Vuelven las fusiones: la banca mediana recibe presiones del mercado y el supervisor
  1. Empresas
"primera línea de defensa ante la crisis"

Vuelven las fusiones: la banca mediana recibe presiones del mercado y el supervisor

La baja rentabilidad —actual y proyectada— hace que las entidades medianas estén de nuevo en las quinielas de cara a posibles fusiones. Sabadell e Ibercaja, en el foco

placeholder Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)

La banca española vuelve a hablar de fusiones. Tras el parón provocado por las dos grandes operaciones acordadas en 2020 —CaixaBank-Bankia y Unicaja-Liberbank— las posibles operaciones corporativas han vuelto a aflorar en las últimas semanas. Si el año pasado el detonante fue la necesidad de unir fuerzas para resistir a la crisis del covid, la baja rentabilidad está detrás de las últimas presiones recibidas por el sector, en especial los bancos medianos.

Así lo explicaba el pasado viernes el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos: "La rentabilidad es fundamental para la estabilidad financiera. El beneficio de los bancos es la primera línea de defensa ante la crisis. Un sector bancario no rentable nos acabaría generando un problema de estabilidad financiera".

Foto: José Ignacio Goirigolzarri (i), presidente de Bankia; Ana Botín (c), presidenta del Santander; y Carlos Torres (d), presidente de BBVA. (EFE)

Este mensaje no es nuevo, pero sí cobra especial relevancia en un entorno como el actual, en el que muchos grupos bancarios españoles tienen planes estratégicos en los cuales reconocen que no van a cubrir el coste de capital a medio plazo. Es el caso de Sabadell, cuyo objetivo para 2023 es de un RoTE (rentabilidad sobre capital tangible) del 6% en 2023; CaixaBank, que espera ganar un 8% en 2022; Unicaja y Liberbank que anunciaron una meta "formal y conservadora" del 6% en 2023; e Ibercaja, que se propone ganar un 7% dentro de dos años y medio. El coste de capital se sitúa entre el 8% y el 10% en función del perfil de la entidad.

La semana pasada también abordó esta problemática el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos: "Las fusiones y adquisiciones juegan un papel clave para mejorar la rentabilidad, aunque no son un objetivo en sí mismo. Si se mantienen estos niveles bajos de rentabilidad, se erosionará la solvencia".

Candidatos

Una de las entidades en el foco del mercado es Banco Sabadell. La presentación del nuevo plan estratégico ha hecho que surjan nuevos rumores sobre posibles fusiones a medio plazo y otros que insisten en la posible venta de su negocio en Reino Unido, TSB. La entidad liderada por César González-Bueno ya negoció una integración con BBVA el año pasado, que se frustró por diferencias en el precio. El banquero madrileño descarta hoy por hoy y espera superar el objetivo del plan estratégico: "Este es un plan en el que creemos y ese 6% no es nuestro punto de llegada, que va mucho más allá. Veo una vía en solitario ilusionante para el banco, con mejoras en todos los parámetros de rentabilidad".

El otro grupo en las quinielas es Ibercaja, ya que su principal accionista, la Fundación Ibercaja tiene que bajar del 50% del capital a finales del próximo año, ya sea con una salida a bolsa u otro tipo de operación corporativa. La entidad reiteró en la reciente presentación de su plan estratégico que solo contempla seguir en solitario y señaló que su rentabilidad proyectada no está tan lejos de su coste de capital.

placeholder El CEO de Banco Sabadell, César González-Bueno. (EFE)
El CEO de Banco Sabadell, César González-Bueno. (EFE)

El grupo aragonés interesa a prácticamente todos sus competidores. Siempre ha estado en el foco de CaixaBank y Abanca vería con buenos ojos una unión. También se habló en el pasado de una fusión a tres junto a Unicaja y Liberbank, pero el equilibrio de poderes lo hace complicado. Kutxabank tampoco parece dispuesto a ninguna operación en la que sus accionistas —fundaciones bancarias— se diluyan.

Ante este escenario, lo que pronostican los expertos es posibles operaciones corporativas a medio plazo con aquellos bancos medianos que se encuentren piedras en el camino y sean incapaces de mejorar su rentabilidad, con grandes grupos como Santander, BBVA y CaixaBank como potenciales consolidadores. Por su parte, Abanca y Bankinter seguirán participando en operaciones de menor tamaño para ganar volumen, como las que han protagonizado en los últimos años.

La banca española vuelve a hablar de fusiones. Tras el parón provocado por las dos grandes operaciones acordadas en 2020 —CaixaBank-Bankia y Unicaja-Liberbank— las posibles operaciones corporativas han vuelto a aflorar en las últimas semanas. Si el año pasado el detonante fue la necesidad de unir fuerzas para resistir a la crisis del covid, la baja rentabilidad está detrás de las últimas presiones recibidas por el sector, en especial los bancos medianos.

Banca Banco Central Europeo (BCE) Banco de España
El redactor recomienda