PROYECTO LEZAMA

Kutxabank suelta lastre con el IRPH: vende una cartera de hipotecas de 400 millones

La entidad vasca saca al mercado de la mano de Alantra una de las mayores carteras de activos tóxicos de su historia, con hipotecas problemáticas

Foto: Logo de Kutxabank.
Logo de Kutxabank.

Kutxabank quiere soltar lastre hipotecario y, de paso, reducir el potencial riesgo de una sentencia en contra por el IRPH. La entidad vasca ha sacado al mercado una cartera de 400 millones de euros en hipotecas clasificadas como riesgo dudoso, dentro del Proyecto Lezama, según fuentes financieras consultadas por este medio.

Kutxabank se suma así a otras entidades que están saneando su exposición hipotecaria problemática ante la presión regulatoria. Este año ya han vendido hipotecas clasificadas como dudosas (que han presentado algún tipo de impago en el último año) Unicaja y Bankinter, y estudian operaciones de este tipo otras muchas entidades.

La peculiaridad de esta operación es que en el Proyecto Lezama se incluyen por primera vez créditos referenciados al polémico índice IRPH, sobre el que este martes habrá un pronunciamiento del abogado general de la UE en el proceso que se sigue en Luxemburgo.

Fuentes de los fondos que están examinando la operación señalan que Kutxabank y su asesor, el banco de inversión Alantra, no ofrecen garantías por la porción de la cartera con este tipo de hipotecas. Por ello, descontarán en sus ofertas el riesgo de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se pronuncie en contra de los bancos.

Exposición

Precisamente, el grupo vasco reconoció este lunes su exposición a hipotecas referenciadas al índice IRPH, 727 millones en hipotecas al corriente de pago ligadas a este indicador. Aunque Kutxabank es optimista respecto al fallo que tenga el TJUE —"la probabilidad de una resolución desfavorable es baja"—, reconoce que una sentencia en contra podría tener un "impacto material".

El grupo vasco sigue con esta cartera los pasos de Bankinter, que hace unos meses sacó una operación al mercado, también de hipotecas, en la que se incluían algunas multidivisa. Al incluir este tipo de créditos en las carteras que se venden a los fondos, los bancos matan dos pájaros de un tiro: se quitan de encima hipotecas con impagos en las que su titular ha acudido a los tribunales o está dispuesto a hacerlo.

Con el Proyecto Lezama, Kutxabank quiere acelerar el saneamiento de su cartera de activos problemáticos, como ya hizo a finales de 2018 con la venta de un paquete de créditos de 600 millones a Bain Capital, como adelantó este medio, en el Proyecto Shell.

La morosidad de esta entidad se sitúa en el 3,38%, por debajo de la media del sector, aunque en rentabilidad sobre fondos propios (ROE) está por detrás de la media sectorial, con un 6,43%. Uno de los caminos para mejorar esta tasa es la venta de activos tóxicos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios