tensiones con sus socios y sus accionistas

Corsair busca nuevos fondos para cerrar la guerra por el control de Itínere

La firma, cada día más presionada por sus inversores y por los accionistas españoles de Itínere, ha salido al mercado para convencer a nuevos fondos de que compren a Sacyr, Abanca y Kutxa

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

La guerra por el control de Itínere, uno de los mayores grupos de autopistas del mundo, está estrechando cada vez más el cerco sobre Corsair, firma que lleva las riendas de la concesionaria española gracias a los pactos firmados entre el antiguo Citi Infraestructuras, dueño del 38% de Itínere, y el resto de accionistas: Abanca (23,8%), Sacyr (15,45%), Kutxabank (16,2%) y Liberbank (5,8%).

Por una parte, tres de los socios españoles —la entidad gallega, la vasca y la constructora presidida por Manuel Manrique— están enfrentados con Corsair por su oposición a facilitar la venta de la compañía a Globalvía, empresa que ha presentado una propuesta de 1.000 millones de euros por hasta el 100% del grupo. De hecho, consideran que la firma está incumpliendo su compromiso de garantizarles liquidez y, asesorados por Uría, ultiman llevar el conflicto a un arbitraje que permita desbloquear su deseo de venta.

Por otro lado, según confirman varias fuentes conocedoras, los nueve fondos que están detrás del antiguo Citi Infraestructuras tampoco están del todo satisfechos con el trabajo de Corsair, a quien cedieron la gestión de sus inversiones hace dos años, cuando la normativa estadounidense obligó a sus entidades a desligarse de este tipo de vehículos de inversión. De hecho, en su circulo próximo ya han hecho saber que estarían dispuestos a analizar sus posibilidades de romper con la firma si la situación en Itínere continúa enquistada.

Desde Corsair niegan que exista ningún tipo de tensión con sus inversores, con los que aseguran mantener "unas conversaciones fluidas", pero reconocen haber salido al mercado a buscar nuevos fondos interesados en adquirir las participaciones de los tres socios españoles que desean vender.

Uno de los principales inversores españoles niega haber recibido ninguna propuesta de Corsair en este sentido, aunque fondos de inversión consultados por este medio reconocen tener conocimiento del deseo de la firma de mantenerse en Itínere con nuevos inversores que releven a Abanca, Kutxabank y Sacyr.

Inminente arbitraje

La decisión de buscar nuevos inversores para ofrecer liquidez a los socios españoles también puede interpretarse como una reacción casi obligada, dirigida a intentar contrarrestar la batalla legal que han decidido poner en marcha las dos entidades y el grupo constructor, que han solicitado formalmente a Corsair conocer las condiciones de su acuerdo con Liberbank, petición que no ha sido respondida y que ha abierto la puerta a un inminente arbitraje, en el que esperan poder tener acceso a esta documentación.

La antigua caja asturiana inicialmente estaba del lado vendedor, pero hace dos meses decidió alinearse con Corsair, que gracias a este respaldo podrá seguir manteniendo el control de la compañía, aunque Abanca, Kutxa y Sacyr vendan su 55,45% conjunto. Lo que sospechan los tres socios es que el acuerdo entre Corsair y Liberbank puede suponer un fraude a los pactos de accionistas y al compromiso de liquidez que firmó Citi Infraestructuras con los accionistas españoles.

El motivo por el que estos cedieron el control del grupo al antiguo Citi fue, precisamente, porque a cambio recibieron el compromiso de poder vender, con un orden de prelación determinado, ante la llegada de cualquier oferta.

Sin embargo, si Corsair y Liberbank están operando con el objetivo de desincentivar el apetito comprador (a ningún fondo le resulta interesante hacerse con la mayoría del capital de una compañía si no puede llevar las riendas), se estaría yendo contra este pacto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios