Sabadell justifica el ERE por un desplome de las operaciones de clientes en las sucursales
  1. Empresas
NEGOCIA LA SALIDA DE 1.900 EMPLEADOS

Sabadell justifica el ERE por un desplome de las operaciones de clientes en las sucursales

La entidad argumenta ante los sindicatos que la caída de las operaciones alcanza ya el 69% en cuatro años. Propone la salida de 1.900 trabajadores y el cierre de 320 oficinas

Foto: Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell. (EFE)
Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Banco Sabadell y los sindicatos están en la fase inicial de negociaciones del expediente de regulación de empleo (ERE) y, como es habitual en estos casos, son momentos de tensión. La entidad catalana ha puesto encima de la mesa para justificar el ‘tijeretazo’ que la operativa en la red de sucursales ha acelerado su desplome en el último año y medio.

En concreto, Sabadell expone en el informe técnico incluido en la mesa de negociación del ERE que ha registrado una caída del 69% en el número de operaciones realizadas desde 2017, y que este se ha acelerado con el coronavirus. El número de principales operativas en oficina cayó entre 2019 —antes de la pandemia— y la primera mitad de 2021 un 53%. Desde el banco, no hay comentarios al respecto.

Foto: César González-Bueno, consejero delegado de Banco Sabadell. (EFE)

La caída se produce todos los años, aunque se ha acentuado con la pandemia. El mayor descenso se registra en la actualización de libretas, del 92%, seguido por los ingresos en efectivo, del 82,7%, y los reintegros, del 76,2%. El retroceso en la actividad está en torno al 65% en ingresos de cheques y en pago de talones, mientras que es del 47% en traspasos de efectivo en cajero.

En los últimos cuatro años, además, habría habido un incremento del 84% al 92% en el acceso digital de los clientes. No obstante, empleados de banca suelen recordar que estas cifras que exhibe el sector están infladas por operaciones digitales que, en realidad, se realizan desde las sucursales para ayudar al cliente, ya sea porque son oficinas sin caja o porque los trabajadores han recibido órdenes en esta dirección.

Menos infraestructura

Con estas cifras, Banco Sabadell argumenta que necesita realizar un recorte de sus capacidades en medio de un contexto en el que la entidad no es rentable. Es decir, el retorno sobre fondos propios (ROE) está cerca del 3%, lejos del que exigen los inversores (coste del capital), que oscila entre el 8% y el 10%.

Conforme se ha ido reduciendo la actividad, también lo ha hecho la plantilla. Solo en el primer trimestre salieron 1.800 personas mediante prejubilaciones en un proceso consensuado con los sindicatos. Sin embargo, la entidad asegura que la carga de trabajo por operativa en las oficinas se ha reducido entre 2017 y 2020 en un 36,4%, tendencia que continúa en 2021 con un descenso adicional del 9,1%.

El banco ha puesto encima de la mesa una propuesta de ERE de 1.936 salidas de empleados, de los que 1.639 estarían en la red, el 85%. En este ajuste, Sabadell cerraría 320 oficinas, el 21%, además de reducir la actividad en otras 176 sucursales. Para estas plantea que sean lo que denomina internamente 'cajas en avanzada', con menor actividad y horario de apertura, según la demanda y necesidades que considere la entidad.

Foto: César González-Bueno, consejero delegado del Sabadell. (EFE)

Los sindicatos están en una posición inicial beligerante. CCOO ha criticado en una nota de prensa que el banco no aproveche la fase previa de la negociación, que dura hasta el 14 de septiembre, como dice formalmente el convenio colectivo, para abrir vías alternativas al ERE o para minimizarlo. “Ignorarlo evidencia mala fe negociadora justo al inicio de esta fase previa y, sobre todo, una falta de respeto hacia la representación legal y la plantilla”, asegura el sindicato.

Los sindicatos también critican que el banco quiera realizar despidos cuando ha contratado 200 personas en 2021 y está externalizando algunos trabajos como la gestión de la morosidad. Asimismo, exigen voluntariedad y que el ajuste se haga con un sistema de prejubilaciones y bajas incentivadas que sería posible, ya que hay 2.000 trabajadores en el banco con más de 55 años.

El banco justifica las 200 contrataciones de este año en que son incorporaciones que aportan un objetivo de margen adicional y que son perfiles jóvenes que cumplen con la meta de rejuvenecer un colectivo estratégico. Asimismo, se abre a que apenas haya salidas de empleados por debajo de los 56 años, y ha aceptado preservar a los mayores de 55 años en los colectivos de gestores avanzados y centro corporativo para no estar incluidos en el ERE, lo que supone la primera concesión a los sindicatos en el proceso de negociaciones.

Banco Sabadell y los sindicatos están en la fase inicial de negociaciones del expediente de regulación de empleo (ERE) y, como es habitual en estos casos, son momentos de tensión. La entidad catalana ha puesto encima de la mesa para justificar el ‘tijeretazo’ que la operativa en la red de sucursales ha acelerado su desplome en el último año y medio.

Sindicatos
El redactor recomienda