POR EL DESPLOME DEL 65% DE SUS VENTAS

El Corte Inglés pide un crédito exprés de 1.500 millones por el impacto del Covid-19

El grupo de grandes almacenes negocia un préstamo rápido con la banca española para hacer frente a los problemas del circulante derivados del desplome de hasta el 65% de sus ventas

Foto: La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, junto al consejero delegado del Retail de la empresa, Víctor del Pozo. (EFE)
La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez, junto al consejero delegado del Retail de la empresa, Víctor del Pozo. (EFE)
Adelantado en

El impacto del coronavirus en las compañías empieza a provocar estragos en la cuenta de resultados. El Corte Inglés, que el pasado 28 de febrero consiguió refinanciar su deuda bancaria de 2.050 millones tras reducir su pasivo de forma significativa en el último año, se ha visto forzado a pedir un crédito exprés de 1.500 millones de euros para hacer frente a los efectos del Covid-19. El grupo de grandes almacenes necesita este dinero por vía exprés para hacer frente al desplome de las ventas.

Según han confirmado varias fuentes financieras, El Corte Inglés solicitó a finales de la pasada semana una línea de crédito de carácter extraordinario debido al estrangulamiento de su circulante, es decir, del dinero que dispone en el día a día. Esta situación se debe a que, según han confirmado fuentes próximas al grupo de grandes almacenes, las ventas han caído en una horquilla que oscila entre el 60 y el 65% desde que el Gobierno ordenó el cierre de todos los establecimientos comerciales para tratar de contener la expansión del coronavirus. O lo que es lo mismo, está facturando entre un 35 y un 40% de lo habitual.

El Corte Inglés, como el resto de cadenas de distribución, solo puede tener abiertas sus áreas de supermercados, parafarmacia y electrónica. Y, aunque estas divisiones, especialmente la primera, están registrando fuertes aumentos de las ventas, en ningún caso compensan la caída a cero de la facturación del resto de líneas, como moda, hogar, deportes, mobiliario y viajes, entre otros departamentos. La compañía también está teniendo alegrías por la vía del comercio electrónico, ya que los envíos diarios se han multiplicado por más de cinco, hasta superar los 20.000 pedidos al día. Pero el cierre de la mayoría de los negocios ha obligado a recurrir a la banca.

Fuentes financieras indican que El Corte Inglés ha solicitado a las principales entidades españolas un préstamo exprés de 1.500 millones de euros a un plazo de entre 12 y 18 meses. Los comités de riesgo de Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia, los bancos tradicionales del 'holding' en su financiación ordinaria, están ya evaluando esta petición. Según otras fuentes próximas a las conversaciones, los acreedores han mostrado su buena disposición a conceder esta línea especial de crédito dado el reciente historial de cumplimiento por parte de la cadena.

La banca está dispuesta a dárselo gracias a su buen historial pagador: ha bajado su deuda en 1.500M

De hecho, desde 2014, El Corte Inglés ha conseguido rebajar su deuda en más de 1.500 millones con la venta de activos inmobiliarios y desinversiones como su filial de óptica, por la que ingresó unos 80 millones, y la de informática, que traspasó por 340 millones el pasado mes de noviembre. Una estrategia que le permitió hace apenas tres semanas refinanciar su deuda con una veintena de bancos, incluidos extranjeros como Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs, hasta el año 2025, a un tipo de interés inferior al 1%. El apetito de la banca para prestar a El Corte Inglés fue tal que la oferta de crédito alcanzó los 10.000 millones.

Un ERTE forzoso

Pero el cierre forzoso de la mayoría de su superficie comercial ha provocado el desplome de las ventas y una fuerte caída del valor de sus bonos en los mercados de renta fija. Tras cotizar por encima del 103% antes de la irrupción del Covid-19, actualmente los 750 millones emitidos en el último trimestre de 2018 se pagan al 83% de su valor nominal. Su rentabilidad, que evoluciona a la inversa que el precio, se ha disparado del 2 al 7%.

Con esta línea especial de crédito, El Corte Inglés quiere hacer frente a sus pagos más inmediatos para mantener la cadena de suministro de los bienes básicos y al aplazamiento de las deudas de sus clientes, a los que ha concedido un mes más para hacer frente a los créditos que vencían ahora y que les fueron concedidos para financiar la compra de sus productos.

La siguiente decisión que va a adoptar la cadena de grandes almacenes es la aplicación de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para una amplía parte de sus 80.000 empleados. Aunque la presidenta, Marta Álvarez, quiere seguir los pasos de su padre, que siempre antepuso el empleo a la rentabilidad, la dramática situación que atraviesa el comercio va a forzar a El Corte Inglés a recurrir a esta medida de protección estatal.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios