guerra por itínere

Abanca, Kutxa y Sacyr demandan a Corsair y Liberbank ante la Corte de Arbitraje

Los tres socios han cumplido su amenaza y han iniciado un arbitraje contra la heredera del antiguo Citi Infraestructuras, a la que acusan de estar saltándose el pacto de accionistas de Itínere

Foto: Javier Pérez Gracia, consejero delegado de Itínere, en una foto de archivo. (EFE)
Javier Pérez Gracia, consejero delegado de Itínere, en una foto de archivo. (EFE)

La guerra por el control de Itínere, una de las mayores compañías de autopistas del mundo, ha llegado hasta la Corte de Arbitraje de Madrid. El pasado viernes por la tarde, Abanca, Kutxabank y Sacyr llevaron su disputa con Liberbank y Corsair ante esta entidad, por considerar que han atentado contra el pacto de accionistas que firmaron hace una década, según confirman fuentes jurídicas.

Los tres socios, que suman el 55,5% del grupo de concesiones, acusan a Corsair de estar alterando la cesión temporal que le dieron para llevar las riendas de Itínere al convertirla en permanente, mutación en la que ha jugado un papel principal Liberbank, dueño del 5,8% de Itinere, al haber roto su alineamiento con el resto de socios españoles para ponerse del lado de la firma de capital riesgo.

Gracias a este giro, Corsair puede seguir nombrando a la mayoría del consejo de administración, a pesar de que sólo controla el 38% en manos del antiguo Citi Infraestructuras, cuyos fondos accionistas también aparecen en la solicitud de arbitraje presentada por Abanca, Kutxa y Sacyr.

Los tres socios han contratado a Uría y Menéndez para asesorarles en este proceso, que podría dilatarse entre ocho y diez meses, mientras que Corsair ha confiado su estrategia legal a Ashurst, según afirman las mismas fuentes, ya que desde la firma de fondos han declinado hacer comentarios.

El arranque de este arbitraje coincide en el tiempo con la decisión de Corsair de salir al mercado en busca de fondos dispuestos a adquirir a Abanca, Kutxa y Sacyr sus participaciones, estrategia dirigida a cumplir, precisamente, con su obligación de ofrecer liquidez a los tres socios españoles.

Cuando Citi Infraestructuras entró en Itínere, tanto las cajas como la constructora accedieron a cederle el control de la gestión a cambio, entre otros aspectos, de un compromiso de liquidez, en virtud del cual se estableció un orden de prelación para aceptar cualquier oferta que llegara por acciones de la concesionaria.

Años después, Citi cedió la gestión del fondo a Corsair, aunque se mantuvo como uno de los nueve inversores que están detrás de esa participación del 38% y contra los cuales también va dirigido el arbitraje.

Esta medida mete también más presión a Corsair, ya que varios de estos fondos no están del todo satisfechos con su gestión, ni con su negativa a facilitar la oferta presentada por Globalvía sobre el 100% de Itínere, ante lo cual, la firma está intentando encontrar otros inversores dispuestos a adquirir su posición.

Corsair siempre ha defendido su interés en hacer crecer a Itinere, sobre todo ahora que la compañía ha sido refinanciada y los tráficos están creciendo, argumento que esgrime para explicar su negativa a vender su participación. Además, sostiene que como gestor del antiguo Citi tiene potestad para determinar las decisiones de venta de participaciones, aunque en el tiempo corre en su contra, ya que a partir de 2020 caduca el periodo de vida del vehículo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios