por una sanción a la filial colombiana

Colombia maniobra para desactivar el arbitraje millonario con Telefónica

Hace algo más de una semana, Colombia ha presentado ante el Ciadi una objeción a la jurisdicción para tratar de desactivar el arbitraje de 450 millones con Telefónica

Foto: El presidente de Telefónica, Jose María Álvarez-Pallete, interviene en una junta general de accionistas. (Reuters)
El presidente de Telefónica, Jose María Álvarez-Pallete, interviene en una junta general de accionistas. (Reuters)

Nuevo capítulo en el millonario arbitraje entre Colombia y Telefónica. Hace algo más de una semana, el país latinoamericano ha presentado ante el Ciadi, la corte arbitral del Banco Mundial que lleva el asunto, una objeción a la jurisdicción para tratar de 'desactivar' la demanda de Telefónica. En juego, 450 millones de euros, una cantidad relevante habida cuenta de que la filial factura 1.468 millones, según las cuentas anuales.

Con este movimiento, Colombia quiere demostrar al tribunal arbitral que el arbitraje presentado por la teleco española no puede ser conocido por el Ciadi. Según explican las fuentes jurídicas consultadas, la presentación de esta objeción es una estrategia relativamente habitual por parte de los Estados. Muchas veces está justificada y prospera, pero en otras ocasiones es una forma de dilatar los plazos y alargar el procedimiento.

Para argumentarlo, es muy posible que Colombia haya alegado que no se cumplen los requisitos de acceso al Ciadi previstos en el convenio o en el tratado bilateral que se ha invocado, por ejemplo. La última palabra la tendrá el tribunal, que ahora tiene que decidir si efectivamente se trata de un asunto que pueda resolver o si debe rechazarlo.

El origen del conflicto está en un laudo arbitral que condenó a ColTel, la filial de la teleco española, a pagar 1.652 millones de pesos colombianos (450 millones de euros) por los activos usados para implantar su telefonía móvil en Colombia desde 1994. Ese mismo tribunal condenó también a Claro, propiedad del magnate Carlos Slim, a pagar 3.100 millones de pesos (875 millones de euros).

Ambas multas, impuestas por un tribunal de arbitraje administrativo colombiano, fueron comunicadas hace dos años y ya entonces la operadora española envió una comunicación a la CNMV en la que aseguraba que estudiaba todas las "vías de impugnación local e internacional". Unos meses después, la compañía capitalizó la filial con 6,45 billones de pesos (algo más de 1.800 millones de euros) a través de dos ampliaciones de capital para cumplir con los pagos del consorcio Parapat y hacer frente al pago del citado laudo. De esas dos ampliaciones, Telefónica aportó aproximadamente 1.243 millones al contar con una participación del 67,5%. Y aquí aflora la paradoja de este asunto: Colombia, que es contra quien ha presentado el arbitraje, tiene al mismo tiempo la participación restante de ColTel: un 32,5%.

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica. (EFE)
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica. (EFE)

Algo más de un año después, en febrero de 2018, Telefónica cumplió su palabra de gastar todas las balas y llevó a Colombia a un arbitraje ante el Ciadi invocando el Tratado Bilateral de Inversiones Colombia-España de 2005. A falta de saber si finalmente se resolverá o no en el Ciadi, el pasado febrero ambas partes alcanzaron un acuerdo sobre la composición del tribunal: Colombia eligió al árbitro francés Ives Derains, Telefónica al argentino Horacio A. Grigera Naón y ambas partes acordaron que el presidente sea el brasileño José Emilio Nunes Pinto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios