Wall Street, en vilo

El fin de la ofensiva contra los bajistas derriba la racha de Tesla (-14%)

El fabricante de vehículos eléctricos más importante del mundo ha doblado su valor en lo que llevamos de año gracias a un movimiento en la sombra para acabar con los bajistas

Foto: Un Model 3 de Tesla, en Shanghai. (Reuters)
Un Model 3 de Tesla, en Shanghai. (Reuters)

Tesla tiene en vilo a todo Wall Street. La tremenda racha del fabricante de vehículos eléctricos -ha doblado su capitalización en lo que va de año- ha provocado el movimiento que está detrás de las fuertes subidas de las dos últimas jornadas, en las que el valor de las acciones ha repuntado un 36% tocando los 900 dólares.

Este fuerte impulso -el martes llegó a subir un 25% antes de enfriarse hasta la mitad- en un periodo tan corto de tiempo responde a lo que se conoce en bolsa como un 'short squeeze'. A nivel muy básico, así se denomina la situación en la que los cortos comienzan a deshacer posiciones asumiendo pérdidas y tratan de cubrirse, lo que dispara el precio de la acción.

Evolución de las acciones de Tesla. (Bloomberg)
Evolución de las acciones de Tesla. (Bloomberg)

Una de las características comunes de este tipo de movimientos es un alto nivel de negociación del valor, que cambia de manos rápidamente con el cierre de las posiciones cortas y la entrada de nuevos inversores.

Durante el año 2019 el intercambio de acciones de Tesla generó, de media, 2.500 millones de dólares por sesión. Este martes el volumen se fue hasta los 55.000 millones de dólares, multiplicando por cinco al segundo valor más negociado, Apple, en Wall Street. La cantidad generada por el cambio de manos de los títulos superó incluso a la media de 'repos' con los que la Reserva Federal cubre las necesidades diarias de los bancos.

En la parte de arriba, evolución del precio de Tesla. Abajo, el volumen de negociación de los títulos. (Bloomberg)
En la parte de arriba, evolución del precio de Tesla. Abajo, el volumen de negociación de los títulos. (Bloomberg)

Otro de los signos de que se está produciendo un 'short squeeze' está en una rápida caída de los títulos, que responde al enfriamiento de esa euforia de las horas anteriores. En la jornada bursátil de este miércoles Tesla retrocedía más de un 14% hasta el entorno de los 790 dólares por título, borrando la mitad de las ganancias de la jornada anterior.

Actualmente los cortos colocados en Tesla apenas alcanzan el 17,55% del 'free float' con algo más de 18.000 millones de dólares que todavía esperan ávidos a una caída. Estos inversores llevan tiempo sufriendo. Solo en la sesión del pasado lunes perdieron 2.470 millones de dólares y, según los datos de S3 Partners, Tesla ha quemado ya 8.300 millones de dólares apostados en corto.

"Un bitcoin con ruedas"

Los analistas que llevan tiempo avisando de los fuertes repuntes de Tesla están ahora frotándose las manos. Para Gordon Johnson, CEO de GLJ Research, la compañía es "un bitcoin con ruedas". Johnson es el analista que cubre Tesla con el menor precio objetivo pues considera que los títulos deberían valer 61 dólares y no los 820 a los que cotiza actualmente.

No es la única voz crítica, aunque hay algunos inversores que ya se han rendido. Steve Eisman, que inspiró el libro y posterior película 'The Big Short', ha explicado que ha cerrado las posiciones cortos que mantenía desde 2018. "Cuando un valor crece por la propia dinámica alcista y tiene rasgos casi de culto, lo mejor es salir", decía este martes en Bloomberg TV.

Para Adam Jonas, analista de Morgan Stanley, la situación actual tiene "a muchos inversores con problemas para identificar una razón de peso que justifique las subidas de Tesla". Por su parte, Cannacord, que recomendaba la compra a sus clientes, ha rebajado la calificación a "mantener".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios