NH, Meliá, Barceló, RIU, H10... Las grandes hoteleras activan las ventas definitivamente
  1. Empresas
Estrategia frente al covid

NH, Meliá, Barceló, RIU, H10... Las grandes hoteleras activan las ventas definitivamente

Todas las grandes compañías del sector están analizando desinversiones, ante la evidencia de que la crisis será larga, y buscando fórmulas que eviten las operaciones únicamente oportunistas

placeholder Foto: Las grandes cadenas han activado la venta de hoteles.
Las grandes cadenas han activado la venta de hoteles.

La próxima semana se cumple un año de la cancelación del Mobile World Congress de Barcelona, fecha que puede considerarse un punto de inflexión de la crisis del Covid-19 en España. Aunque todavía faltaba un mes para que el Gobierno confinara el país y ordenara cerrar todos los establecimientos, la suspensión de esta feria internacional fue la primera gran evidencia de que el nuevo virus chino era más que una gripe y, también, el primer gran golpe que recibió el sector turístico.

Para la planta hotelera barcelonesa, esta noticia supuso la pérdida de 98,4 millones de euros, según los cálculos que hizo en ese momento el Gremio de Hoteles, asociación presidida por Jordi Mestre. Entonces, el también empresario y dueño de la cadena Selenta poco podía imaginar que, diez meses después, iba a protagonizar una de las ventas más importantes del ejercicio, sobre todo por su papel de referente para lo que vendrá en este 2021: el traspaso del Nobu a la gestora ASG por 80 millones de euros.

Foto: Logo del Banco Santander. (EFE)

Cuando la tercera ola y la enésima mutación del virus han puesto en evidencia que ni la crisis va a ser corta ni la recuperación una V ni la vacuna un milagro, los empresarios han activado, definitivamente, el botón de las ventas, incluidos grandes y solventes grupos. NH, Meliá, Hotusa, Barceló, RiU o H10, entre otros, han puesto a la venta activos para ganar liquidez y salvaguardar la caja, conscientes de que las limitaciones a la movilidad y la crisis sanitaria global impiden confiar en una normalización hasta 2023.

Ante esta travesía por el desierto, RIU ha puesto a la venta tres hoteles donde comparte accionariado con la alemana TUI: RIU Paraíso Lanzarote Resort, RIU Palace Madeira y RIU Plaza Panamá. El grupo mallorquín siempre ha gozado de una envidiable salud financiera, sin deuda y con todos los hoteles en propiedad. Pero el cambio de tercio que ha supuesto para el mercado la pandemia y la crítica situación que atraviesa su socio, que ha necesitado tres inyecciones del Ejecutivo germano, han llevado a la empresa familiar a moverse rápido y acudir tanto a la financiación de los préstamos ICO como a la venta de activos.

placeholder RIU Lanzarote Resort
RIU Lanzarote Resort

En el caso de NH, la compañía tiene en el mercado varios procesos: uno centrado en la venta de establecimientos europeos, valorada en 200 millones de euros, y otro anterior al Covid-19 dirigido a desprenderse de sus filiales inmobiliarias en México y República Dominicana. Desde la compañía, no obstante, tratan de desligar estas desinversiones de una necesidad de conseguir liquidez por la pandemia y las enmarcan en su política de rotación de activos, que en los ejercicios 2018 y 2019 la llevaron a traspasar 17 establecimientos y más de 2.000 camas.

Meliá también ha sondeado el mercado y diferentes inversores reconocen el interés del grupo de la familia Escarrer por hacer liquidez con la venta de inmuebles, contactos que desde la hotelera matizan, asegurando que actualmente no hay ninguna operación específica. Pero vender no significa renunciar a crecer y, en paralelo, Meliá está negociando diversos acuerdos para ampliar sus camas pero bajo contratos de alquiler, gestión o franquicia. Por una parte, la compañía se ha acercado a fondos para abordar juntos operaciones y, por otra, a cadenas pequeñas u hoteles independientes ofreciéndoles la posibilidad de integrarse bajo su marca con la fórmula 'affiliated by Melia'.

Foto: El coronavirus ha golpeado con fuerza el sector hotelero.

En el caso de H10, el mercado ha estado analizando tanto el barcelonés The One, un cinco estrellas Gran Lujo que se ha ofrecido por 92 millones de euros, como el Ítaca, un cuatro estrellas también ubicado en la Ciudad Condal y por el que se han pedido 21 millones de euros; dos activos que, sin embargo, desde la compañía niegan tener en venta. Además, según publicó 'Cinco Días', el grupo catalán estaría sondeando vender establecimientos en el Caribe presionado por la banca.

Para evitar malvender, las hoteleras están analizando todo tipo de fórmulas que les permitan ganar liquidez y reducir costes, lo que las está llevando a abordar estas operaciones con una visión más financiera. Como explica Laura Hernando, de Colliers, "existen diversas fórmulas para aquellos grupos que no quieren desprenderse de activos pero necesitan conseguir liquidez en el mercado, como vender ahora el activo a un precio razonablemente bajo, con una opción de compra que, previsiblemente, ejercutará en el futuro". Una alternativa que, "cuando se plantea a tres años, está llegando a rentabilidades casi pre-Covid", añade.

placeholder Hotel The One en Barcelona
Hotel The One en Barcelona

El empresario Pau Guardans tiene en marcha un proceso formal de venta sobre el madrileño Hotel Único que, precisamente, está condicionado a garantizarse la posibilidad de recompra (Sell & Leaseback). Grupo Playa acaba de vender por 25 millones a Pontegadea la propiedad del Senator Playa Ballena, establecimiento que seguirá operando la misma marca.

Roc Hotels también ha evitado tener que malvender establecimientos gracias al acuerdo al que ha llegado con Apple Leisure Group para cederle la gestión de 16 de sus hoteles y lograr así a cambio una inyección de liquidez ahora. Hotusa, por su parte, tiene en marcha un proceso formal de venta de sus establecimientos en Portugal, abierto a quedarse con la gestión, y otro sobre el EXE de Barcelona.

Foto: Exterior del Fairmont Rey Juan Carlos I.

Pero, aunque entre los empresarios familiares que caracterizan este sector sigue habiendo una gran querencia por tener los inmuebles en propiedad, entre las empresas más grandes hay un creciente convencimiento de que deben converger con las prácticas de las grandes marcas internacionales y apostar más por modelos de gestión. "Una consecuencia directa de esta crisis es que ya nadie quiere una renta fija, sino que todo el mercado está yendo hacia contratos de gestión, donde prime el variable", explica Enrique de Solís Tello, socio de One Shot Hotels y especialista de operaciones inmobiliarias en PwC.

En la anterior crisis económica, Barceló abrió camino y dio un paso de gigante con la venta en bloque de once hoteles a Hispania. En esta acaba de protagonizar un importante movimiento que, no obstante, venía de antes del estallido de la pandemia: el traspaso a Emin Capital del histórico Hotel Formentos por 165 millones; y el mercado da por hecho que vendrán más.

De Solís sostiene que el mercado irá abriéndose hacia diversas fórmulas y, tras haber hecho la primera parte de los deberes el pasado ejercicio con las refinanciaciones y los préstamos ICO, de cara al futuro se abrirán las puertas de las financiaciones alternativas y la entrada de fondos en el accionariado de las compañías.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

La próxima semana se cumple un año de la cancelación del Mobile World Congress de Barcelona, fecha que puede considerarse un punto de inflexión de la crisis del Covid-19 en España. Aunque todavía faltaba un mes para que el Gobierno confinara el país y ordenara cerrar todos los establecimientos, la suspensión de esta feria internacional fue la primera gran evidencia de que el nuevo virus chino era más que una gripe y, también, el primer gran golpe que recibió el sector turístico.

Crisis Barceló Hotusa Riu Hotels & Resorts Venta de activos Meliá Hoteles
El redactor recomienda