LA PLANTA DE ENAGÁS REPARTE 35M EN DIVIDENDO

El sultanato de Omán saca petróleo de la gasificadora de Sagunto tras la venta de CLH

La planta de Enagás disparó su actividad el año pasado y repartió 35 millones entre sus socios, entre ellos, la estatal Oman Oil, que tiene su parte en venta y ya obtuvo 294 millones con CLH

Foto: Un buque metanero, conectado a la regasificadora de Sagunto (Valencia). (Saggas)
Un buque metanero, conectado a la regasificadora de Sagunto (Valencia). (Saggas)
Adelantado en

Saggas, la planta regasificadora de Sagunto propiedad de Enagás (72,5%), Osaka Gas (20%) y Oman Oil Company (7,5%), acordó el pasado mes de marzo distribuir 35 millones de euros de dividendos entre sus socios con cargo el ejercicio de 2019. Se trata de la mayor salida de caja para sus propietarios desde el año 2013 y es producto del cierre de un buen año para la empresa gasista, que pasó de facturar 69,9 millones a 74,8 millones el año pasado.

La clave de la mejora en la explotación estuvo en el incremento de las operaciones con buques metaneros, 23 barcos que descargaron un 617% más que en 2018, en paralelo a un incremento del 14% en la demanda de gas natural en España, principalmente para generación eléctrica, con las mejores cifras para el sector desde 2010. La de Sagunto es una de la media docena de plantas de regasificación de gas natural licuado que hay en España, unas instalaciones que no siempre funcionan a pleno rendimiento y que reciben una retribución garantizada a través de la factura eléctrica por el mero hecho de estar disponibles como infraestructuras de respaldo del sistema eléctrico español.

En ese contexto, la planta saguntina obtuvo un beneficio neto de 21,8 millones de euros. Esta cifra, sumada a los 15 millones acumulados de ganancias del ejercicio anterior, permitió a Enagás apuntarse un ingreso de liquidez en su matriz, pero también premiar a sus minoritarios compañeros de viaje, sin apenas capacidad de decisión y que entraron en el proyecto cuando los gigantes nacionales del sector (Iberdrola, Endesa y Unión Fenosa) decidieron resolver su pugna por el liderazgo de una infraestructura cuya composición accionarial fue teledirigida por Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat. La japonesa Osaka Gas se quedó con el paquete de Endesa a través de su filial británica, mientras que Oman Oil Company entró en el proyecto por sus negocios internacionales con Fenosa, que acabó saliendo de Sagunto tras vender todas sus acciones a Enagás, que su vez se había hecho ya con la parte original de Iberdrola.

La planta regasificadora de Sagunto. (Saggas)
La planta regasificadora de Sagunto. (Saggas)

La participación en Saggas es el único activo que le queda en venta a la filial española de la corporación estatal de Omán. En mayo de 2017, se deshizo de su 10% en Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), en una operación de venta al fondo australiano de infraestructuras Macquarie de cuyo importe no se informó en su momento pero que los balances de Oman Oil Holding Spain revelan que le reportó una plusvalía de 296 millones de euros sobre el valor contable de la participación. Su otra apuesta en España, el 6% que acumuló en la histórica La Seda de Barcelona, ha perdido todo su valor (91,3 millones en los libros de Oman Oil) tras entrar esta en liquidación concursal en 2014.

El paquete minoritario en la regasificadora lleva al menos desde 2015 entre los activos del sultanato disponibles para la venta, lo cual indica que le está costando desprenderse de unos títulos que con Enagás como accionista hipermayoritario, con un 72,5%, no tienen ninguna capacidad de influencia en la toma de decisiones de Saggas. Las cuentas de 2019 de la instalación saguntina se firmaron el pasado 26 de marzo, en pleno confinamiento por el estado de alarma derivado de la pandemia del covid tanto en España como en el país del golfo Pérsico, sin la rúbrica del consejero de Oman Olil, el sultán Hamed Khamis al Bartamani, que no expresó oficialmente ninguna disconformidad.

Oman Oil Company entró en el proyecto gasístico como consecuencia de un acuerdo de intercambio de intereses con Unión Fenosa en 2002. La energética ahora integrada en Naturgy, que ya no conserva nada en Sagunto, dio entrada al sultanato en contraprestación por su acceso al 7,36% de Qalhat LNG, dueña de una planta de licuefacción en Omán. La compañía estatal valora en libros su paquete en Saggas al precio simbólico de 51.000 euros. Sin embargo, los 2,62 millones (el 7,5% de los 35 millones) en dividendos recibidos por el ejercicio de 2019 y los importes obtenidos en años anteriores relevan que, pese a querer desprenderse de esa inversión, está sacando petróleo de la misma.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios