acuerdo de indemnizaciones

El pacto oculto de Globalvia y Sacyr que puede decidir la guerra por Itínere

El mismo auto en el que los tribunales han rechazado las cautelares que impedían a Sacyr vender a Corsair ha sacado a la luz un pacto indemnizatorio que puede dar otro vuelco al caso

Foto: Itínere
Itínere

Los giros de guion se acumulan en la batalla empresarial que desde hace meses mantienen Globalvia, Sacyr y Corsair (fondo heredero de Citi Infraestructuras) por el control de Itínere, una de las mayores compañías de autopistas de Europa. La concesionaria vive desde el pasado verano una intensa batalla por el acuerdo de compraventa al que llegó la constructora, junto a Abanca y Kutxabank, para transmitir en bloque a Globalvia el 55,5% de Itínere.

Rápidamente, Corsair, propietario de otro 38%, reaccionó exigiendo ejercer el derecho de primera compra (ROFO, según sus siglas en inglés) que tenía sobre la participación de Sacyr (15,5%), lo que limitó al 49% el capital que pudo comprar Globalvia. A su vez, la empresa presidida por Juan Béjar llevó ante los tribunales a la constructora, exigiéndole 100 millones si vendía a Corsair y solicitando unas cautelares que impidieran este traspaso.

Hace apenas cinco días, el Juzgado de Primera Instancia número 82 de Madrid dio un nuevo vuelco al caso, al rechazar estas cautelares, giro que Globalvia ha intentado contrarrestar solicitando al tribunal de arbitraje de Madrid cautelarísimas que impidan la venta a Corsair. Y es aquí donde entra en juego un importante documento desconocido hasta ahora.

De hecho, gran parte de las alegaciones que han presentado todas las partes implicadas ante el tribunal de arbitraje, el cual dio de plazo hasta ayer a las 12 de la mañana, giran en torno a este nuevo escrito. Se trata de una carta complementaria al contrato de compraventa sellado entre Globalvia, Sacyr, Abanca y Kutxabank en el cual se reconocía que si Corsair ejercía su derecho de compra sobre estas participaciones, Globalvia tenía derecho a ser indemnizada con siete millones de euros.

Autopista AP-1 de Itínere.
Autopista AP-1 de Itínere.

La propia magistrada, en el auto en el que rechaza las cautelares, echa en cara a la concesionaria haber ocultado este documento en la información que remitió al juzgado, ya que interpreta que es una prueba de que Sacyr sí podía vender a Corsair, y de que Globalvia estaba conforme con ello “asumiendo el posible ejercicio de derecho de adquisición preferente por los que se vendían parcialmente las acciones”.

Sin embargo, la postura que ha defendido en todo el proceso la concesionaria se basa en subrayar que es diferente el acuerdo global al que llegó con Sacyr, Abanca y Kutxa, del pacto unilateral entre la constructora y Corsair. Del mismo modo, tampoco se puede equiparar el derecho de tanteo de globalidad sobre las tres participaciones que tenía Corsair, y ligado al cual se reconoció a Globalvia la indemnización de siete millones, del ROFO que tenía la antigua Citi Infraestructuras exclusivamente con la constructora.

Esta distinción tiene también una importante lectura económica. Ejercer el derecho exclusivo sobre la participación de Sacyr permite a Corsair mantener el control de Itínere previo desembolso de 200 millones, mientras que necesitaría poner sobre la mesa 716 millones para hacer lo mismo en el contrato de venta global que incluía las posiciones que tenían Kutxa y Abanca.

Sacyr y las cajas reconocieron a Globalvia el pago de 7M si vendían a Corsair, pacto que ahora sirve a la constructora de argumento para vender al fondo

Una distinción inexistente a ojos del juez, para quien "la relación con el contrato de compraventa es tan evidente que se firma por las mismas personas, en el mismo día y se hace referencia explícita al mismo contrato de compraventa indicándose con claridad meridiana" los pactos a que los contratantes llegaban en el caso de que "se ejercitaran los derechos de compra sobre todo o parte de las acciones o derechos”.

Este razonamiento es pura artillería para las alegaciones que han presentado Sacyr y Corsair ante el tribunal de arbitraje, el cual puede dar otro giro al caso, ya que ha accedido a pronunciarse sobre si Corsair sigue teniendo realmente estos derechos preferentes de compra, dictamen que se espera para la próxima primavera. Si niega que sigan siendo válidos, la constructora presidida por Manuel Manrique estará obligada a vender a Globalvia.

Pero si reconoce la vigencia de este derecho, entonces será clave aclarar el alcance del acuerdo indemnizatorio ahora desvelado. Una postura que se espera dilucidar esta misma semana, cuando los árbitros se pronuncien sobre las cautelarísimas soliticitadas por Globalvia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios