la jueza rechaza incluir el laudo

Sacyr toma aire en su pleito con Globalvía y ve alejarse la amenaza de pagar 100M

Nuevo giro de tuerca en la batalla por tomar el control de Itínere. En esta ocasión, los protagonistas son Sacyr y Globalvía, al haber logrado la primera que la jueza no admita el laudo arbitral

Foto: Junta de accionistas de Sacyr, en una imagen de archivo. (EFE)
Junta de accionistas de Sacyr, en una imagen de archivo. (EFE)
Adelantado en

Nueva vuelta de tuerca en la batalla por tomar el control de Itínere. En esta ocasión, los protagonistas son Sacyr y Globalvía, aliados en el pasado y ahora rivales en el juzgado número 82 de plaza de Castilla. A esta instancia recurrió la empresa de concesiones hace un año para evitar que la constructora vendiera el 15% de Itínere a Corsair (heredero del antiguo Citi Infraestructuras), como terminó haciendo.

La empresa presidida por Manuel Manrique siempre ha alegado que dio este paso porque Corsair le exigió cumplir el derecho de primera oferta (ROFO) que le tenía reconocido, petición que llevó, incluso, ante un tribunal de arbitraje. El problema para Sacyr fue que, en paralelo, Globalvía le dictó que debía cumplir el contrato de compraventa que, junto a Kutxabank y Abanca, firmó para venderle en bloque el 55,5% que controlaban de Itínere entre las tres.

Llegados a este punto, los asesores legales de Sacyr concluyeron que estaban obligados a cumplir el ROFO y vender a Corsair, previo pago a Globalvía de siete millones de euros, decisión que la concesionaria presidida por Juan Béjar llevó ante los tribunales en forma de demanda y exigiéndole el pago de los 100 millones que, en el contrato de compraventa, todas las partes acordaron como cláusula si cualquiera de los tres vendedores incumplía su parte.

Como adelantó El Confidencial la semana pasada, la jueza encargada del caso ha dejado visto para sentencia este procedimiento, del que ya solo faltaba conocer si iba a admitir como hecho nuevo, es decir, como materia sobre la cual podría construir su fallo, el reciente arbitraje que ha dado la razón a Globalvía en su afirmación de que el pacto de accionistas entre Sacyr, Abanca, Kutxa, Liberbank y Corsair en Itínere estaba caduco desde febrero de 2018.

Itínere es la mayor empresa de autopistas de España.
Itínere es la mayor empresa de autopistas de España.

Este laudo es crítico, ya que el antiguo Citi ejerció su derecho de primera oferta meses después, en octubre, y para entonces, según ha decidido la corte arbitral, ya no tenía tal privilegio. Un enfoque que Globalvía intentó incluir como hecho nuevo en el juicio que lo enfrenta a Sacyr en plaza de Castilla, pero que la magistrada ha decidido no incluir en esta primera instancia, como había solicitado Sacyr.

Esta decisión, a la espera del fallo definitivo, es un balón de oxígeno para la constructora que, además, con ello ve alejarse la amenaza de tener que pagar los 100 millones que le exige Globalvía por incumplimiento de contrato, cantidad que, en el supuesto de un pronunciamiento en su contra, podría llevar a Sacyr, incluso, a tener que hacer provisiones por este motivo.

Sacyr vendió su 15% de Itínere a Corsair, antiguo Citi Infraestructuras, después de que este le abriera un arbitraje exigiendo su derecho de primera oferta

No obstante, la magistrada ha dejado abierta la puerta a que el laudo sí pueda incluirse en la siguiente instancia, punto de gran relevancia ya que, gane quien gane en plaza de Castilla, sabe de antemano que la otra parte recurrirá a un tribunal superior.

El motivo que ha esgrimido la jueza para no incluirlo en su próximo fallo es que los hechos que se están juzgando (que Sacyr incumplió el contrato de 27 de julio de 2018 al no haber vendido conjuntamente con Abanca y Kutxbank el día 17 de octubre) son muy anteriores al laudo.

"Por ello, no resulta posible examinar el incumplimiento alegado en la demanda a la luz de un laudo que se ha dictado prácticamente un año después, pues tal consideración supone una 'mutatio libelli".

Con estas palabras, la magistrada fundamenta su decisión en que admitir como hecho nuevo el laudo supondría cambiar las reglas de juego a mitad de partido, postura que no impide que el fallo arbitral sí pueda incluirse en la causa judicial una vez se recurra a segunda instancia, como previsiblemente ocurrirá.

Más frentes abiertos

En paralelo a este pronunciamiento, y una vez el laudo del pacto de accionistas se ha resuelto en favor de Globalvía, todavía siguen quedando varios frentes abiertos en la guerra por Itínere, la mayor empresa de autopistas de España.

Por una parte, está el arbitraje que enfrenta a Kutxabank y Corsair por la ruptura de Arecibo, sociedad a través de la cual los dos socios tenían sus acciones de Itínere, cuya instrucción se cierra esta semana y del que, por tanto, podría haber un pronunciamiento antes de final de año.

Por otro lado, en los tribunales de Bilbao, Globalvía ha demandado a Corsair por impedirle nombrar a consejeros que representen el 40% que ya posee de Itínere, veto que el fondo estadounidense ha ejecutado alegando que la empresa de concesiones es un competidor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios