COTO A LOS BONUS

Cerco a los sueldos de los banqueros: BCE, CNMV e inversores piden moderación

Tormenta perfecta sobre los bonus de la banca. Reguladores y supervisores piden controles férreos para limitar las remuneraciones y evitar que se disparen ante una nueva crisis

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)
Adelantado en

Los sueldos de los banqueros vuelven a estar bajo el foco. Después de unos años de tranquilidad, tras la crisis de 2012, reguladores españoles y europeos estrechan el cerco a los bonus bancarios. Quieren evitar desmanes por si estalla una nueva crisis. Y así lo han hecho saber a las entidades con distintas iniciativas. No solo ellos, también los grandes inversores, que quieren que los grandes bancos contengan los sueldos de sus responsables tras la debacle bursátil que arrastran en los últimos años.

En las últimas semanas, el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) y la CNMV han lanzado distintas iniciativas para atar en corto los sueldos variables de los banqueros. En el caso del supervisor español su propuesta impacta también al resto de cotizadas. Y a ellos se suman los 'proxy advisors' —asesores de inversores institucionales—, que según fuentes financieras consultadas por este medio se han reunido con los grandes bancos para pedirles más transparencia y que los salarios se alineen con el beneficio y la evolución en bolsa.

En España, los sueldos de las cúpulas de los bancos han crecido ininterrumpidamente en los últimos años, mientras se estancaba la recuperación del beneficio —medido por la rentabilidad sobre fondos propios o ROE— y las acciones no levantan cabeza. Así, los consejos y los comités de dirección de las grandes entidades —todas las supervisadas por el BCE— ganaron un 5% más en 2018, último año con cifras oficiales.

Su remuneración ascendió a 214 millones de euros, de los que 82 millones se repartieron entre los consejeros —incluidos los ejecutivos— y 132 millones entre los principales directivos. Un año antes, la remuneración total fue de 204 millones, y en 2016, de 187 millones.

El sueldo medio de un consejero de banca en España es de 544.000 euros. Y el de un directivo clave, de 1,1 millones. La entidad que mejor paga es Banco Santander, con una remuneración media de 3,4 millones para los miembros del máximo órgano de administración, y de casi 2 millones para los integrantes del comité de dirección.

Las entidades que más elevaron la retribución a su cúpula en 2018 fueron Bankinter (+152%), que repartió un bonus plurianual, Unicaja (+12%) y Bankia (+4%). Mientras, los que rebajaron el sueldo de sus responsables fueron Sabadell (-17%), por la renuncia al bonus de Josep Oliu y Jaime Guardiola tras los problemas en su filial de Reino Unido, Liberbank (-13%) e Ibercaja (-10%).

El último ejemplo de presión regulatoria por los bonus ha llegado esta misma semana, con una carta del BCE a los consejos de las principales entidades europeas pidiendo cautela con las retribuciones: "La política de retribución variable de una entidad puede afectar notablemente a su base de capital (...) Por tanto, cuando determinen las remuneraciones variables, incluidos los mecanismos de ajuste y reintegro de remuneraciones, el BCE les recomienda aplicar medidas coherentes con una trayectoria conservadora hacia la plena implementación de los requisitos de capital".

A eso se suma que la EBA, presidida por José Manuel Campa, ha sacado a consulta un documento para actualizar la normativa que controla a los directivos importantes de cada banco, como avanzó 'Expansión'. Estos ejecutivos forman el denominado colectivo identificado, en el que entran los ejecutivos cuyo trabajo puede poner en riesgo a la entidad. Estos directivos necesitan aprobaciones especiales para cobrar un bonus de más del 100% de su sueldo, con el límite en el 200%.

José Manuel Campa, presidente de la EBA. (EFE)
José Manuel Campa, presidente de la EBA. (EFE)

El último organismo en sumarse al cerco a los bonus ha sido la CNMV, que en su reforma del Código de Buen Gobierno —bajo consulta— se enfoca en que las cotizadas no puedan pagar indemnizaciones de su más del doble del sueldo a los consejeros ejecutivos. Algo que todos los grandes del Ibex, incluidos los bancos, se han saltado en el pasado.

El debate que abren todas estas actuaciones es qué beneficia más a los accionistas: sobrerregular el pago del bonus o flexibilazarlo. Por ejemplo, en la banca de inversión se paga poco salario fijo y más variable, para que los banqueros no se acomoden y tengan sueldos bajos cuando no cosechan buenos resultados. La contraindicación es que pueden asumir más riesgos para ganar más. A la contra, un banquero con mayor peso de la remuneración fija puede verse tentado a no tomar decisiones, ya que tiene poco que ganar y mucho que perder. Los inversores piden que haya equilibrio, pero que los banqueros que no están dando buen resultado lo noten en su sueldo.

Gobierno corporativo

Junto a los sueldos, el BCE y los inversores están apretando las tuercas en la independencia y dedicación de los consejeros, en especial de los no ejecutivos, los encargados de proteger los intereses de los accionistas minoritarios.

Prácticamente todos los bancos españoles suspendieron en esta materia durante los exámenes del BCE de 2019, como adelantó este medio. Los retos para el sector son grandes. Los banqueros no habían estado nunca tan controlados como ahora. La próxima crisis pondrá a prueba lo efectivo que es este método.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios