DUPLICAN EL EXCESO FRENTE AL REQUISITO

Los bancos acumulan colchones de liquidez para navegar la crisis del covid-19

Las grandes entidades han duplicado el extra que tienen sobre el requisito regulatorio. La banca española ha disparado sus depósitos en el BCE hasta niveles récord

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Adelantado en

Si en algo han puesto el foco los banqueros españoles ha sido en asegurar la liquidez de las entidades que dirigen. Las grandes entidades han aprovechado diferentes ventanas, principalmente la de financiación del Banco Central Europeo (BCE), para construir colchones en plena pandemia con los que ahuyentar cualquier riesgo de corto plazo.

Los grandes bancos han disparado sus colchones de liquidez extra sobre el requisito regulatorio. De hecho, en conjunto han duplicado este exceso entre diciembre y junio, según muestran los informes de resultados del segundo trimestre, según los indicadores de coeficiente de liquidez (LCR).

Esta ratio, que se incluyó en Basilea III, busca evaluar la resistencia a corto plazo del perfil de riesgo de liquidez de un banco, al comparar los fondos de activos líquidos de alta calidad y libres de cargas, convertibles fácilmente en efectivo en 30 días aunque haya un escenario de estrés, con las potenciales salidas a las que puede hacer frente la entidad. El requisito mínimo para los bancos con exposición internacional es del 100%. Los cinco principales bancos españoles cuentan con un 209% en promedio al cierre de junio, frente al 152% de diciembre.

Así, ha habido un aumento en seis meses del 37% del indicador, lo que implica que se ha duplicado el exceso de liquidez. Si se contabiliza únicamente el negocio en España, entonces el promedio es del 218%, con un incremento del 23% en total, y del 55% en el extra respecto a la exigencia que marca el supervisor a partir de los acuerdos de Basilea III.

En cinco de los seis mayores bancos españoles hubo un aumento significativo. La excepción fue Bankia. El exceso de liquidez creció hasta más que duplicarse en Santander y BBVA, mientras que se elevó un 78% en CaixaBank y un 59% en Sabadell. En los dos bancos catalanes, con sede social en Valencia y Alicante respectivamente, se supera holgadamente el 200%. En Bankinter, el LCR pasó del 153,7% de diciembre al 191,7% en junio.

Depósitos en el BCE

Esta predilección por la liquidez también se observa en el balance del BCE, a través del Banco de España, con la economía española. Los depósitos de la banca en Fráncfort se dispararon un 63% en julio y se duplican desde enero hasta un récord de 216.549 millones de euros. Es decir, un colchón para asumir imprevistos ante la crisis económica que ha provocado el coronavirus.

Esta precaución tiene costes. Tanto en términos de coste de oportunidad, porque es liquidez que no fluye hacia actividades que generen ingresos como la compra de deuda o la concesión de préstamos, como por los tipos negativos que aplica el BCE (hasta el -0,5%) al exceso de liquidez de la banca con el fin de incentivar el crédito.

Los bancos han apostado por varias vías para cargarse de liquidez. En cuanto empezaron las turbulencias en marzo, se lanzaron a emitir instrumentos de bajo riesgo como cédulas hipotecarias, y han acudido a las rondas de financiación a largo plazo (LTRO) del BCE, con tipos negativos de hasta el -1% para que los bancos participen.

Con esta munición, los bancos han realizado tres acciones, principalmente. Una es, como se ha visto, elevar su propio colchón de liquidez. Por otro lado, han realizado la mayor expansión del crédito a empresas desde la burbuja inmobiliaria a través de los avales públicos del Instituto de Crédito Oficial (ICO). El saldo de préstamos a las empresas se disparó un 10% o 46.822 millones, hasta los 514.028 millones de euros. No obstante, en los dos últimos meses se ha ralentizado el flujo de nuevas operaciones crediticias, coincidiendo con un impulso a los depósitos en el BCE.

Asimismo, los bancos han recuperado la práctica conocida en la jerga financiera como ‘carry trade’, que consiste en tomar prestado dinero del BCE y comprar deuda pública, generando ingresos con el diferencial de tipos. En marzo, las entidades aprovecharon la volatilidad para comprar bonos españoles, y en el conjunto de 2020 han elevado en más del 13% sus tenencias de deuda soberana, superando los 200.000 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios