VALORADA EN CERCA DE 500 MILLONES

Aldesa viaja a Pekín para cerrar su venta al gigante China Railway Construction

El gigante asiático ultima la toma de control de la mayor parte de la compañía española, cuyos bonos habían perdido la mitad de su valor por las dudas sobre su capacidad de pago

Foto: Aldesa es una empresa constructora española.
Aldesa es una empresa constructora española.
Adelantado en

Aldesa, la constructora madrileña en fase de renegociación de su deuda con la banca y los bonistas, ultima la venta de la mayoría del capital a China Railway Construction Corporation. Según han confirmado fuentes próximas a la operación, la cúpula directiva de la compañía española se ha desplazado a Pekín para firmar el acuerdo de compraventa, tal y como adelantó El Confidencial el pasado 18 de noviembre. La multinacional asiática, la segunda mayor empresa del mundo del sector de la construcción, se va a convertir en el primer accionista de la empresa española, que ha pasado por serias dificultades ante las dudas del mercado sobre su capacidad para atender sus deudas.

Según fuentes oficiales, la multinacional asiática de capital público ya ha hecho una oferta vinculante para tomar una participación mayoritaria en Aldesa, cuyo valor podría oscilar entre los 400 y los 500 millones de euros. Tras la aceptación inicial de la familia Fernández Rubio, China Railway Construction Corporation, que factura cerca de 100.000 millones de dólares, ha llevado a cabo la ‘due diligence’ o análisis interno de las cuentas de la empresa española, que factura unos 1.000 millones de euros al año y obtiene un beneficio bruto de explotación o ebitda próximo a los 100 millones.

La multinacional asiática, la segunda mayor empresa del mundo del sector de la construcción, será el primer accionista de la empresa española

Al comprobar que los números se corresponden con la realidad y que Aldesa no tiene litigios pendientes o reclamaciones de clientes que pudieran alterar su resultado y su balance, China Railway ha formalizado su oferta en firme. La operación ya solo queda pendiente de la autorización de los últimos trámites jurídicos, motivo por el cual la familia Fernández Rubio se ha desplazado a la capital china. Si no hay problema de última hora, el acuerdo solo necesitará el placet por parte de la Comisión Nacional de los mercados y de la Competencia (CNMC), que en principios no debe poner obstáculos al acuerdo dado que el gigante chino no opera en España.

La entrada de China Railway resuelve de golpe los agobios financieros de Aldesa, que en verano contrató a Alantra para refinanciar los 245 millones de deuda en bonos. Unos títulos de renta fija que cotizan al 50% de su valor nominal, lo que ha generado una gran preocupación entre los tenedores de estos valores sobre la capacidad real de la constructora para hacerles frente. De hecho, estos bonos llegaron a caer en septiembre hasta el 35% de su valor, lo que disparó los rumores sobre una quita inmediata o incluso la posibilidad de solicitar a medio plazo el concurso de acreedores.

Según distintas fuentes, la compañía planteó el pasado mes de octubre a la banca, liderada por el Santander, que le concediera un crédito de 160 millones con los que recomprar los bonos con una quita de entre el 35 y el 40% de su valor original. Pero las entidades financieras, lideradas por Banco Santander, Bankia y Sabadell, rechazaron esta alternativa porque sus comités de riesgo no iban a aceptar utilizar su dinero para salvar a otros acreedores, aunque fuese bueno para la empresa al rebajar el coste de su deuda.

Con la llegada de China Railway, los bonistas podrán recuperar la totalidad de la inversión

La idea original de Aldesa era refinanciar al 100% esos bonos, que fueron emitidos en 2014, con vencimiento en 2021, y que en mayo de 2018 intentó renegociar sin éxito. Pero tras la revisión a la baja de sus previsiones el pasado mes de septiembre, lo que provocó el desplome de sus títulos y que Moody's bajara su calificación crediticia hasta el bono basura, los acreedores contrataron los servicios de PJT Partners, asesor en las reestructuraciones de DIA o Eroski, mientras que la constructora se puso en manos de Houlihan Lokey, el salvador de Abengoa, Prisa, Deoleo y Codere, entre otras.

Con la llegada de China Railway, los bonistas podrán recuperar la totalidad de la inversión porque la emisión contenía una cláusula que, en caso de cambio de control, el nuevo dueño debe de repagar los títulos al 101% de su valor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios