groundforce

Rebelión en la plantilla del 'handling' de Globalia en Barajas por el caos de los ERTE

Trabajadores de la filial de Barajas han decidido pasar a la acción, al considerar que el comité ha caído en la pasividad, se han constituido como asamblea y preparan movilizaciones

Foto: Groundforce es la empresa de handling del grupo Globalia
Groundforce es la empresa de handling del grupo Globalia
Adelantado en

Los trabajadores de Groundforce, la filial de servicios en tierra ('handling') de Globalia, en el madrileño aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas, han decidido empezar a movilizarse para denunciar la caótica gestión del ERTE —expediente de regulación temporal de empleo— en el que está inmersa la plantilla desde hace seis meses, una situación de la que responsabilizan a la empresa, al SEPE —Servicio de Empleo Público— e, incluso, al comité de empresa.

Según explican los organizadores de esta iniciativa, un grupo de medio centenar de empleados de Barajas, ha sido la pasividad del comité de empresa, liderado por UGT, lo que les ha llevado a organizarse como asamblea de trabajadores y convocar una primera manifestación para el próximo lunes, 5 de octubre, en la terminal 2 de Barajas.

Esta movilización llega después de dos reuniones, celebradas en la última semana, en las que se puso sobre la mesa la necesidad de cambiar la forma en que se está gestionando el ERTE y los retrasos por parte del SEPE en el pago. Respecto a la primera, los empleados de Barajas critican que, cada semana, la empresa desafecte parcialmente (saque del ERTE) a los trabajadores que considera y en las horas que aleatoriamente decide, decisiones que suele comunicar con apenas tres días de antelación y que, en ocasiones, apenas son jornadas de hora y media.

Frente a este sistema, la asamblea de trabajadores defiende otro basado en un reparto equitativo de las horas entre todos los trabajadores. Además, según ha asegurado un miembro de la asamblea a este medio, este grupo pone en duda los criterios seguidos por la empresa para seleccionar a los empleados que han quedado fuera del ERTE, ya que frente a los principios de idoneidad, polivalencia y departamento que han esgrimido desde la compañía, sospechan que pueda estar habiendo un trato de favor hacia el sindicato con representación mayoritaria en el comité de empresa.

Avión de la compañía Air Europa. (EFE)
Avión de la compañía Air Europa. (EFE)

De los 23 asientos que tiene el órgano de representación de los trabajadores, 12 corresponden a UGT, tres a CCOO, otros tres a USO, dos a CGT, dos a SLT y uno a CTA. Desde Groundforce, han asegurado que la compañía, a pesar de no estar obligada por tratarse de un ERTE por fuerza mayor, está dialogando con UGT, CCOO y USO para mejorar la gestión de este expediente, y se desliga de toda responsabilidad en el retraso del pago de la prestación por parte del SEPE.

Desde la asamblea de trabajadores, aunque se reconoce la responsabilidad del servicio público, también se critica que la forma en que la empresa está gestionando semanalmente las desafecciones está agravando aún más la situación, hasta el punto de que hay trabajadores que llevan seis meses sin cobrar el ERTE, mientras que quienes lo hacen, siempre es con un mes de retraso.

La propia UGT, en un reciente comunicado, señala que “el tema de las modificaciones de porcentaje de afectación, que influye directamente en la gestión de los datos por parte del SEPE, es un problema generalizado en todas las bases”, al hacer todavía más compleja la gestión. A esto se añaden las dudas que tanto este sindicato como la recién creada asamblea tienen respecto a la diligencia de Groundforce y los posibles fallos que pueda estar cometiendo a la hora de enviar los datos al servicio público.

La compañía niega cualquier responsabilidad al respecto e, incluso, asegura que se ofreció al SEPE para ayudarlo a chequear todos los datos. A pesar de ello, en el comunicado de UGT, el sindicato asegura que la empresa ha alegado “dificultades” en la gestión de los datos si usa un sistema de ERTE rotatorio, como pide la asamblea, con el que evitar la situación actual de tener a muchos trabajadores a menos horas.

Banco de alimentos

Para la asamblea, la fórmula de desafección parcial que se está aplicando es una precarización del empleo que agrava todavía más la situación económica de la plantilla. De hecho, la agónica situación que está viviendo un número creciente de empleados ha llevado a la asamblea a tomar la iniciativa de crear un banco de alimentos para ayudar a los compañeros que peor lo están pasando por el impago constante de su prestación, iniciativa que desde la empresa han señalado a este medio que están dispuestos a respaldar en la medida de sus posibilidades.

Antes de estallar la crisis del covid-19, Groundforce contaba con una plantilla de 3.700 empleados y 180 millones de facturación. En Barajas, la cifra de empleados ascendía a 1.500, según la asamblea, que cifra en torno a 1.000 los puestos actuales, ya que a los eventuales no se les renueva contrato conforme van venciendo, y creen que para final de año serán unos 750 trabajadores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios