Guindos responde a Calviño por Sareb: “No voy a entrar en comparar herencias”
  1. Empresas
JORNADAS APIE

Guindos responde a Calviño por Sareb: “No voy a entrar en comparar herencias”

El vicepresidente del BCE defiende el papel de Sareb y desliza que fue peor la herencia que él recibió del PSOE como ministro de Economía. Avala los ERE de las fusiones

placeholder Foto: Luis de Guindos, vicepresidente del BCE. (Reuters)
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE. (Reuters)

Luis de Guindos devuelve el dardo a Nadia Calviño. El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y exministro de Economía durante el Gobierno de Mariano Rajoy ha respondido a las críticas lanzadas hace un par de días por la vicepresidenta del Gobierno a raíz de la crisis de Sareb. "No voy a entrar en comparación de herencias", ha señalado en unas jornadas organizadas por la APIE (Asociación de Periodistas de Información Económica), con el patrocinio de BBVA.

El banquero español ya ha sido crítico en innumerables ocasiones con la "herencia" que recibió como ministro de Economía del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. De hecho, siempre ha defendido que la única alternativa que tuvo para evitar un rescate del país como los de Grecia o Irlanda fue pedir ayudas a Europa para estabilizar el sector financiero.

Foto: La vicepresidenta Nadia Calviño. (EFE)

En este contexto, ha explicado Guindos, fue en el que se creó Sareb. "El problema es que teníamos más de 100.000 millones en activos dudosos mal valorados, que eran una losa para las antiguas cajas. Sareb fue un instrumento útil", revisado por el BCE, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), "y cuyos precios de traspaso fueron revisados por el Banco de España". "Que no haya dudas ahora sobre el sector financiero tiene que ver en gran parte" con Sareb, ha añadido.

Por su parte, Calviño se refirió a Sareb como una herencia del rescate que había provocado un ajuste en las cuentas del Estado y que estaba requiriendo un replanteamiento de su estrategia. De Guindos ha puntualizado que los 35.000 millones de deuda del banco malo que ha tenido que asumir el Estado "es deuda que no tiene que emitir, que no afecta a los planes del Tesoro". "Y además tiene una cartera de activos que se pueden ir vendiendo para reducir notablemente los 35.000 millones".

De Guindos defiende indirectamente los ERE: "Hay que actuar sobre los costes"

El vicepresidente del BCE ha defendido indirectamente los ERE (expediente de regulación de empleo) que están desplegando bancos españoles como CaixaBank y BBVA. Sin hacer referencia al caso español, ha señalado que "los procesos de consolidación derivan de una rentabilidad muy reducida, por ello es necesario actuar sobre las palancas de coste, con prudencia. Eso va a llevar a despidos que deberían tener el mínimo coste social, y va a conllevar al cierre de oficinas".

Junto a ello, Guindos cree que la ronda de fusiones y adquisiciones en Europa no ha concluido: "Las fusiones no son un objetivo en sí mismo, pero juega un papel para mejorar la rentabilidad. Si la rentabilidad sigue baja puede erosionar la solvencia, y eso nos obligaría a actuar".

El banquero español también se ha pronunciado sobre los dividendos, abriendo la puerta a que se retiren sus restricciones pronto: "A medida que se vaya produciendo la recuperación, esa recomendación ha perdido su sentido".

Retirada de estímulos

El vicepresidente del BCE ha insistido en que la futura retirada de estímulos debe ser gradual, tanto los fiscales como los monetarios. Aun así, después de que en la última reunión de política monetaria de junio la presidenta, Christine Lagarde, dijera que no se discutió la posibilidad del ‘tapering’ (retirada de compras de activos), De Guindos no ha querido concretar cuándo podría darse esta discusión.

Por ahora, el BCE mantiene su programa especial de compras contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) hasta marzo de 2022, con un perímetro de 1,85 billones (millones de millones). La autoridad monetaria ha incrementado sus previsiones de crecimiento del PIB y de inflación. Sobre ello, se ha detenido De Guindos: “La inflación en 2021 se está acelerando desde niveles negativos del año pasado y continuará hasta llegar al 3% a final de este año, pero es de naturaleza temporal. Si comparamos precios con 2019, todavía el incremento de inflación estaría por debajo del objetivo”. Además, ha insistido en la importancia de vigilar efectos de segundo orden, como en el mercado laboral o por presupuestos públicos, aunque ha dicho que no se están viendo.

placeholder La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, y el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, y el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. (EFE)

Otro punto en el que ha insistido el exministro español es en el uso de los fondos europeos. “La política fiscal ha sido la primera línea de defensa. Lo fundamental a futuro van a ser los fondos de la Unión Europea. Para los que consideramos que aquí puede estar un precedente de un futuro centro de fiscalidad común, hay una responsabilidad importante de que estos fondos se usen de forma correcta”, ha expresado.

En este sentido, ha insistido en que “nos hemos perdido que sea una primera pieza de facilidad fiscal permanente para conseguir la unión económica. Nos falta el fondo de depósitos común para completar la unión bancaria y la piedra fiscal para completar la unión económica. La responsabilidad de los gobiernos es importante para hacerlo bien. Su papel no se acaba con la aprobación de los planes, sino que va a haber una revisión constante”.

De Guindos también ha hecho mención de la necesidad de planes de consolidación fiscal después de combatir la pandemia, y teniendo en cuenta efectos desiguales, ya que el BCE prevé que se alcance en el primer trimestre de 2022 el nivel de renta previo a la crisis, pero para Alemania sería en 2021 y para España o Italia a finales de 2023: “Es importante tener en cuenta que las posiciones fiscales de la zona euro se van a ampliar. Vamos a tener países con más déficits estructurales y más deuda. La política fiscal debe luchar contra la pandemia, pero a medio plazo, cuando la pandemia se haya revertido, la necesidad de tener planes de consolidación fiscal prudentes y que sean creíbles van a ser cuestiones básicas de discusión en el ámbito europeo”.

Luis de Guindos Nadia Calviño Sareb Noticias de Caixabank
El redactor recomienda