Orcel maniobra para evitar otro retraso del juicio con Santander tras llegar a UniCredit
  1. Empresas
19 DE MAYO

Orcel maniobra para evitar otro retraso del juicio con Santander tras llegar a UniCredit

Al CEO de UniCredit le urge que no haya ningún nuevo retraso en el proceso civil contra el banco español. Por ello ofrece cancelar o demorar la declaración del presidente de UBS

placeholder Foto: Andrea Orcel, CEO de UniCredit. (Reuters)
Andrea Orcel, CEO de UniCredit. (Reuters)

A la tercera va la vencida. Al menos eso es lo que pretende Andrea Orcel en su juicio contra Santander. El banquero italiano, recientemente nombrado consejero delegado de UniCredit, ha maniobrado en las últimas semanas para que la vista oral por su demanda contra el banco español no vuelva a retrasarse. La fecha prevista es el próximo miércoles. Anteriormente ya tuvo que cancelarse dos veces, la primera el 10 de marzo por un contacto directo del juez con un caso covid y la segunda el 7 de abril por la agenda de los abogados.

El banquero italiano, que interpuso la demanda contra Santander a mediados de 2018, tiene prisa y ahora quiere quitarse cuanto antes este proceso ante su fichaje por UniCredit. Este proceso legal generó suspicacias durante su fase de nombramiento y puede suponer un problema institucional en su llegada a la mayor entidad italiana.

Foto: Andrea Orcel, futuro CEO de UniCredit. (Reuters)

Ante este escenario, Orcel ha ofrecido al juez del caso, Javier Sánchez Beltrán, renunciar o aplazar la declaración de los dos testigos que más problemas están creando: Mark Weber, el presidente de UBS y el directivo de la entidad, Mark Shelton. Estos dos banqueros de la entidad suiza se han negado a acudir al juzgado por la pandemia, y su declaración por videoconferencia está también encontrándose con problemas técnicos y legales entre UBS y el juzgado español.

Para que esta situación no provoque un nuevo retraso el abogado de Orcel planteó al magistrado que estas declaraciones podrían no hacer falta, algo que decidirá en el transcurso del juicio del miércoles. Y en caso de que sí fuera necesario, pone sobre la mesa la posibilidad de que se acuerde como prueba final: el juicio transcurriría este miércoles con normalidad, celebrándose incluso las conclusiones, y se dejaría para dentro de unas semanas las declaraciones de los dos directivos de UBS.

Orden del día

La vista de este miércoles comenzará con el interrogatorio de Ana Botín, como representante de la entidad, a la que primero preguntará la defensa de Orcel y después la del propio banco. El siguiente turno sería el de los tres testigos propuestos por el banquero italiano, Roberto di Bernardini, de Recursos Humanos de Santander, y los dos directivos de UBS, que están en el aire. Posteriormente declarará como testigo el secretario del consejo de Santander, Jaime Pérez Renovales, a propuesta del banco. La sesión concluirá con la exposición de conclusiones por parte de las defensas de Orcel y de Santander. Tras la vista del miércoles, la sentencia puede tardar varios meses.

Se espera que Santander trate de conducir el juicio hacia las cantidades astronómicas que quería cobrar el banquero italiano, cuyo sueldo —7,5 millones principalmente en fijo— también ha sido objeto de polémica en su fichaje por UniCredit, siendo aprobado por solo un 55% de los accionistas. Por su parte, Orcel alegará que el dinero no fue el problema y que su relación con Santander se rompió por diferencias sobre la futura estrategia del banco.

Foto: Foto: EC.

El nombramiento del italiano en Santander fue anunciado en septiembre de 2018, pendiente de la aprobación regulatoria —BCE— y de la junta de accionistas, lo que estaba previsto para los primeros meses de 2019. Sin embargo, en enero de ese año el banco español anunció que renunciaba al fichaje por las pretensiones económicas que estaba poniendo sobre la mesa el italiano, al no rebajar la parte de su bonus de UBS —35 millones— que se había comprometido a pagar Santander.

Orcel presentó su demanda a mediados de 2019. En ella, reclamaba el cumplimiento de contrato –ser nombrado CEO de Santander– o el pago de una indemnización de hasta 112 millones: 50 millones en concepto del sueldo de cinco ejercicios; 17 millones por la prima de fichaje; 35 millones por el tope de bonus de UBS que ofreció cubrir Santander, y 10 millones "por daños morales y reputacionales".

El italiano presentará ante el juzgado una rebaja de sus pretensiones económicas dado su fichaje por UniCredit. Esta cifra se podría situar en 37 millones: los 20 millones que tendría que haber cobrado en 2019 y 2020 y los 17 millones de la prima de fichaje. Encaje más complicado ven con los 10 millones de daños reputacionales tras su fichaje por uno de los grandes del continente, o los 35 millones del bonus, a los que ha renunciado en su contrato con la entidad italiana.

A la tercera va la vencida. Al menos eso es lo que pretende Andrea Orcel en su juicio contra Santander. El banquero italiano, recientemente nombrado consejero delegado de UniCredit, ha maniobrado en las últimas semanas para que la vista oral por su demanda contra el banco español no vuelva a retrasarse. La fecha prevista es el próximo miércoles. Anteriormente ya tuvo que cancelarse dos veces, la primera el 10 de marzo por un contacto directo del juez con un caso covid y la segunda el 7 de abril por la agenda de los abogados.

Andrea Orcel Noticias del Banco Santander UBS
El redactor recomienda