El Corte Inglés pide autorización al BdE para crear su propio banco universal
  1. Empresas
PARA DIVERSIFICAR SUS INGRESOS

El Corte Inglés pide autorización al BdE para crear su propio banco universal

El grupo de grandes almacenes ha solicitado permiso al Banco de España para poder ofrecer servicios financieros a clientes externos, como 'confirming', 'factoring' o préstamos a pymes

Foto: El Corte Inglés pide autorización al BdE para crear su propio banco universal
El Corte Inglés pide autorización al BdE para crear su propio banco universal

El Corte Inglés sigue poniendo en marcha proyectos que le permitan compensar el estancamiento de los ingresos de su negocio principal, las ventas al por menor en sus centros comerciales. Según indican fuentes próximas a las conversaciones, el grupo de distribución ha solicitado permiso al Banco de España para crear su propio banco, con el que quiere introducirse en el mundo financiero para dar un servicio universal a todos sus clientes. La iniciativa contaría con el apoyo del Banco Santander, socio ya de la filial con la que presta dinero para sufragar las compras en la cadena.

La gran diferencia del nuevo proyecto de El Corte Inglés es que los clientes podrán utilizar las tarjetas históricas —fueron creadas en 1997 y ahora solo pueden financiar sus adquisiciones en las tiendas del grupo— para pagar cualquier tipo de compra. Es lo que se llama tener un uso universal y no solo limitado a las operaciones en los centros comerciales de la empresa de grandes almacenes. Este el primer paso que quiere aplicar Víctor del Pozo, consejero delegado del grupo de distribución, cuya iniciativa ha sido apoyada por el consejo de administración presidido por Marta Álvarez Guil.

Fotografía facilitada por El Corte Inglés de Marta Álvarez Guil.
Fotografía facilitada por El Corte Inglés de Marta Álvarez Guil.

Lo mismo quiere hacer con la concesión de créditos al consumo a través de Financiera El Corte Inglés, sociedad de la que el Banco Santander es dueño del 51% del capital desde octubre de 2013, como anunció en exclusiva El Confidencial. Los dos socios quieren extender la aprobación de préstamos a cualquier tipo de cliente, sea o no titular de la tarjeta de la compañía, y cualquier tipo de operaciones, ya sea la reforma de una vivienda o la realización de un máster en el extranjero. De hecho, esta última alternativa se puso en marcha en la primavera de 2019, bajo la denominación de ‘Luz Verde’, pero exclusivamente limitada a los propietarios de la tarjeta de El Corte Inglés.

Uno de los ejemplos que se usan para explicar el potencial impacto de estos nuevos servicios bancarios es la financiación de la compra de un coche en un concesionario, producto que no vende la empresa de grandes almacenes pese a su amplia gama de artículos. La compañía quiere entrar en este segmento de la mano del Santander, la primera entidad financiera de España en este tipo de créditos al consumo, al que aportaría la base de datos de los 11 millones de clientes que tienen tarjeta de El Corte Inglés.

En su último ejercicio fiscal 2018-2019, el importe de los bienes y servicios adquiridos mediante la utilización de la tarjeta de crédito ascendió a 4.895,6 millones de euros, de los que casi 3.900 millones correspondieron a operaciones en los grandes almacenes, 175,6 millones en Viajes El Corte Inglés y 162 millones en las tiendas Supercor. La financiación de estas compras registró una tasa de morosidad del 2,44%, muy por debajo de la ratio media del sector de los préstamos al consumo, que está situada en el 5,6%.

Un sector en el que el 'holding' quiere poner un pie es el de la gestión de patrimonios, con lo que completaría una oferta que ya incluye los seguros

Pero El Corte Inglés quiere ampliar más su base de productos, para no limitarse únicamente a la financiación al consumo. Según las mismas fuentes, la compañía ha pedido autorización al Banco de España para dar servicios de 'confirming' y 'factoring' a empresas, así como para dar préstamos a pymes y proveedores ajenos a la cadena. Un negocio que el grupo considera tiene mucho potencial de crecimiento, dada la caída del coste de la financiación, que el año pasado registró un descenso del 17,9% en Financiera El Corte Inglés.

El último de los sectores en los que el 'holding' quiere poner un pie es el de la gestión de patrimonios, con lo que completaría una oferta que ya incluye los seguros. Esta filial es la segunda que más aporta al beneficio bruto de explotación o ebitda del grupo, con 81 millones de euros, con un crecimiento en el último ejercicio fiscal del 10%. Su facturación fue de 199 millones, por los 2.700 millones de Viajes El Corte Inglés, que tuvo un ebitda de 63,8 millones, lo que pone de relieve la diferencia de rentabilidad de uno y otro negocio.

Con estas iniciativas, Marta Álvarez y Víctor del Pozo quieren buscar alternativas para hacer crecer los ingresos ante la ralentización de las ventas en los grandes almacenes, que aumentan a ratios próximos al 1% cuando la economía tiene el viento a favor. En El Corte Inglés, confían en tener las autorizaciones del Banco de España en el último trimestre de 2020.

Banco de España Créditos Noticias de El Corte Inglés Víctor del Pozo Marta Álvarez Gull