VISTA EN ABRIL

Santander y Orcel descartan un juicio 'light': pelearán por los audios y por citar a Botín

Orcel pasará a la ofensiva en la vista de abril: podría pedir que se reproduzcan todas sus grabaciones y criticará que el banco no le ha pagado ni siquiera los 17 M que firmaron en 2018

Foto: El financiero Andrea Orcel y Ana Botín, presidenta del Banco Santander. (EFE)
El financiero Andrea Orcel y Ana Botín, presidenta del Banco Santander. (EFE)
Adelantado en

Andrea Orcel y Banco Santander ya tienen lista la artillería legal para el juicio que arranca el próximo 13 de abril. Tanto el banquero italiano como la entidad de la que estuvo a punto de ser consejero delegado descartan un proceso por la vía rápida, y tienen en punto muerto un posible pacto extrajudicial desde la pasada primavera. Todo apunta a un choque de trenes en los juzgados de Capitán Haya, en Madrid.

En las últimas semanas, se había especulado en el mundo judicial con un posible intento de Santander de resolver el proceso sin necesidad de juicio. Para ello, tendría que convencer al juez Javier Sánchez Beltrán —del número 46 de Primera Instancia— de que ambas partes están de acuerdo en los hechos probados. Si fuera así, el magistrado renunciaría al juicio y dictaría directamente sentencia. Sin embargo, desde la propia entidad presidida por Ana Botín descartan oficialmente esta opción. Asumen que habrá juicio contra Orcel.

Todo ello convierte la vista previa del 13 de abril en un pulso que marcará el posterior juicio. Santander intentará llevar el partido a su terreno: que se trata de una discusión laboral-jurídica de si la carta oferta firmada en septiembre de 2018 tiene validez contractual o no. Además, recordarán que el financiero ya ha empezado a cobrar los 52 millones por parte de UBS, como adelantó este medio. Al romperse el acuerdo con Santander, la entidad suiza tuvo que asumir el variable de Orcel, a cambio de que éste no compita en el sector financiero durante los siete años que se pagará el bonus.

Por su parte, Orcel promete guerra en este proceso. Para empezar, pedirá que vaya a declarar Botín al juicio, algo que el banco intentará evitar a toda costa por el coste reputacional. Para el financiero italiano, es clave que la presidenta de Santander dé explicaciones sobre toda la coordinación que hubo entre ambos desde que se anunció el fichaje en septiembre de 2018 hasta que se anuló en enero de 2019. Por ello, Orcel pide en su demanda el cumplimiento de contrato o una indemnización de hasta 112 millones.

Los polémicos audios

Junto a la declaración de Botín, Orcel estudia pedir que se reproduzcan todas las grabaciones aportadas con la demanda. Audios con conversaciones con Botín, con el secretario general, Jaime Pérez Renovales, y con el director general adjunto, Javier García Carranza. En ellas, Botín reconocía parte de la "responsabilidad" de que se hubiera frustrado el fichaje y le ofrecía puestos alternativos, como la presidencia de Merlin Properties.

Otra ofensiva de Orcel será por el bonus de bienvenida. Parte de los 112 millones son los 17 millones de prima de fichaje firmados en la carta oferta, y que Orcel denunciará no haber recibido. "Usted tendrá derecho a un bonus de incorporación ['sign-on'] no recurrente de 17 millones de euros brutos. El bonus de incorporación será satisfecho íntegramente en efectivo tras la aceptación de esta oferta por usted y la aprobación de su nombramiento por el consejo de administración", expone la carta. Por ello, el banquero señalará que Santander le debía haber pagado el mismo día que se hizo oficial su fichaje por parte del consejo de Santander.

Sede de Santander en Boadilla del Monte (Madrid). (EFE)
Sede de Santander en Boadilla del Monte (Madrid). (EFE)

Aun así, la carta llevaba letra pequeña: "Esta remuneración estará sujeta a la evaluación de idoneidad del BCE y la aprobación por la junta general anual de una política de retribuciones revisada donde quede reflejada. A falta de una evaluación favorable del BCE o de la aprobación de la junta general anual, el importe bruto íntegro deberá ser reintegrado al banco", por lo que Orcel podría haber tenido que devolver los 17 millones.

A pesar de lo alejado de las posturas, desde el sector financiero no se descarta un pacto de última hora para evitar el 'trance' de ir a juicio. Aun así, fuentes próximas a ambas partes confirman que no ha habido contactos en meses y que nadie dará un paso sin que lo haga el contrario.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios