Es noticia
Menú
El consejo de El Corte Inglés aprueba pérdidas históricas tras limpiar el almacén
  1. Empresas
EN MÁXIMOS DE LIQUIDEZ

El consejo de El Corte Inglés aprueba pérdidas históricas tras limpiar el almacén

El órgano de gobierno firma las cuentas del ejercicio 2020-2021, castigado por la pandemia, en el que el grupo ha tenido que deteriorar las existencias y llenar la hucha de liquidez

Foto: Tiendas de El Corte Inglés cerradas. (Reuters)
Tiendas de El Corte Inglés cerradas. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El consejo de administración de El Corte Inglés se reunió este miércoles para aprobar y firmar las cuentas del ejercicio 2020-2021, acabado el pasado 28 de febrero. Debido a los estragos del covid-19, el grupo de distribución ha registrado unas pérdidas históricas de más de 2.500 millones y unos números rojos operativos que rondarán los 500 millones de euros, según fuentes próximas al 'holding' presidido por Marta Álvarez. No obstante, el órgano de gobierno de la compañía está satisfecho por la capacidad de resistencia demostrada gracias a la consolidación de las ventas 'online' y a los cerca de 3.000 millones de liquidez acumulados para afrontar la transformación del modelo de negocio.

Según estas fuentes, Marta Álvarez convocó ayer a los miembros del consejo de administración para formular las cuentas anuales, que se harán públicas previsiblemente en la primera semana de junio. Se trata de una reunión ordinaria, pero con el carácter extraordinario que suponen los números rojos históricos cosechados en el peor año que se recuerda desde la creación de El Corte Inglés como grupo.

Foto: El Corte Inglés de Nuevos Ministerios, Madrid. (Reuters)

Aunque desde la compañía se resisten a dar cifras concretas, fuentes próximas al 'holding' aseguran que las pérdidas superarán con amplitud los 2.500 millones de euros, frente al beneficio de 310 millones del ejercicio 2019-2020. Estas cifras incluyen provisiones por el deterioro de varios negocios, entre otros, el de viajes y el textil, que sufrieron fuertes caídas de las ventas por las restricciones continuadas de la movilidad aplicadas por las distintas administraciones locales, autonómicas y generales. La compañía ha tenido que aplicar dotaciones por la pérdida de valor de las existencias, tal y como exige la normativa contable.

La imposibilidad de poder viajar ha provocado la ausencia total de turistas, tanto de los que contrataban paquetes vacacionales a través de Viajes El Corte Inglés como de los que llegaban a España y gastaban en los centros comerciales. El grupo ha echado en falta especialmente a los clientes procedentes de China, Rusia y Oriente Medio, que son los que más dinero se dejaban en las tiendas y más margen en los productos de lujo que compraban. Las ventas de este colectivo prémium ascendían anualmente a unos 2.200 millones de euros, el 15% de la cifra de negocio global.

Foto: Fachada de El Corte Inglés del Paseo de la Castellana de Madrid. (EFE)

No obstante, desde El Corte Inglés se sostiene que, una vez descontadas las dotaciones, los números operativos serán mucho mejores y que lo reflejará la cuenta de resultados total. De hecho, se espera que las pérdidas del negocio ordinario ronden los 500 millones gracias a la mejora del ebitda en la segunda parte del año, que también estuvo marcada por una campaña de Navidad compleja, por el cierre de los centros comerciales en Cataluña, el segundo gran mercado nacional.

Revisión de la solvencia

El equipo dirigido por Víctor del Pozo como consejero delegado confía en que los inversores se fijen en los resultados operativos, especialmente en la evolución de las ventas 'online', que se han multiplicado por cuatro, hasta superar los 2.000 millones de euros. Además, el grupo considera que los 3.000 millones de euros de liquidez con que cuenta —el doble que hace un año— le permiten asumir sin problemas sus obligaciones de pago a los proveedores y a los tenedores de sus emisiones de bonos.

Foto: Edificio de El Corte Inglés en Tarragona. (iStock)

Estos son los factores que Óscar Fernández de Llano, director financiero de El Corte Inglés, está exhibiendo en las reuniones que está manteniendo estos días con las agencias de 'rating' para que, al menos, mantengan su calificación de solvencia y no se la rebajan. Se trata de un asunto esencial, puesto que la compañía ha tenido que aumentar su deuda en unos 1.900 millones de euros (con un préstamo de 1.300 millones y una emisión de bonos de 600 millones) para hacer frente al impacto del covid-19, lo que, combinado con una brusca caída del ebitda, golpeará la ratio que mide la solvencia del 'holding'.

En la revisión del junio del pasado año, en plena pandemia y recién levantado el estado de alarma, Moody´s optó por mantener el r'ating' y dar un voto de confianza a El Corte Inglés, si bien puso su perspectiva en negativo. Lo mismo hizo Fitch, que espera que el grupo de distribución acometa un plan de desinversiones inmobiliarias para reducir el pasivo en 2022 y poder obtener la calificación de 'investment grade' o inversión segura en 2023.

El consejo de administración de El Corte Inglés se reunió este miércoles para aprobar y firmar las cuentas del ejercicio 2020-2021, acabado el pasado 28 de febrero. Debido a los estragos del covid-19, el grupo de distribución ha registrado unas pérdidas históricas de más de 2.500 millones y unos números rojos operativos que rondarán los 500 millones de euros, según fuentes próximas al 'holding' presidido por Marta Álvarez. No obstante, el órgano de gobierno de la compañía está satisfecho por la capacidad de resistencia demostrada gracias a la consolidación de las ventas 'online' y a los cerca de 3.000 millones de liquidez acumulados para afrontar la transformación del modelo de negocio.

Fitch Marta Álvarez Gull Víctor del Pozo
El redactor recomienda