Los bancos españoles congelan nuevas fusiones hasta los test de estrés
  1. Empresas
CONCENTRACIÓN

Los bancos españoles congelan nuevas fusiones hasta los test de estrés

Después de un frenético 2020, las principales entidades del país han decidido tomarse un respiro antes de abordar una nueva ronda de fusiones que podría llegar a partir de verano

placeholder Foto: José Ignacio Goirigolzarri (i), presidente de Bankia; Ana Botín (c), presidenta del Santander; y Carlos Torres (d), presidente de BBVA. (EFE)
José Ignacio Goirigolzarri (i), presidente de Bankia; Ana Botín (c), presidenta del Santander; y Carlos Torres (d), presidente de BBVA. (EFE)

Los equipos de fusiones y adquisiciones de los bancos españoles han arrancado 2021 en un ambiente casi vacacional. Después del frenético 2020, las principales entidades del país han decidido tomarse un respiro antes de abordar una nueva ronda de fusiones que podría llegar a partir de verano, según fuentes financieras consultadas por este medio.

Los bancos no ven necesidad de entrar en este juego ahora, con las cotizaciones todavía por los suelos y con la morosidad contenida gracias a las medidas de apoyo del Gobierno a familias y empresas. Además, Banco Sabadell, una de las entidades que están en las quinielas ante un posible baile, ha ganado tiempo con el Banco Central Europeo (BCE) con los cambios de gestión anunciados a finales de 2020.

Foto: Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. (Reuters)

La prueba de fuego para la entidad catalana y para el resto del sector llegará en verano con los test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), que se espera sean especialmente duros con los bancos españoles; y con la temporada de turismo, de la que depende la solvencia de buena parte de la cartera crediticia del sector.

Si los resultados en ambos frentes son buenos, las entidades se resistirán a estudiar nuevas fusiones. De lo contrario, el final de 2021 podría ser similar al de 2020.

Así, en apenas cuatro meses —entre septiembre y diciembre— se concentraron más operaciones corporativas que en los años de las fusiones de las cajas. CaixaBank y Bankia acordaron una fusión que dará lugar a la mayor entidad española, con 660.000 millones en activos y la segunda del país incluyendo activos internacionales, por detrás tan solo de Santander.

Junto a ello, Unicaja y Liberbank acordaron su fusión poco antes de que concluyera 2020, en una operación que dará lugar al quinto grupo del país por activos. Estuvo a punto de haber tercera fusión, con las negociaciones entre BBVA y Banco Sabadell que encallaron por los desencuentros de sus cúpulas por el precio.

De cara al futuro, las fuentes consultadas destacan el papel que podría tener Sabadell, por un lado, y las cajas medianas por otro. La entidad presidida por Josep Oliu está orientada actualmente en adaptar su estructura al nuevo consejero delegado, César González-Bueno, fichado a finales de 2020. Este ya ha cambiado la dirección financiera, cerrando el ciclo de Tomás Varela —muy reconocido en el sector— y fichando a su homólogo en Bankia, Leopoldo Alvear.

placeholder Jaume Guardiola (i), Josep Oliu (c) y César González-Bueno (d). (CaixaBank)
Jaume Guardiola (i), Josep Oliu (c) y César González-Bueno (d). (CaixaBank)

Fuentes próximas al BCE señalan que Sabadell ha comprado tiempo gracias a esta remodelación, que se espera dé un nuevo ritmo a la entidad en medio de la pandemia. La entidad presidida por Oliu es una de las más expuestas en España a pymes y regiones turísticas. De momento, tanto esta entidad como BBVA han descartado la opción de una fusión.

Más allá de Sabadell, los quinielas apuntan a los bancos de antiguas cajas, que podrían protagonizar la próxima ronda de fusiones. Todos los ojos apuntan a Ibercaja, la entidad de menor volumen de activos. Sin embargo, la entidad aragonesa se desmarca de las operaciones corporativas al haber ganado tiempo para salir a bolsa —hasta finales de 2022— y tener margen para vender negocios todavía. Este grupo es propietario de un 100% de su Grupo Financiero, que aglutina su gestora de fondos y la aseguradora.

Foto: Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca. (EFE)

Al margen de esta entidad el resto de grupos se miran de reojo como potenciales compradores: Unicaja-Liberbank, Abanca y Kutxabank. El grupo andaluz está 'a priori' menos interesado, al tener pendiente todavía de realizar los ajustes pendientes de su integración.

Abanca es el principal candidato y podría encajar geográficamente en una integración con Unicaja-Liberbank, aunque su mala relación con Manuel Menéndez, del grupo asturiano, dificultan la operación. En el caso de Kutxabank, el banco vasco se niega a cualquier tipo de fusión que no lidere.

Se cruzan intereses divergentes entre jugadores muy alejados. La segunda ronda de fusiones del covid-19 parece todavía muy alejada, salvo que los test de estrés y la crisis fuercen a lo contrario.

Los equipos de fusiones y adquisiciones de los bancos españoles han arrancado 2021 en un ambiente casi vacacional. Después del frenético 2020, las principales entidades del país han decidido tomarse un respiro antes de abordar una nueva ronda de fusiones que podría llegar a partir de verano, según fuentes financieras consultadas por este medio.

Test de estrés
El redactor recomienda