El presidente dimitió por las propuestas

La salida de Evo Morales de Bolivia abre una etapa de incertidumbre para Repsol

La relación entre el dirigente y la compañía española era especial, pese a que no comenzó con buen pie. Tras su salida, los de Brufau afrontan un periodo marcado por la incertidumbre

Foto: Evo Morales abrazado con Antonio Brufau, presidente de Repsol.
Evo Morales abrazado con Antonio Brufau, presidente de Repsol.
Adelantado en

La relación entre Repsol y Evo Morales es muy especial. Aunque no empezaron precisamente con buen pie, con el tiempo la compañía española ha logrado una posición muy fuerte en el país sudamericano a base de negociar, hablar y ponerse de acuerdo. Los de Antonio Brufau tenían una relación fluida con el presidente y su presencia en el país iba en aumento. Prueba de la firme apuesta en este país es que es el segundo del mundo en el que más han invertido en exploraciones, solo por detrás de Estados Unidos. ¿Qué pasará a partir de este momento con toda la inversión y los planes de futuro ahora que la trayectoria política del líder boliviano se ha terminado? Una palabra resume el clima actual en la nación sudamericana: incertidumbre.

La operativa que la empresa tiene desplegada en el país no ha sufrido ningún daño a pesar de la situación de protestas y caos en la que vive el país. Principalmente, esto es porque sus plantas están alejadas del entorno urbano. Así, los trabajos siguen su curso habitual. Repsol ha rehusado comentar la situación de sus inversiones en Bolivia y la situación actual.

En los últimos meses la actividad en Bolivia se ha intensificado. En un acto conjunto anunciaron una serie de operaciones para encontrar más depósitos de gas, que se llevarán a cabo hasta 2021 y se traducirán en una inversión de 300 millones en total. La primera, ya en curso, es de 75 millones seguida de otra de 85 que se llevará a cabo en febrero.

Desde Selfbank creen que, “aunque Repsol está vigilando de cerca los acontecimientos políticos en el país al tener importantes inversiones respecto al gas, el reducido peso de esta región en relación con la cifra de negocios de la compañía ha hecho que apenas se esté notando lo que ocurre en el parqué”.

Aunque su último acuerdo con este Ejecutivo ha sido hace apenas un mes, a comienzos de octubre. Brufau y Morales han suscrito este acuerdo para analizar cómo vender gas natural boliviano en el mercado brasileño.

Actualmente, fruto del diálogo entre ambas partes, Bolivia es para Repsol el segundo país, solo por detrás de Estados Unidos, en inversiones de explotación (representa el 7%) en los últimos nueve meses. Actualmente tiene en el país más de 2.840 kilómetros de bloques mineros repartidos entre sus instalaciones en Beni, Pie de Monte, Subandino Sur y Subandino Norte, además de un área exploratoria en Iñiguazú. Gracias a todo esto logran producir en su filial allí más de 43.200 barriles de crudo.

De la ‘guerra de los hidrocarburos' hasta hoy

En el año 2006 Evo Morales se lanzó a la ‘guerra de los Hidrocarburos'. Con el lema de que “los recursos naturales de Bolivia pertenecen al pueblo” exigió a todas las empresas del sector ceder la producción de sus yacimientos al Estado.

Repsol, que llevaba ahí desde 1994, se encontraba junto a otras empresas españolas en un conflicto abierto con el Gobierno. Y el tono fue subiendo hasta que el presidente llegó a amenazar con que “si las empresas no respetan estas medidas, nos haremos respetar por la fuerza”.

Policías resguardan las instalaciones de la nacionalizada Empresa de Luz y Fuerza de Cochabamba.
Policías resguardan las instalaciones de la nacionalizada Empresa de Luz y Fuerza de Cochabamba.

A partir de estas declaraciones, efectivos del ejército y de la policía desfilaron por pozos, oleoductos y refinerías y parecía que no habría vuelta atrás. Sin embargo, y a diferencia de otras empresas españolas como Red Eléctrica Española, Repsol logró alcanzar un acuerdo. La compañía seguiría operando y cerraban una inversión.

Desde entonces, renovación a renovación de los acuerdos, Repsol y Evo Morales habían ido creando una sólida alianza que dejaba atrás cualquier duda. Esa relación se traducía en palabras amables que ambas partes se cruzaban cada vez que podían.

Ahora, tras 14 años de gobierno, el presidente renuncia a seguir liderando el país tras masivas protestas en las calles que han supuesto tres muertes y centenares de heridos. Estas multitudinarias concentraciones cargaban contra el primer presidente indígena del país por, supuestamente, haber cometido fraude en las elecciones. Por el motivo que sea, una cosa está clara, Repsol vive una situación de incertidumbre y tendrá, por primera vez en mucho tiempo, un nuevo interlocutor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios