El Puerto de Barcelona acelera su ampliación en pleno bloqueo político de la de Valencia
  1. Empresas
PULSO POR EL MEDITERRÁNEO

El Puerto de Barcelona acelera su ampliación en pleno bloqueo político de la de Valencia

El enclave catalán inicia la difusión comercial de su proyecto con el objetivo de tener finalizado en 2030 un nuevo megamuelle de descarga al norte del paraje de La Ricarda

Foto: Proyecto de ampliación del Puerto de Barcelona en 2030.
Proyecto de ampliación del Puerto de Barcelona en 2030.

El Puerto de Barcelona ha empezado a dar impulso a su proyecto de ampliación por el sur en pleno bloqueo político del millonario plan de expansión en Valencia. El enclave catalán licitó la pasada primavera la redacción de la cuarta fase de uno de los nuevos muelles, el 'Adossat', en lo que es un paso más en el guion trazado para colmatar sus diques este y sur. La zona de mayor capacidad se instalaría sobre el año 2030 en la zona sur, con una nueva terminal de contenedores con conexión ferroviaria y una ampliación del muelle del Prat, colindando con el paraje del Estany de la Ricarda, el mismo que ha suscitado la polémica sobre el proyecto de ampliación del Aeropuerto del Prat.

A la vez que va dando pasos en la tramitación administrativa, la Autoridad Portuaria de Barcelona ha iniciado la labor comercial de difundir sus planes de expansión con el fin de ir posicionándose en el sector portuario. Lo hizo esta semana en el Hotel The Westin de Valencia en una jornada bajo el título 'Mediterranean Ports and Shipping 2021', organizada por la Autoridad Portuaria de Valencia (Valenciaport).

El evento reunió a cerca de tres centenares de navieros, transitarios, operadores de terminales o representantes de las Administraciones Públicas. Barcelona acudió con su propia parafernalia, incluido un panel en el que el puerto catalán se presenta como principal nodo de conexión marítimo-terrestre entre España y Europa, con enlaces a Zaragoza, Madrid, Sevilla, Málaga y el norte del país y con las principales capitales europeas. En ese panel, el Puerto de Valencia, líder actualmente en transporte de contenedores 'import-export', ni siquiera aparece. Menos aún el trazado del corredor mediterráneo.

Foto: Tramo al sur del puerto de Valencia en el que se ejecutará la intervención. En rosa, la zona donde se dragarán las arenas finas.

Aunque En Comú Podem, el partido de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha mostrado oposición a la ampliación portuaria, el recinto ha seguido dando pasos sin la oposición de las formaciones que actualmente gobiernan la Generalitat catalana. Por contra, la resistencia de Compromís y Podemos, que han hecho del rechazo a extensión valenciana una de sus banderas políticas, tiene bloqueada la adjudicación de la concesión a Terminal Investment Limited (TIL), filial de MSC, del nuevo muelle norte, un proyecto que casi duplicará la capacidad de carga y descarga en Valencia, lo que lo situaría como la gran referencia logística del Mediterráneo Occidental.

Las razones de la oposición están relacionadas con el impacto que la sucesiva construcción de diques ha tenido sobre las playas del sur, en especial con las arenas vírgenes de El Saler, y su posible efecto a largo plazo sobre la Albufera la franja costera sigue retrocediendo por la falta de sedimentos (efecto sombra). Pero a este razonamiento, se suma un discurso antipuerto más global que se ha instalado en las formaciones a la izquierda del PSOE, de las que depende en la Generalitat. Compromís, además, controla la alcaldía de Valencia a través de Joan Ribó.

Foto: Muelles del Puerto de Valencia. (EFE)

El consejo de administración del puerto valenciano, un organismo con autonomía de gestión, no se decide a dar luz verde a la concesión, que, en realidad, significaría colmatar la lámina de agua dentro de diques que ya están construidos y cuyo coste ascendió a 200 millones de euros, cerca de 70 financiados con fondos europeos. El presidente de Valenciaport, Aurelio Martínez, y los consejeros han reclamado informes adicionales para intentar blindarse jurídicamente convencidos de la adjudicación llevará aparejada un recurso contencioso de los colectivos contrarios al proyecto, liderados por la Comissió Ciutat-Port València.

En esta situación de bloqueo, los pasos que Barcelona está dando para acometer su expansión son vistos con preocupación en el entorno portuario valenciano. "Allí nadie dice nada por el posible impacto en La Ricarda. Esquerra Republicana de Catalunya se cuida mucho de posicionarse en contra", dice una fuente cercana a Valenciaport.

Los sectores económicos con intereses en el negocio portuario defienden los beneficios en términos de empleo y riqueza de la ampliación portuaria. Pero tampoco han sido capaces de generar un relato de medidas paliativas y de compensación a los impactos sobre la ciudad y el entorno natural del sur que amortigüe los argumentos de la oposición conservacionista.

El Puerto de Barcelona ha empezado a dar impulso a su proyecto de ampliación por el sur en pleno bloqueo político del millonario plan de expansión en Valencia. El enclave catalán licitó la pasada primavera la redacción de la cuarta fase de uno de los nuevos muelles, el 'Adossat', en lo que es un paso más en el guion trazado para colmatar sus diques este y sur. La zona de mayor capacidad se instalaría sobre el año 2030 en la zona sur, con una nueva terminal de contenedores con conexión ferroviaria y una ampliación del muelle del Prat, colindando con el paraje del Estany de la Ricarda, el mismo que ha suscitado la polémica sobre el proyecto de ampliación del Aeropuerto del Prat.

Barcelona Valencia Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda