Kutxabank, Ibercaja y Bankinter renuncian a los ICO del alquiler por falta de demanda
  1. Empresas
medida fallida

Kutxabank, Ibercaja y Bankinter renuncian a los ICO del alquiler por falta de demanda

Tres de las mayores entidades del país no han suscrito el convenio con el ICO, una ayuda que apenas está teniendo demanda y que, desde el principio, ha sido vista con recelo por las entidades

placeholder Foto: El Gobierno activó en marzo líneas ICO para ayudar al pago del alquiler. (EFE)
El Gobierno activó en marzo líneas ICO para ayudar al pago del alquiler. (EFE)

Tres de las mayores entidades del país, Kutxabank, Ibercaja y Bankinter, han preferido desligarse de la medida estrella del Gobierno para ayudar al pago del alquiler en la crisis del covid-19: los avales del ICO. Casi cinco meses después de que el Ejecutivo aprobara conceder 1.200 millones en ayudas a los inquilinos, y cuando ya hemos entrado en la recta final para poder solicitarlas, estas tres entidades continúan sin firmar el convenio que les habilitaría para conceder estos préstamos a sus clientes.

Esta postura es contraria a la vista en los ICO a empresas y autónomos, que sí han contado con la participación de todo el sistema financiero. Aunque es cierto que, en el caso de la caja vasca, controlada por el PNV, su participación ha sido inferior a la que le correspondería por cuota (solo un 26%), ya que ha dado prioridad a otras líneas como Elkargi, promovida por el Ejecutivo vasco.

Foto: (EFE)

El motivo que esgrimen Kutxabank, Bankinter e Ibercaja para justificar su postura en las ayudas al alquiler es la falta de demanda por parte de sus clientes, un argumento en línea con el discurso sostenido por Asval —Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler—, que en varias ocasiones ha denunciado la falta de efectividad de estos préstamos, que ni están consiguiendo evitar la morosidad ni están teniendo aceptación entre los inquilinos.

Según sus datos, la morosidad en el alquiler se ha triplicado, al pasar del 5% al 15% desde que estalló la pandemia, y, sin embargo, apenas un 1,3% de los inquilinos ha mostrado interés por solicitar la inyección del ICO, una falta de atractivo que esta plataforma achaca a que las familias con dificultades económicas no quieren endeudarse y prefieren dejar de pagar la renta o solicitar las ayudas directas de las comunidades autónomas.

placeholder Instituto de Crédito Oficial. (ICO)
Instituto de Crédito Oficial. (ICO)

No obstante, otros observadores apuntan a que las razones de la baja demanda de estos créditos son varias y tienen también que ver con el tiempo que ha tardado el Gobierno en tener lista la ayuda, la falta de interés de las entidades por participar y el abanico de soluciones alternativas que han activado los propios caseros, ya sean grandes propietarios o particulares.

Como adelantó El Confidencial, pasaron dos meses desde que el Gobierno aprobó esta ayuda hasta que las entidades empezaron a suscribir el convenio con el ICO que les habilitaba a concederla, un retraso que impidió utilizarla para hacer frente a las rentas de abril y mayo, pero que, además, puso en evidencia tanto la falta de celeridad con que se había actuado desde el lado público como la falta de interés por sumarse al acuerdo desde el privado.

Foto: Foto: iStock.

Aunque las versiones, más o menos oficiales, que se dieron desde las entidades para justificar el retraso en la adhesión al convenio tenían que ver con problemas de adaptación de sus sistemas informáticos, las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que la razón de fondo fue el desinterés por participar en este programa.

Según esta versión, los bancos están convencidos de que el grueso de estos préstamos va a ir a mora y, al concederlos ellos en nombre del ICO, además de cargar con un trabajo extra a las oficinas que correspondería hacer al instituto público, el Gobierno les está dejando a los pies de los caballos, ya que serán ellos los que tendrán que dar la cara cuando haya que reclamar un dinero que, en realidad, se debe al Estado y, por tanto, debería ser este quien lo pidiera.

Foto: Banco de España (Efe)

Estas mismas fuentes indican que fue la presión del Gobierno la que terminó inclinando voluntades y llevando a las grandes entidades del país a firmar el convenio con el ICO, lo que no ha impedido que tres de ellas, entre las que figuran un miembro del Ibex 35 (Bankinter) y una caja controlada por el propio socio de investidura de Pedro Sánchez, se hayan mantenido firmes en su rechazo.

Fue el pasado marzo cuando el Gobierno aprobó esta línea de arrendamiento ICO, dirigida a sufragar hasta medio año de alquiler y con capacidad para afrontar rentas de hasta 900 euros mensuales, lo que eleva a 5.400 euros el montante máximo del préstamo, cuya devolución, además, puede llegar a dilatarse hasta una década.

ICO Ibercaja PNV Kutxabank Noticias de Bankinter Banca Morosidad Pandemia Mercados
El redactor recomienda