Ardian compra la teleco rural Adamo por 800 millones en una dura subasta
  1. Empresas
DESINVERSIÓN DE EQT

Ardian compra la teleco rural Adamo por 800 millones en una dura subasta

El fondo de capital riesgo francés se hace con el operador de telecomunicaciones especializado en zonas despobladas propiedad de EQT desde el año 2016

Foto: Foto: Adamo.
Foto: Adamo.

Ardian acaba de dar un golpe encima de la mesa en el sector de las telecomunicaciones en España. El fondo francés de capital riesgo se ha hecho con la mayoría de Adamo, el operador de fibra óptica especializado en zonas rurales, que estaba en manos del 'private equity' escandinavo EQT, dueño de Idealista. La adquisición del 80% del capital supera los 800 millones de euros.

Según han confirmado fuentes financieras, Ardian se ha impuesto en la puja organizada por EQT a Onivia, Infravia y GI Partners, que el pasado 7 de octubre presentaron las ofertas finales por la compañía de telecomunicaciones. Pese a que Onivia, participada por los también fondos Macquarie, Aberdeen y Daiwa, tenía el cartel de favorita, tras adquirir por 390 millones cerca de 1,1 millones de clientes a MásMóvil, el equipo directivo ha preferido el planteamiento estratégico de Ardian.

Foto: Pixabay

De esta forma, Ardian, dirigido en España por Gonzalo Fernández Albiñana, se estrena en el sector de las telecomunicaciones después de haber invertido en energías renovables. Se trata sin duda de la primera gran inversión del fondo francés tras haber intentado sin suerte la compra de Telxius, Pastos Gallo o las clínicas Eugín.

EQT, asesorado por UBS e ING, compró Adamo en 2016. La compañía cuenta con 10.000 kilómetros de fibra óptica que da servicio a 600 poblaciones de Madrid, Cataluña, Asturias y Sevilla. El grupo contaba con cerca de un millón clientes al cierre de 2020 tras haber llegado a acuerdos con MásMóvil, Viesgo y Telecable, y haber adquirido Fibranet y Fibramedios. Pero sus objetivos son muy agresivos para los próximos cuatro años gracias a que en 2020 logró la adjudicación de una gran parte del plan PEBA (Plan de Extensión de Banda Ancha) que había convocado el Gobierno, a través del Ministerio de Asuntos Económicos, para otorgar subvenciones al despliegue de fibra en zonas rurales.

Foto: La presidenta de REE, Beatriz Corredero. (EFE)

Sorprendentemente, Adamo se adelantó a Telefónica, que había sido la ganadora habitual de estas convocatorias. La compañía de EQT, ya de Ardian, se adjudicó casi el 70% del programa, con subvenciones por 72 millones y un compromiso de inversión de 165 millones. Para este despliegue, la sociedad refinanció este verano su deuda, con un crédito de 600 millones.

El fondo sueco de la familia Wallenberg, liderado en España por Asis Echániz, tiene otras inversiones significativas como Parkia, Idealista, adquirida hace un año por 1.300 millones, y Freepiik. Antes también tuvo participaciones en Islalink (cables submarinos), Trados (carreteras), Igenomix, vendida el pasado mes de julio al grupo sueco Vitrolife por 1.250 millones.

La compraventa de Adamo pone de relieve el gran interés de los fondos de capital riesgo por las redes de telecomunicaciones. Todo comenzó con la venta de Ufinet, la antigua filial de Unión Fenosa, en 2018 por parte de Cinven, una operación que hizo de oro a sus directivos. Este fondo retuvo la parte latinoamericana, mientras que Antin se quedó con la española y constituyó la compañía denominada Lyntia. Después, MásMóvil ha traspasado dos tramos de su fibra por 418 millones y en 2020 creó una 'joint venture' con Orange para desplegar entre 2,2 y 2,75 millones de accesos de fibra entre 2020 y 2023.

EQT Telecomunicaciones UBS
El redactor recomienda