencadena una serie de sensaciones muy intensas que pueden volverse adictivas. De ahí que el antónimo de felicidad no sea exactamente una mera 'tristeza', sino que los humanos preferimos en muchas ocasiones sufrir a estar aburridos". Lo que hay que hacer, según Ramírez, "es controlar la narrativa que hay en tu cabeza".

Foto: Mónica Flores, durante su ponencia. (WOBI)

"No te fijes metas imposibles y no escuches al autosaboteador que llevas dentro", concluyó Ramírez. "Tienes que tener un plan, aun cuando no sepas qué hacer en el momento, tú debes dar a lo que haces un sentido. Cuando uno tiene un plan, las cosas que no le gusta hacer se vuelven especiales". Por tanto, "muchas veces estamos inmersos en rutinas que no nos gustan o relaciones que nos desagradan", pero lo que hay que tener claro es que "debemos dar un propósito a nuestras acciones".

Empresas World Business Forum Madrid Hollywood Forbes
El redactor recomienda