FIRMA LA TOMA DEL 75% DEL CAPITAL

El gigante China Railway mantiene su palabra y compra Aldesa pese al covid-19

Cuatro meses y medio después del anuncio oficial, tras obtener los permisos de las autoridades de Competencia, China Railway Construction Corporation (CRCC) ha cerrado la compra

Foto: (EFE)
(EFE)
Adelantado en

Cuatro meses y medio después del anuncio oficial, tras obtener los permisos de las autoridades de Competencia, China Railway Construction Corporation (CRCC) ha cerrado la compra del 75% del capital de Aldesa, compañía española propiedad de la familia Fernández Rubio, que atravesaba problemas financieros. La compañía asiática, la segunda empresa más grande del sector constructor, ha decidido sellar definitivamente la toma del control de la empresa madrileña pese al impacto que está teniendo el covid-19 en la economía mundial y en el sector del ladrillo en particular.

La firma de la compra del 75% del capital se rubricó el pasado viernes 8 de mayo ante notario, momento en el que CRCC comunicó a los acreedores de Aldesa la compra de los bonos que estaban en circulación y que la compañía española no hubiera podido pagar en las condiciones actuales. De hecho, los títulos de renta fija, por los que la constructora pagaba un cupón del 7,25%, llegaron a desplomarse hasta el 35% de su valor a principios de octubre de 2019 cuando el grupo familiar comunicó una rebaja de sus previsiones de resultados.

Tras el primer anuncio de la compra el 26 de diciembre, tal y como adelantó el 18 de noviembre en exclusiva El Confidencial, los bonos llegaron a subir a casi el 100% de su valor, ya que la adquisición se hacía con la aportación mediante ampliación de capital de 256 millones de euros por parte de la multinacional china. China Railway Construction Corporation, que factura cerca de 100.000 millones de dólares, se decidió a tomar el control tras llevar a cabo en apenas dos meses la ‘due diligence’ o análisis interno de las cuentas de Aldesa, que tiene una cifra de negocio de unos 1.000 millones de euros al año.

Ahora, Aldesa tiene el músculo suficiente para continuar con su actividad en plena pandemia. De hecho, además de la ampliación de capital, la empresa ha obtenido un crédito sindicado de 180 millones financiado en gran parte por bancos chinos. El principal Haitong Bank, que fue el asesor, junto a JP Morgan, de la compra del 75% del capital. Este nuevo préstamo sustituye a la deuda a largo plazo que hasta ahora estaba en manos de Bankia, Sabadell, CaixaBank, Santander, BBVA y el ICO.

Ante el cambio de control del grupo, del que la familia Fernández Rubio mantendrá el 25% del capital y la gestión, Aldesa ha lanzado una oferta de recompra de los bonos al 101% del nominal. Los bonistas podrán decidir voluntariamente hasta el 19 de mayor si aceptan la oferta o prefieren mantener los títulos, que el viernes se cambiaban a 97% de su valor nominal.

Operaciones en 'stand by'

Aldesa está presente en España, México, Perú, Polonia, Eslovaquia, Noruega, India, Rumanía y Uruguay, si bien el grueso de su facturación lo registra en México (49%), España (36%) y Polonia (10%). Varios de estos tres países son de los más afectados por el coronavirus.

Varias operaciones corporativas que estaban en marcha se han parado precisamente por el temor a los efectos del covid-19. Por ejemplo, OHL ha visto como la venta del edificio Old War Office de Londres, anunciado a finales de febrero, ha quedado en 'stand by' por decisión del comprador, la familia Hinduja. Por su parte, Telefónica ha visto como el grupo Millicon se ha echado atrás en la adquisición de su filial en Colombia. Y Codere ha sufrido la pandemia al recibir la negativa del grupo chileno Sun Dreams a firmar la compra de sus casinos en Uruguay, traspaso que le hubiera ayudado a evitar su difícil situación actual.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios