SI SANIDAD OBLIGA A MANTENER LA DISTANCIA

Las aerolíneas piden a Ábalos que subvencione el asiento vacío para no quebrar

Las compañías aéreas han presentado varios informes al Ministerio de Transporte en que ponen de manifiesto que necesitan una ocupación mínima del 75% para no perder dinero

Foto: Aviones aparcados en el aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez. (EFE)
Aviones aparcados en el aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez. (EFE)
Adelantado en

Las aerolíneas cuentan los días para que Europa abra sus fronteras y sus aviones puedan volar lo antes posible debido a los miles de millones de números rojos que están registrando por el covid-19. Pero lo quieren hacer en unas condiciones que permitan a las compañías no perder más dinero. Por ello, en las conversaciones mantenidas con las administraciones nacionales y comunitarias, han exigido que, si les limitan la venta de todos los asientos, dejando vacío el central, por las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, les subvencionen parte del pasaje.

Según han confirmado fuentes de algunas de las aerolíneas que se han reunido en las últimas semanas con el Ministerio de Transportes, una de las propuestas que se han puesto encima de la mesa es que, si Sanidad exige el mantenimiento de la distancia física en los transportes públicos, incluido el tren, el autobús o el avión, el Gobierno pagar la pérdida de la venta impuesta por él.

La polémica ha surgido después de que un vuelo de Iberia y otro de Air Europa fuesen denunciados por la Guardia Civil la semana pasada por ir prácticamente al completo, cuando presuntamente deberían haber dejado un número elevado de asientos libres para evitar el contagio entre los pasajeros. Ambas compañías aseguraron que han cumplido con la ley a rajatabla, pero las imágenes difundidas por los propios clientes han generado un profundo debate social y económico sobre la ocupación de las cabinas en medio de la pandemia

Las aerolíneas han presentado varios informes a José Luis Ábalos, ministro de Transportes, en que exponen cuándo son rentables sus vuelos en función de la distancia, la frecuencia y, sobre todo, la ocupación. Dependiendo del destino y del tipo de aeronave, las empresas consiguen que el avión sea rentable a partir de un 'load' que oscila entre el 75 y el 80%. Por tanto, si dejan sin vender un tercio de los asientos disponibles, cada vuelo iría a pérdidas directamente, lo que ahondaría más en la crisis del sector.

Este porcentaje es mucho mayor en el caso de las conocidas como 'low cost', el sistema de transporte aéreo que se ha impuesto en los destinos de corto y medio radio. Para que los aviones de Ryanair, EasyJet, Vueling o Iberia Exprés sean rentables, necesitan tener una ocupación próxima al 90%, dada su política de precios bajos y al no disponer de primera clase o clase 'business', donde los márgenes son mayores. Según datos de la industria, la ocupación media de las aerolíneas comerciales en 2019 se situó en el 82%, cuatro décimas por debajo del año precedente. En la anterior crisis iniciada en 2008, esta ratio llegó a caer hasta el 75%. Solo en el primer trimestre, IAG, Air France y Lufthansa han presentado pérdidas de 5.000 millones de euros.

Aviones de Ryanair, en tierra. (Reuters)
Aviones de Ryanair, en tierra. (Reuters)

De momento, el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que se había mostrado a favor de dejar vacío un asiento, está esperando que la Comisión Europea regule de forma oficial cuántos asientos se pueden vender para pronunciarse de forma coordinada con Bruselas. La semana pasada, la Comisión indicó que se inclina por dejar que las compañías aéreas puedan disponer de todo el pasaje, no así en los trenes y en los autobuses, lo cual fue muy bien recibido por el sector. No obstante, Bruselas ha dejado la decisión final sobre su aplicación o no en manos de la EASA (Agencia Europea de Seguridad), que tiene que desarrollar la normativa que deberán seguir todas las aerolíneas-

En distintas declaraciones, Pedro Saura, secretario de Estado de Transportes, ha reiterado que "pensamos que la distancia social, la distancia física, es un elemento más de un conjunto de medidas para dar la seguridad y certidumbre que necesitan los ciudadanos y el sector aéreo". El número dos de Ábalos ha asegurado que "este es un nuevo modelo de negocio que ha venido para quedarse" y ha añadido que “primero es la seguridad sanitaria y luego la economía”.

Por el contrario, Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) y director general de EasyJet, ha criticado que España es el único país que elimina plazas. Considera que los controles de temperatura, los test del covid-19, la obligatoriedad de la mascarilla, sin descartar otras medidas como el pasaporte de inmunidad, de tal modo que el pasajero que atraviese o supere dicho control pasaría a una zona estéril en el propio aeropuerto, son suficientes.

Gándara, Luis Gallego, presidente ejecutivo de Iberia, y Javier Hidalgo, consejero delegado de Air Europa, trasladaron por videoconferencia a Felipe VI su preocupación por el hecho de que el tráfico aéreo se haya reducido en un 95%, lo que ha obligado a dejar en tierra a la mayor parte de sus aviones y a poner en riesgo 900.000 empleos ante una caída de ingresos de alrededor de 15.000 millones de euros por la pérdida de casi 114 millones de pasajeros. El Estado español ya ha arriesgado 1.000 millones de euros para garantizar la supervivencia de las dos aerolíneas españolas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios